En octubre de 2021, A Cy le llegó un mensaje de WhatsApp de una persona llamada Jessica, que decía que había encontrado su número en los contactos de su teléfono y que le escribía porque pensó que podrían ser viejos colegas. Cy, un hombre de 52 años que vive en el Área de la Bahía de San Francisco (EE UU), no la recordaba, era fue amable, cordial y simpática, y hasta le envió fotos de lo que estaba comiendo. Discutieron su amor mutuo por el sushi, y Cy disfrutó lo suficiente la conversación como para seguir con ella al día siguiente.

Pronto, las conversaciones pasaron de lo anodino a lo personal. Cy le contó a Jessica sobre sus problemas económicos para mantener a su familia, sobre su padre enfermo y cómo le pesó la decisión de enviar a su padre a cuidados paliativos. Y unos meses después, en diciembre, Cy (el seudónimo con el que pidió a FORBES que lo identificara) había sido estafado con más de un millón de dólares. Sus finanzas estaban en ruinas. Cy, quien le pidió a FORBES que lo identificara con ese seudónimo, había sido estafado.

La llamada Pig Burchering (matanza de cerdos) es una estafa financiera a largo plazo relativamente nueva en la que personas (llamadas por los estafadores como ‘cerdos’) son «masacrados» por personas que los convencen de invertir grandes sumas en supuestas plataformas de comercio impulsadas por criptomonedas. Las plataformas falsas están diseñadas para parecer reales y hacer creer a las víctimas que sus inversiones están generando rendimientos fantásticos, hasta que el estafador y todo el dinero que creen que han invertido desaparecen.

A menudo, las víctimas pierden sumas significativas, y la práctica es tan lucrativa que se está expandiendo y llevando a cabo en países como Camboya, Laos y Myanmar. Y por ahora, los funcionarios estadounidenses encargados de hacer cumplir la ley, tanto a nivel federal como local, han avanzado poco en la recuperación de los fondos robados o en la captura de los estafadores.

«Estas estafas se llevan a cabo a gran escala, a escala industrial, como si estuvieran cometiendo fraude en una fábrica»

Jan Santiago, subdirector de la Organización Global Anti-Scam

Para complicar aún más los esfuerzos de aplicación de la ley está el problema de la trata de personas. Los defensores de los derechos humanos dicen que muchos de los estafadores del Pig Burchering son víctimas, personas atraídas a países del sudeste asiático por la perspectiva de un trabajo mejor pagado y luego obligadas a realizar estafas Pig Burchering, a veces bajo la amenaza de la violencia. A menudo, sus pasaportes y móviles son confiscados a su llegada.

Estas estafas se llevan a cabo «a gran escala, como si estuvieran cometiendo fraude en una fábrica», explica a FORBES Jan Santiago, subdirector del grupo de defensa Global Anti-Scam Organization, quien estima que las pérdidas globales son de miles de millones. Cy perdió más de un millón de dólares en una estafa Pig Burchering, que ocurrió a través de una conversación de WhatsApp que contiene más de 271.000 palabras (480 páginas).

Las conversaciones, que Cy compartió con FORBES, revelan cómo Jessica convirtió los miedos e inseguridades de Cy a su favor. Cy, con un padre enfermo, una esposa con exceso de trabajo y una hija que pronto ingresará a la universidad, encontró atractivas las ganancias financieras aparentemente rápidas y fáciles que le explicó Jessica. Cada detalles sobre su vida privada y cada coyuntura sirvió para que Jessica lo incitara a gastar más.

Esta es la historia de cómo una estafadora arruinó la vida de un hombre.

«No quiero que trabajes tanto»

A medida que Cy conocía a Jessica, el hombre estaba cada vez más intrigado por las conversaciones, en las ella le contaba que había ganado grandes cantidades de dinero en MetaTrader, una aplicación disponible en la App Store de Apple. Jessica le dijo que había recibido información privilegiada sobre el negocio del comercio de oro de su tío en Hong Kong, curiosamente el mismo lugar de donde eran los padres de Cy.

A fines de octubre, Jessica le envió un mensaje de texto a Cy: “Mi tío me llamó para contarme unas cosas”, dijo, explicando que tenía nueva información que ambos podrían usar para obtener ganancias. La mujer animó a Cy a realizar una operación simulada: «No se necesita dinero».

En cuestión de minutos, Jessica guió a Cy a través del proceso, paso a paso, en un tono autoritario. “Si quieres ganar dinero, solo escúchame”, escribió. Ella le dijo que descargara la aplicación MetaTrader 5 en su iPhone y le dio algunas instrucciones simples. 

Cy perdió dinero en la simulación, pero Jessica lo tranquilizó, insistiendo en que ella había convertido una inversión de cinco dólares en 10 millones con la información que le había proporcionado su tío.

La noche siguiente, Cy realizó otra operación en la que parecía ganar 28.000 dólares, haciendo exactamente lo que Jessica le dijo que hiciera. Se mantuvo cauteloso, pero menos. Jessica lo alentó a invertir 10.000, el mínimo, y señaló que esas ganancias podrían ayudar a su familia.

Al día siguiente, Cy le envió un mensaje de texto a Jessica con una propuesta. Él pondría 5.000 si ella ponía los otros 5.000 y, si todo salía bien, él le reembolsaría después lo que ella había invertido. Ella rechazó la idea.

Los mensajes iban y venían así durante un tiempo, pero al final, Cy le dijo a Jessica que, aunque le preocupaba «que lo engañaran», accedió a aportar los 10.000. “No lo hagas si estás preocupado”, le dijo Jessica.

No obstante, con la ayuda de Jessica, Cy transfirió 10.000 a Coinbase. Unos días después, Cy volvió a confiar en Jessica.

Después de algunos problemas con la configuración de su nueva cuenta de Coinbase, Jessica le dijo a Cy que moviera su dinero a Crypto.com y le indicó que comprara 10.000 en Ethereum. (Más tarde, ella le diría que comprara principalmente una moneda estable, USDT, también conocida como «Tether».)

El 27 de octubre, con el dinero de Cy en juego, Jessica envió un mensaje de texto con «noticias» de su tío.

Siguiendo sus instrucciones al pie de la letra y enviándole capturas de pantalla en cada movimiento, Cy ejecutó una operación que pareció casi duplicar su dinero. Cy no entendía completamente lo que estaba sucediendo, pero siguió obedientemente las instrucciones de Jessica.

“Estaba temblando como loco porque, por supuesto, todavía tenía dudas”, dijo Cy a FORBES durante un almuerzo en un café del Área de la Bahía. El hombre no tocó su comida. A veces, se veía al borde de las lágrimas.

“Me estaba arriesgando un poco para mejorar la vida de mi familia, quería sorprenderlos», dijo. “Mi misión era tratar de reducir las horas de trabajo de mi esposa y esperaba poder ayudar a mis hermanos”. Convencido de que los movimientos y ganancias eran reales, Cy estaba enganchado.

“Permíteme transferir 20.000 adicionales para mañana”, le escribió a Jessica el 27 de octubre, aproximadamente tres semanas después de su primera conversación. “Eso es un total de 30.000 dólares. Luego el lunes agregaré más. Nunca antes había manejado tanto dinero, así que da un poco de miedo”.

«Te dije todas las maneras en las que gano dinero, ¿aún dudas de mí?», le dijo Jessica unos días después.

En este punto, Cy pensó que había obtenido una ganancia total de alrededor de 13.000. Apenas podía creer su buena suerte.

MetaTrader ofrece licencias para su software que permiten el comercio legítimo. Pero, según GASO, MetaTrader también permite a los usuarios tener un complemento particular, conocido como Virtual Dealer, que los estafadores pueden usar para “manipular esos precios de mercado y simular saldos de cuenta, ganancias o pérdidas. Todo se ve y se siente real, pero todo es falso».

En el caso de Cy, todas las interfaces comerciales de las páginas eran falsas. Jessica controlaba los resultados en la aplicación o estaba pasando la información de Cy a otra persona para que manipulara las páginas web a su antojo.

Cy le dijo a FORBES que debido a que descargó MetaTrader en la App Store, supuso que era legítimo.

“Toda la plataforma, la aplicación que estaba en Apple con 4,7 estrellas, todo parecía muy realista”, dijo. “Era un mercado comercial que subía y bajaba, era algo que nunca antes había visto”.

MetaQuotes, la empresa detrás de MetaTrader, no respondió a nuestras preguntas sobre este tema. TradeToolsFx, que fabrica el complemento Virtual Dealer, no pudo proporcionar información, y Google, que aloja MetaTrader en Play Store, tampoco respondió.

El portavoz de Apple, Adam Dema, le dijo a FORBES que la compañía está investigando quejas sobre MetaTrader y tomará medidas adicionales para proteger a los usuarios de la App Store si es necesario.

«Es una pesadilla»

Este tipo de estafas pueden ocurrir a través de LinkedIn, a través de aplicaciones de citas o incluso, como fue el caso de Cy, a través de un mensaje de texto aleatorio. Pero estas estafas siguen el mismo patrón: una conversación inocente. Luego, en algún momento, se engorda al cerdo (se engaña a la víctima para que gaste más), y luego se sacrifica a la presa, que es cuando el estafador se fuga con el dinero.

Cualquiera puede ser ser estafada. En las últimas semanas, FORBES habló con 12 personas estafadas, incluido Cy: un comerciante de acciones en Texas, un estudiante de posgrado en Michigan, un ingeniero en California, un médico en Nueva York. A diferencia de la víctima de estafa estereotipada, muchos de ellos tienen un alto nivel de educación y conocimientos digitales. 

Pero eso no les impidió perder grandes cantidades de dinero: algunos perdieron decenas de miles, otros cientos de miles y otros, como Cy, fueron engañados para que se desprendieran de más de un millón de dólares. Muy pocos han podido recuperar el dinero.

CipherBlade, una firma de análisis de investigación de criptomonedas, estima que las pérdidas mundiales de este tipo de estafas ascienden a «decenas de miles de millones» de dólares estadounidenses solo en 2021, y agrega que las supuestas pérdidas son «increíblemente altas».

“La mayoría de las personas que pierden fondos por estas estafas no recuperan el dinero», dijo a FORBES Paul Sibenik, administrador principal de CipherBlade.

“Las estafas Pig Burchering están a un nivel superior en términos de sofisticación por la creación de aplicaciones que muestran datos en donde parece que estás ganando dinero: la interfaz, las reseñas, todo.”, dijo.

“Los atraen con todo tipo de promesas… y les ofrecen cantidades ridículas de dinero”

–Eldeen Husaini Hashim, embajadora de Malasia en Camboya.

Muchas víctimas dicen que informaron sus pérdidas al departamento de policía local, a menudo para que les digan que no hay mucho que puedan hacer para ayudar, si es que obtienen una respuesta. Frustrados por la aparente falta de respuestas por parte de las autoridades estadounidenses, algunas víctimas se han unido en grupos de Facebook y canales de WhatsApp.

El grupo de defensa más grande es una organización sin fines de lucro relativamente nueva con sede en Estados Unidos y Singapur llamada Global Anti-Scam Organization (GASO). Este grupo se ha convertido en un centro de intercambio de información en línea: los voluntarios escriben informes detallados sobre cómo funcionan las estafas, realizan su propia investigación independiente, conectan a las víctimas con los medios de comunicación y trabajan en estrecha colaboración con las fuerzas del orden público para tratar de llevar a los estafadores ante la justicia.

Cy comenzó a liquidar acciones, vendiendo casi 58.000 de su cartera de fondos mutuos y luego otros 70.000. Él usó las ganancias para comprar más criptomonedas, que luego transfirió a MetaTrader.

Mientras tanto, a medida que la enfermedad de su padre empeoraba, Cy recurrió a Jessica en busca de apoyo emocional.

Varias horas después, Jessica le envió un mensaje a Cy con un consejo financiero urgente, presionándolo para que vendiera sus acciones. A la mañana siguiente, Jessica le otro mensaje a Cy, recordándole que transfiriera el producto de la venta a su cuenta de criptomonedas.

En este punto, Cy tenía casi 200.000 de su propio dinero y creía que Jessica le había prestado 40.000 adicionales. Por la noche, Jessica envió un mensaje con buenas noticias: “Ahora tienes un capital de 300.000”, escribió Jessica, y agregó: “si es posible, trata de llegar a los 500.000”.

El 7 de noviembre, Jessica alertó a Cy sobre más noticias de su tío de Hong Kong. Cy siguió sus instrucciones y nuevamente la aplicación MetaTrader mostró que había ganado dinero.

«¿Estoy soñando?», Cy escribió. «¡60.000 en menos de 10 minutos!».

Jessica le indicó a Cy que repitiera el intercambio, lo que aparentemente le valió otros 31.000. Ella continuó incitándolo a invertir aún más dinero. Cy obedeció y vendió los bienes de la familia a escondidas. Pensó que había ganado alrededor de 90.000, un rendimiento de casi el 40%.

A pesar de los continuos esfuerzos de Cy, Jessica siguió instándolo a pedir dinero prestado a amigos y familiares para que tuviera al menos un millón para invertir en el próximo «gran mercado» del que le había hablado su tío.

Al día siguiente, Cy tuvo una revelación. Recordó que todavía tenía una línea de crédito con garantía hipotecaria, un tipo de préstamo financiero disponible para los propietarios que usa la propia casa como garantía. Retiró 200.000 dólares y los transfirió a su billetera de criptomonedas para preparar su apuesta para el ansiado próximo «gran mercado» del que le había hablado Jessica.

«¿Ves?, estoy trabajando duro?», Cy le escribió.

Cuando el padre de Cy falleció el 14 de noviembre, Jessica fue una de las primeras personas a las que envió mensajes. «¿Puedo decirte algo? «Me siento mal. Siento que ya nada importa”. Aún así, menos de 20 minutos después, Cy le preguntó si ya había alguna noticia sobre ese “gran mercado”.

A medida que pasaban los días, y Cy se sentía más abatido, Jessica lo animó a apoyarse en ella para obtener apoyo emocional. Cuando finalmente llegó el “gran mercado”, el 18 de noviembre, Cy creía que estaba al día: su inversión inicial de 440.000 había crecido a 2,2 millones.

Pero cuando tuvo lugar esa operación crítica, que se suponía que generaría enormes ganancias, MetaTrader de repente comenzó a mostrar su saldo en 480.000 negativos. Cy no podía entender por qué. ¿Se había bloqueado la aplicación? ¿Había cometido un error crítico?

“Perdí todo mi dinero”, le envió un mensaje a Jessica. «¿Qué tengo que hacer?». Jessica se apresuró a reprenderlo («Si el principal no es suficiente, no se puede mantener»), pero también lo tranquilizó.

Pronto, Cy liquidó más de sus activos restantes, desesperado por recuperarse de sus pérdidas. Pero al día siguiente, trató de evitar a Jessica mintiéndole, alegando que su familia estaba detrás de él.

Nuevamente, Jessica le dijo a Cy que la mejor manera de recuperar rápidamente pérdidas como estas era invertir más dinero, y lo instó a pedir prestado más fondos y continuar comerciando con ellos.

Al final, Cy logró pedir prestados 100.000 a un amigo de la infancia y vendió cientos de miles más de sus propios activos, los cuales invirtió rápidamente con la guía de Jessica: 600.000 adicionales además de los 440.000 que ya había entregado.

El 2 de diciembre, después de invertir los 600.000, Cy creía que sus activos habían aumentado a 1,1 millones, lo suficiente como para compensar sus pérdidas anteriores de 440 000. Cuando llegara a 1,8 millones, le dijo Jessica, finalmente le enseñaría cómo retirar sus fondos.

Pero el 3 de diciembre, después de una supuesta operación, su MetaTrader volvió a mostrar un saldo negativo.

Angustiado, Cy condujo hasta la casa de su infancia en San Francisco. Había perdido más de 1,04 millones de dinero real (sus 440.000 iniciales más la segunda ronda de 600.000) y estaba experimentando pensamientos suicidas.

«Yo tengo la culpa, perdí todo, perdí el dinero de mis padres, perdí la matrícula de mi hija, en lugar de reducir las horas de trabajo de mi esposa, ahora tiene que trabajar más”, dijo a FORBES. “Tuve la idea de estrellar el auto contra una pared y simplemente y dejar que Dios decida si sobreviviría a esto o no».

Cuando Cy le envió un mensaje de texto a Jessica con una foto de sí mismo desde una ambulancia camino a una sala psiquiátrica y recibió una respuesta fría y corta deslindándose de todo.

Ella se había llevado casi todos los ahorros de su vida.

Ese mes, Cy presentó un informe policial con su departamento de policía local, pero no tiene muchas esperanzas de que recuperen el dinero robado, y mucho menos que encuentren a Jessica y a las personas que le robaron.

“Carecen de los recursos, carecen de la tecnología”, dijo. “La policía tomó todas mis declaraciones e intentó pasar el caso al FBI”.

Shawn Bradstreet, el agente especial a cargo de la Oficina de Campo de San Francisco del Servicio Secreto de los Estados Unidos, está trabajando activamente en muchos casos de estafa, incluido el de Cy. “Actualmente, sus fondos son irrecuperables, pero aún estamos investigando su caso”, dijo por correo electrónico.

Durante meses, Cy siguió enviándole mensajes desesperados a Jessica, rogándole que le devolviera el dinero. «¡Maldita seas, mala salud para ti y a toda tu familia, me arruinaste la vida!», le escribió a Jessica el 8 de febrero de 2022.

Durante los meses siguientes, él continuó rogándole, incluso ofreciéndose a ayudarla si ella misma estaba siendo amenazada por alguna red de estafadores.

Su último mensaje para ella fue el 1 de junio de 2022: “No tengo dinero, pero hay personas que pueden ayudarte si estás haciendo esto contra tu voluntad”.

Ella no respondió.

Ahora, unos tres meses después, Cy está haciendo todo lo posible para reparar las relaciones familiares rotas y la ruina financiera que creó. Pero es un trabajo duro con niños pequeños. Las deudas de Cy lo persiguen a diario.

“Por mis niños trato de guardar mis emociones. Lucho contra mis demonios todos los días”, dijo en un mensaje reciente de WhatsApp. “Todos los días vivo una pesadilla”, finalizó.