20minutos

La importancia del valor humano

Boggi Milano, fundada en 1939, opera en España desde hace más de ocho años.

Compartir

Boggi Milano lleva dentro de Paolo Selva, incluso, desde mucho antes de entrar a trabajar para la compañía en 2007, cuando ya hacía negocios para un proveedor que tenía tratos con la empresa. Desde entonces, se ha sentido formando parte, tanto intelectual como emocionalmente, de un proyecto siempre en evolución, porque «Italia es el mercado nativo de Boggi Milano, pero la internacionalidad es la verdadera vocación de la empresa». La casa de sastrería italiana llegó a Oriente Medio en 2007 y a Reino Unido dos años más tarde; todo para disfrutar actualmente de 190 tiendas en 38 países.

En cuanto a los valores de la firma, la pasión y ‘lo italiano’, que no es otra cosa que la expresión de la identidad a través de la creatividad, la elegancia, la armonía y el refinamento, son sus dos patas de apoyo; la tradición y el empleo de los mejores materiales para el mejor resultado, también es fundamental, como el talento y los recursos humanos. «Trabajar en equipo es primordial, más hoy que todo es rápido, receptivo y voluble. Centrarse en la excelencia y dejar al equipo trabajar libre para expresar su opinión es el motor del éxito de Boggi Milano. Somos una empresa orientada a las personas, donde los recursos humanos están por encima de todo. Son el punto de contacto con el cliente y toda la empresa está al servicio de las tiendas», comenta orgulloso Paolo Selva, Corporate Ceo Boggi Milano. Además, Boggi Milano está apostando por la estrategia ‘Omnichannel’, que garantiza una compra cada vez más completa y exclusiva al integrar compras físicas y digitales en un mismo espacio y tiempo. La compañía fue una de las primeras en desarrollar esta estrategia y le valió, en el año 2018, el Premio RETA (Retail Technology Awards Europe) en las categorías ‘Mejor solución de almacén’ y ‘Mejor solución omnicanal’.

Corren nuevos tiempos para la indumentaria, pero el estilo italiano con atención al detalle siempre ha formado parte del ADN de la casa, que está flanqueado por la investigación y la creatividad que exige el hombre moderno actual. «Nuestras colecciones están compuestas por prendas funcionales y otras más formales para satisfacer así a todos nuestros clientes».