A medida que comienza la autopsia del criptoimperio de Sam Bankman-Fried, vale la pena decir que había señales de alerta por todas partes. No obstante, no las supimos ver.

Fue una historia de éxito casi demasiado buena para resistirse. En poco más de tres años, FTX pasaría de la nada a ser una empresa de 32 mil millones. Pero ahora, ha vuelto a la nada de nuevo.

En el camino, inversionistas, políticos, reguladores y sí, periodistas, cometieron el error de creer en el proyecto. En Bankman-Fried, con su energía alegre, y su optimismo sin fondo, encontramos un camino hacia el loco mundo de las criptomonedas que podría ayudar a darle sentido a todo.

Sin embargo, para aceptar esa imagen debíamos de guardar la incredulidad en otro lado.

Las pistas estaban allí, a menudo directamente del propio Sam Bankman-Fried. Hablando con David Rubenstein, uno de los fundadores de Carlyle Group y presentador de televisión de Bloomberg, Bankman-Fried explicó por qué creó FTX. Algo que presagiaría la desaparición del exchange.

FTX, según Bankman-Fried, nació de las frustraciones que estaba experimentando en Alameda Research, su firma de comercio patentada enfocada en criptografía.

Alameda estaba ganando mucho dinero, pero podría haber estado ganando más. El capital de riesgo no se estaba alineando para desembolsar efectivo a comerciantes de 20 y tantos, independientemente de sus supuestas ganancias anualizadas del 100%. Entonces, en cambio, Alameda se basó en “improvisar líneas de crédito” para construir su base de capital, explicó en su momento Bankman-Fried.

En un golpe de lo que en ese momento pareció brillante, FTX pudo resolver sus problemas de una manera simple y elegante. Al construir su propio exchange, Bankman-Fried podría crear una plataforma adaptada a las necesidades comerciales de Alameda y marcar todas las casillas para atraer dinero de capital de riesgo. FTX adoptaría el eslogan, «construido por comerciantes, para comerciantes», que fue un giro sutil del que Enron (la ahora inexistente empresa energética) usó una vez para su plataforma de negociación.

Los VCs (Venture Capital o capital de riesgo) estaban enamorados del joven genio ahora que tenía un exchange.

Para tener más evidencia, consulte el sitio web de Sequoia Capital, la venerable firma de capital de riesgo y uno de los mayores patrocinadores de Bankman-Fried.

En lo que caritativamente podría describirse como una hagiografía, la firma publicó un artículo estilo revista en septiembre con citas de socios que describen lo que vieron en Bankman-Fried. Se tituló Sam Bankman-Fried tiene un complejo de salvador, y tal vez tú también deberías tenerlo.

“Vergonzosamente, nunca habíamos tratado de comunicarnos con Sam, porque pensamos que no nos necesitaba”, dijo Michelle Bailhe, socia de Sequoia, en el artículo. “Pensé que solo estaban acuñando dinero y que no tenían absolutamente ninguna necesidad de inversores”. Sequoia eliminó recientemente el artículo de su sitio web.

Sequoia descubrió más tarde que Bankman-Fried estaba jugando videojuegos durante la reunión de lanzamiento. Aparentemente, esa no fue la única vez que realizó múltiples actividades mientras otros se concentraban en lo que decía. Una historia de Bloomberg sobre Bankman-Fried afirmaba que jugaba League of Legends mientras se dirigía al Economic Club de Nueva York.

Lo que Sequoia y otros inversionistas podrían haber visto, más allá de la visión de Bankman-Fried de una aplicación para todo donde se podía comprar bananas o bitcoins, era una red compleja de empresas interconectadas.

El aspecto más preocupante de esto sería el más obvio.

Alameda, una firma comercial propietaria, ahora estaría bajo el mismo liderazgo que un exchange abierto al público. Aunque todo se planeara desde el principio o simplemente resultara ser un último esfuerzo para salvar la empresa comercial años después; FTX se usaría como fuente de ingresos para mantener a flote a Alameda.

En una aparición de abril de 2022 en el podcast Odd Lots de Bloomberg, Bankman-Fried explicó cómo se podía crear valor de la nada usando tokens. Aunque su explicación dejó a los anfitriones «atónitos» (su palabra), lo que describió fue un proceso inquietantemente similar al que ahora sospechamos que FTX y Alameda estaban realizando. Explicó que el precio del token de FTX estaba siendo respaldado por Alameda, y Alameda supuestamente utilizando el token como garantía para financiar sus propias actividades comerciales.

No necesita un MBA para saber que el apalancamiento (pedir dinero prestado para comerciar) puede ser mortal. Si bien puede amplificar las ganancias, también puede conducir a pérdidas devastadoras.

Sin embargo, Bankman-Fried fue un defensor de ese comercio. En la Conferencia Bitcoin 2021, rechazó las advertencias de que la estrategia comercial era inapropiada para el negocio de las criptomonedas.

“Puedes crees que el ‘apalancamiento’ es malo”, dijo. “Cualquiera podría creer eso, pero yo no lo creo”.

Si bien aún no se conocen todos los detalles, hasta ahora parece que el uso del ‘apalancamiento’ por parte de Alameda contribuyó a su desaparición.

Los inversionistas que entregaron cientos de millones a FTX podrían haber quedado hipnotizados por las visiones de Bankman-Fried como el primer trillonario del mundo, pero los medios de comunicación o los reguladores no controlaron su entusiasmo.

Bankman-Fried fue un pilar en las conferencias y podcasts. Era un elemento fijo en las portadas de las revistas (incluida FORBES) y se puso a disposición de los periodistas.

A medida que FTX creció en prominencia, surgieron pocas preguntas sobre cómo creció tanto tan rápido. Pero Bankman-Fried estaba haciendo más que dar forma a su imagen ante los medios. En junio, The New York Times informó que él respaldaba a Semafor, una nueva empresa de medios fundada por ex alumnos del Times Bloomberg .

También le compartió su vida al nombre más importante del periodismo financiero. Según los informes, Michael Lewis, el autor de The Big Short, estaba siguiendo a Bankman-Fried para su último libro.

La cómoda relación que Bankman-Fried y FTX cultivaron con los periodistas puede haber evitado un escándalo más grande.

Brett Harrison, el presidente del exchange FTX U.S., dejó la empresa a fines de septiembre sin dar una razón. El acontecimiento sorprendió, pero los periodistas aceptaron su negativa en profundizar en lo que lo impulsó a irse.

Los funcionarios del gobierno no estaban menos cautivados por los niños prodigio de FTX.

Ya sea por su generosidad (Bankman-Fried donó casi 40 millones de dólares a los candidatos durante el último ciclo de elecciones de mitad de período) o porque FTX tenía una puerta giratoria para los reguladores que buscaban ingresar a la industria, el magnate de las criptomonedas tenía la atención de Washington.

Bankman-Fried testificó varias veces ante el Congreso durante el año pasado sobre temas como la regulación de los criptomercados, y los registros muestran que se reunió personalmente con el presidente de la SEC, Gary Gensler.

Durante una de sus apariciones en Capitol Hill, Bankman-Fried promocionó la transparencia que las bolsas como FTX brindan a los reguladores. Comentarios que contrastan con sus tuits del jueves, en los que culpó de los problemas de la compañía al «etiquetado interno deficiente de las cuentas relacionadas con el banco» que lo llevó a calcular mal cuánto ‘apalancamiento’ estaban empleando los usuarios de FTX.

Sin embargo, no todos aceptaron la historia de éxito de FTX.

Durante meses, Marc Cohodes, (el vendedor en corto) con un detector de mentiras en funcionamiento, ha estado haciendo sonar la alarma.

“Desde mi punto de vista, nada cuadra”, dijo Cohodes a FORBES“Creo que Bankman-Fried hará que Bernie Madoff (el inversionista estafador) se parezca a Jesucristo”.

Luego está Orthogonal Credit, anteriormente prestamista de Alameda Research. El jueves, Orthogonal tuiteó que rompió su relación con Alameda a principios de este año.

“Durante nuestra diligencia debida de Alameda a principios de este año, el equipo identificó una serie de debilidades clave: A) disminución de la calidad de los activos; B) política de capital poco clara; C) prácticas operativas y comerciales poco sólidas; y D) una estructura corporativa cada vez más bizantina”, describía el tuit. “Consideramos estas debilidades clave y tomamos la decisión comercial de romper nuestra relación de préstamo institucional”.

Aún así, el poder de querer creer demostró ser fuerte. Bankman-Fried fue el prodigio que, junto con compañeros de trabajo como la directora ejecutiva de Alameda, Caroline Ellison, trabajó día y noche para conquistar un mercado que nunca duerme.

El mito de Bankman-Fried, cultivado por él mismo, era que él no estaba en esto para su propio enriquecimiento: Era un mercenario, y la criptomonedas era la forma en que la que acumularía una fortuna que quería regalar para mejorar el mundo. No obstante, ahora puede que no haya mucho que regalar.

El epitafio de un cripto rey podría ser un mensaje de Slack que Bankman-Fried supuestamente envió esta semana a los empleados.

“Durante la próxima semana, realizaremos un aumento”, decía el mensaje. “El objetivo de este aumento será, primero, hacer lo correcto para los clientes; en segundo lugar, por los actuales y posibles nuevos inversores; tercero, para hacer lo correcto para todos ustedes. Y solo en un mundo hipotético, donde todo resulta asombroso y todos los demás lo hacen bien, tal vez sería lo mejor para mí como inversionista”.