Hasta ahora, internet ha traído consigo un desarrollo tecnológico sin precedentes, dando la posibilidad a las personas de poder conectarse desde sus dispositivos, interactuar e intercambiar información con otros usuarios de distintos rincones del mundo. Pese a que algunos lo veían con cierto escepticismo a inicios de la década de los 90, el tiempo ha demostrado, una vez más, que la tecnología no tiene límites. Cada día son más los esfuerzos de las empresas tecnológicas que abogan por seguir desarrollando nuevas aplicaciones y llevarlo a niveles impensados hasta hace tan solo unos años. 

A día de hoy, podríamos decir que el metaverso ocupa ahora ese lugar en el punto de mira de los más escépticos, como en su momento lo estuvo internet. Sin embargo, sería obviar de facto la capacidad humana de alcanzar lo imposible, sería arrojar por la borda sus cualidades creativas y su búsqueda constante de tecnologías innovadoras que lleven a la humanidad a sortear un escalón más en su proceso evolutivo.

¿Qué entendemos por metaverso?

El metaverso es la entrada a una red de múltiples mundos virtuales, pero vista desde una perspectiva ultrasensitiva, a través de dispositivos hardware de realidad virtual o realidad aumentada, como gafas o cascos. Existen distintas plataformas que ofrecen acceso a este tipo de mundos, donde cada usuario puede crear su propio personaje a su antojo para interactuar en él. Los usuarios son capaces de moverse libremente por el mundo virtual, ya sea caminando por las calles de una ciudad, o pilotando un avión simulado.

Imagina asistir con tu propio avatar de forma presencial al trabajo desde la comodidad de tu habitación, o ir de compras a tu tienda de ropa favorita, sin tan solo poner un pie real en el local. Así es, es posible acceder con tu avatar virtualmente a la tienda dentro del metaverso y comprar aquellos productos de los que dispone la tienda física con el dinero asociado a tu cartera virtual o wallet

Son infinitas posibilidades dentro de infinitos mundos virtuales. En realidad, no existe un único metaverso, no existe El Metaverso, se trata de una variedad de realidades alternativas, extrasensoriales y ultrasensitivas accesibles a tan solo un clic; solo necesitarás conectarte a la aplicación web que más te guste y entrar en un mundo de infinitas posibilidades.

El desarrollo de metaversos requiere de tecnología punta y, de hecho, se conoce que la tecnología blockchain es la principal precursora del concepto de Metaverso, ya que las empresas tecnológicas dedicadas a su desarrollo han iniciado una incesable carrera por acabar de perfeccionarlo de la mano de la Web 3.0. 

¿Qué tiene el metaverso de especial?

La descentralización, su gran aliada, es una característica que juega un papel clave en su camino al éxito. Por un lado, ofrece la posibilidad de que los usuarios puedan conectarse e incluso interactuar con los contratos inteligentes incrustados dentro del metaverso a través de sus wallets; por otro lado, pueden verificar dichas interacciones en los exploradores de la blockchain, haciendo transparente y seguro cada paso que dan dentro del metaverso, y dejando extinta la posibilidad de que exista una centralización del sistema.

Es por eso que la tecnología blockchain será la base de la economía de los metaversos descentralizados. La privacidad y la transparencia ofrecida por la blockchain la convierten en un producto atractivo, tanto para las empresas desarrolladoras como para los usuarios que desean mantener el control total de los activos generados, invertidos o simplemente gestionados en este mundo, eliminando de la ecuación la participación de entes centralizados. De este modo, cada usuario podrá elegir cuándo comprar activos y cuándo retirarlos, en cualquier momento, 24/7; para ello, tan solo deberá conectar su wallet a la aplicación descentralizada. 

Aún queda camino para que las empresas que desarrollan sus metaversos sobre la blockchain ofrezcan servicios de realidad aumentada, sin embargo, los Token No Fungibles (NFT) ya han dado el salto al gran mundo virtual de realidad alternativa, demostrando que encajan perfectamente en el sistema.

El metaverso: videojuegos y blockchain

A día de hoy, ya existen muchos metaversos desarrollados dentro del sector del ocio, sobre todo en los videojuegos de la categoría Play-To-Earn; aunque la realidad aumentada no esté del todo implementada, existe una economía in-game. Puedes comprar un personaje o avatar, al cual puedes comprarle distintas apariencias o distintos accesorios para interactuar en los diversos niveles del juego, con la intención de escalar puestos y obtener mayores recompensas.

Sin embargo, la gran mayoría están bajo la dirección de empresas centralizadas, y cada movimiento o acción que deseen realizar los jugadores, pasan por las manos de dichas figuras centralizadas; desde la suscripción, hasta la adquisición de artículos o la liquidación de las monedas digitales del juego a cambio de dinero fiat, quedando los usuarios a merced de lo que esto pueda suponer. 

Esto último constituye la razón de más peso que ha llevado a la implementación de la tecnología blockchain, pues ofrece la libertad a cada jugador de gestionar tanto sus tareas dentro del juego como sus fondos, sin requerir la autorización de terceros.

La economía de los metaversos

Por otro lado, los Tokens No Fungibles (NFT) juegan un papel muy importante en el desarrollo económico de los metaversos descentralizados, ya que otorgan a sus titulares todos lo derechos de autor y de propiedad una vez los adquieran, son verificables, y pueden ser objeto de negociación de bienes y servicios. En definitiva, los NFT permiten establecer una conexión entre las economías virtuales dentro de los metaversos y la economía del mundo real.

La blockchain y las criptomonedas se erigen como las herramientas perfectas para el desarrollo de metaversos, sus virtudes se traducen en crear posibilidades económicas reales dentro de ellos, otorgan la posibilidad de que cada sujeto edifique, expanda y evolucione a su antojo y de manera descentralizada su lugar en el metaverso.

Los entornos comerciales, tal y como los conocemos hasta ahora, cambiarán sin duda con la llegada de la economía de los metaversos. Su fusión con los mercados tradicionales significa un cambio de paradigma económico, soportado por una tecnología potente, que día a día evoluciona a fin de copar cada recodo donde sea posible su implementación.

Joel Jabalera comenzó su trayectoria en el apasionante mundo de las criptomonedas en 2013. Desde entonces, ha sido inversor ángel en más de 100 proyectos, que hacen uso de las criptomonedas y de la tecnología blockchain para financiarse. Además, es influencer para la comunidad hispanohablante. A día de hoy, Joel es Co-Founder y CEO de Stakely.io y Stakely.vc, una plataforma de staking de criptomonedas donde sigue cumpliendo metas y proponiéndose nuevos objetivos.