En 2017, el intercambio de criptodivisas Binance creó el primero de un nuevo tipo de activo digital acuñado en blockchain: la moneda BNB, diseñada para recompensar el comportamiento de los clientes, como el comercio o la recomendación de amigos a su propia plataforma. «Un modelo para construir un negocio de criptodivisas escalable e impactante», anunciaba el editor de CoinDesk Pete Rizzo en 2019, después de que Binance trasladara la moneda a su propia blockchain. «Una brillantez increíble».

Hoy, lo único increíble de toda la trama de inventos criptográficos conocidos como tokens de intercambio, como BNB, es que se han inflado hasta alcanzar decenas de miles de millones de dólares de valor y en gran parte se han convertido en los cimientos sobre los que descansan los mercados de activos digitales de rápido crecimiento.

El eslabón más débil del imperio de criptomonedas del exmultimillonario Sam Bankman-Fried era el propio token de intercambio de FTX, que cotizaba bajo el símbolo FTT. Según Reuters, Bankman-Fried había prestado a su empresa de intercambio, Alameda, miles de millones de dólares en fondos de clientes de FTX, garantizados por estos tokens FTT, que se inventaron esencialmente como una forma de ofrecer descuentos en el comercio y otras ventajas.

«La forma en que funciona el FTT», dijo Bankman-Fried en una entrevista de agosto de 2022 con FORBES, «no es que se obtenga FTT gratis por hacer cosas. La forma de pensarlo es que obtienes cosas gratis por tener FTT. Así que hay un montón de chorradas».

En su punto álgido, en 2021, el FTT tenía un valor de mercado de 9.600 millones de dólares, pero a diferencia de una acción común, que representa la propiedad legal de los activos de una corporación, el FTT no representa ninguna propiedad de capital en la empresa FTX. Si el FTT tenía algún valor intrínseco, era en forma de descuentos que los clientes de FTX que utilizaban estos tokens podían obtener al operar en la bolsa, hasta un 60% para los operadores activos. Se puede pensar en estos tokens de intercambio como algo parecido a los puntos de fidelidad o de recompensa que se pueden obtener como cliente frecuente de Starbucks o los UnitedMiles por volar en esa aerolínea. Tienen valor, pero es poco probable que un banco le permita utilizarlos como garantía si quiere comprar una casa.

Sin embargo, en el mundo altamente especulativo y a menudo extraño de los activos digitales, estos tokens de fidelidad cotizan en numerosas criptobolsas al igual que las acciones en la Bolsa de Nueva York, y el fundador de FTX, Sam Bankman-Fried, supuestamente los utilizó como garantía para los préstamos que hizo su empresa. Hasta hace una semana, FTT cotizaba a 26 dólares y tenía una capitalización de mercado de 3.500 millones de dólares. Pero después de que el rival de Bankman-Fried, Changpeng Zhao (CZ), el multimillonario fundador de Binance, dijera en Twitter que estaba planeando vender más de 500 millones de dólares de FTT, se desencadenó el equivalente en criptografía a un pánico bancario. Hoy en día, el FTT se vende a 2,70 dólares, y dada la reciente declaración de quiebra de FTX, es probable que se dirija a cero.

Pero la historia de los tokens de intercambio en criptolandia está lejos de terminar. FORBES cuenta con más de 16 intercambios globales de criptomonedas y DeFi (finanzas descentralizadas) que utilizan actualmente estos tokens por un valor de mercado combinado de no menos de 62.000 millones de dólares.

De hecho, los denominados tokens de intercambio son un importante apuntalamiento del ecosistema de criptointercambio porque son eficaces a la hora de fidelizar a los clientes, especialmente cuando los precios de los tokens están subiendo. Prácticamente todos estos tokens ofrecen a sus titulares beneficios específicos del intercambio, como descuentos en tarifas comerciales, condiciones preferentes en los préstamos de margen, mayores recompensas por las apuestas (préstamos) y tarjetas Visa de devolución de efectivo con la marca del intercambio. Los tokens de intercambio también se conceden a los clientes que recomiendan a nuevos operadores una plataforma, en un sistema similar al de las organizaciones de marketing multinivel como Amway. Los tokens de intercambio funcionan como el combustible de las burbujas autocumplidas de las criptomonedas.

Binance y BNB

Binance –la mayor bolsa de criptomonedas del mundo– tiene su propio token, BNB, que por sí mismo tiene una capitalización de mercado de 45.900 millones de dólares, aunque no representa ninguna participación en la empresa de Changpeng Zhao ni ha sido registrado como valor en la SEC de Estados Unidos.

Cualquiera que abra una cuenta en Binance y empiece a operar puede comprar o ganar estos tokens BNB, que ofrecen descuentos del 25% en las comisiones de las transacciones al contado y con margen y del 10% en los futuros. Si lo recomiendas a tus amigos, puedes obtener hasta un 40% de comisión cada vez que realicen una operación en Binance. Además, como la firma ha creado su propia blockchain que acuña monedas BNB, puedes utilizar BNB para pagar bienes y servicios, reservar billetes de avión y hoteles en sitios como Travala, por ejemplo, participar en ventas exclusivas de tokens e incluso ganar tokens gratis completando encuestas y tareas. También se puede utilizar el BNB apostando, ganar un porcentaje flexible de rendimiento depositándolo en proyectos basados en la cadena BNB y solicitar criptopréstamos. En particular, estos activos digitales también son esenciales para quienes quieran utilizar el intercambio descentralizado (DEX) de Binance, que teóricamente no puede ser cerrado por los reguladores estadounidenses.

A diferencia del bitcoin, que se acuña cada diez minutos, los 350 millones de tokens de FTT que existirían se crearon en lo que se conoce como pre-mina. «Nunca se acuñarán más«, dijo recientemente Bankman-Fried. De hecho, durante un período de unos tres meses que comenzó alrededor de junio de 2019, casi todos los tokens preminados de FTT se vendieron antes de cotizar en las bolsas de criptomonedas. «Efectivamente, todos los tokens de FTT eran propiedad de un conjunto de personas y entidades», dijo Bankman-Fried.

Quema de tokens

Con el fin de crear escasez y esencialmente reforzar el valor de sus tokens de intercambio, FTX y Binance realizan lo que se conoce como quema de tokens. Periódicamente, ambos intercambios envían tokens a direcciones irrecuperables reduciendo el float, de forma similar a una recompra de acciones, y aumentando así el valor de los tokens de intercambio en circulación. Desde 2019, FTX ha quemado 21 millones de tokens FTT. En total, Binance ha quemado más de 42 millones de BNB, que tendrían un valor de 11.600 millones de dólares a los precios actuales. CZ ha dicho que Binance no pide dinero prestado y nunca ha utilizado BNB como garantía en los préstamos. Recientemente ha empezado a defender que los intercambios se sometan a una «prueba» de fondos.

En términos de gobernanza, los tokens de intercambio, al igual que los programas de recompensa por fidelidad, están completamente bajo el control de la entidad que los emite o canjea, incluso si profesan atenerse a calendarios preestablecidos de emisión o quema. Los tokens DeFi, por el contrario, afirman ofrecer a sus titulares la capacidad de proponer y votar sobre los cambios de la plataforma. Pero en realidad, muchas grandes plataformas DeFi concentran la gobernanza en manos de grandes inversores y equipos fundadores. Además, al igual que el FTT no otorgaba a sus titulares participaciones en el FTX, la compra de un token DeFi no transmite necesariamente derechos de propiedad sobre la plataforma subyacente.

*Escrito por Nina Bambysheva, Javier Paz, Michael del Castillo y Steven Ehrlich.