Shiba inu, la criptodivisa basada en memes que esta semana ha desafiado a dogecoin por la supremacía del memecoin, podría estar enfrentándose a un nuevo rival. Squid Game, una criptodivisa inspirada en la popularísima serie coreana de Netflix del mismo nombre (aunque no tiene nada que ver con la compañía), se ha disparado en los últimos días, sumando un impresionante 131.800% desde su lanzamiento a principios de esta semana.

Sin embargo, aunque el precio del token Squid Game se dispara, se han emitido múltiples advertencias sobre su legitimidad, y el sitio web de datos de criptografía CoinMarketCap aconseja a los posibles compradores que «tengan cuidado».

«Hemos recibido múltiples informes de que los usuarios no pueden vender este token en Pancakeswap», publicó CoinMarketCap en su listado del juego del calamar. Pancakeswap es un criptointercambio descentralizado (DEX), que permite a los usuarios comerciar con activos digitales con anonimato y que utiliza controvertidos pools de liquidez para crear mercados artificiales. Los DEX se ven regularmente afectados por hacks y exploits que drenan los fondos de los usuarios.

«¡Por favor, haga su propia diligencia y tenga precaución al comerciar! Este proyecto, aunque está claramente inspirado en el programa de Netflix del mismo nombre, es poco probable que esté afiliado a la propiedad intelectual oficial«, añadió CoinMarketCap. Netflix dijo a CNBC que no está involucrado con la criptomoneda y no la respalda.

Otros observadores del mercado de criptomonedas han señalado la naturaleza opaca del proyecto, que tiene poca información pública disponible, y el lenguaje amateur utilizado en su libro blanco. El libro blanco -un documento diseñado para vender las características únicas de una criptodivisa- hizo la afirmación no verificada de que los tokens del juego del calamar se agotaron en una preventa el 20 de octubre en sólo un segundo.

«¿Por qué todos los fundadores no están en LinkedIn?», se preguntaba un criptoinversor a través de Twitter. «Cuidado. Alto riesgo».

El descuidado sitio web de la criptomoneda Squid game, plagado de enlaces rotos, errores gramaticales y diseños inacabados, también hace afirmaciones engañosas sobre el multimillonario de Tesla, Elon Musk, asegurando que promociona el token, utilizando sus tweets sobre el programa de Netflix.

El token de calamar del juego aparentemente sigue el formato del programa de Netflix, con los usuarios jugando una serie de juegos que parecen eliminar a algunos usuarios mientras recompensan a otros. El sitio web afirma que el juego «llegará pronto», pero no dice cuándo comenzará. El token también cuenta con lo que los desarrolladores describen como un «mecanismo antidumping» para disuadir a los compradores de descargar sus tokens.

El enorme repunte de los tokens del juego del calamar se produce mientras el Shiba Inu, inspirado en los memes de los perros, sigue teniendo enormes ganancias de precio. Shib ha subido actualmente alrededor de un 1.000% solo en el último mes, lo que se suma a una subida de precios aún mayor desde su lanzamiento en 2020.

Shiba inu ha desplazado esta semana a dogecoin como la memecoin más valiosa del mundo, y tanto dogecoin como shib cuentan ahora con capitalizaciones de mercado de alrededor de 40.000 millones de dólares (34.577.800.000 euros).

Tanto dogecoin como shiba inu han subido este año gracias al apoyo de criptoinfluenciadores de alto perfil como Musk y el inversor tecnológico Mark Cuban. Muchos en la comunidad de criptomonedas han advertido contra la gente que especula con el precio de estas memecoins, con el veterano comerciante Glen Goodman describiéndolo como «juego». Precisamente por esto, los expertos también que las monedas meme aprovechan hypes para posicionarse pero recomiendan no invertir en ningún proyecto cuyos fundadores no se conozcan y que no se haya investigado a fondo.