20minutos

Hasta las grandes cárnicas se suman al foodtech

Los grandes retos a los que se enfrentan las compañías del sector alimentario no pasan desapercibidos para nadie.

Compartir

Los gigantes de la industria alimentaria no solo se enfrentan hoy a importantes desafíos éticos y medioambientales relacionados con su modelo productivo. Los nuevos actores del sector amenazan su hasta hace poco indiscutible hegemonía: todo un ejército de startups que desarrollan innovaciones tecnológicas y alimentos e ingredientes alternativos a los productos derivados de la carne pugnan por hacerse un hueco en el mercado.

Sin embargo, las grandes corporaciones tradicionales no están dispuestas a quedarse de brazos cruzados mientras otras les roban protagonismo. Quieren subirse a la ola del sector del foodtech, y lo hacen empleando enfoques que van desde estrategias de innovación abierta a programas de aceleración y fondos de inversión corporativos.

Un buen ejemplo es Nestlé, que está probando suerte en Japón con la e-health y la nutrición personalizada con su programa Nestlé Wellness Ambassador. Más de 90.000 usuarios nipones se han descargado ya su aplicación, que permite subir fotos de platos para recibir recomendaciones dietéticas individualizadas. Asimismo, tienen la posibilidad de obtener suplementos alimenticios, como tés enriquecidos, si envían a la firma una muestra de ADN y pagan los 531 euros que cuesta el servicio.

Además, la empresa suiza ha invertido en startups como Sweet Earth Foods, que produce alimentos vegetarianos, y el servicio de reparto de comida a domicilio Freshly. En el caso de la compañía canadiense Atrium Innovations, fabricante de suplementos dietéticos, optó por la compra, desembolsando 2.300 millones de dólares (alrededor de 2.036 millones de euros) el pasado mes de marzo.

Pero los más preocupados por su futuro son los grandes nombres que dominan el mercado de los productos cárnicos, como las estadounidenses Tyson Foods y Hormel y la brasileña JBS. Por eso se esfuerzan también en apostar por la innovación tecnológica. Tyson dispone de un fondo de inversión que ha respaldado económicamente a startups como Beyond Meat, Memphis Meats y FoodLogiQ, una herramienta de trazabilidad de alimentos.

Al otro extremo de la cadena de valor, la firma de supermercados francesa Carrefour se hacía en marzo con Quitoque, una startup gala del sector foodtech que comercializa y reparte kits de comidas a domicilio. La empresa gana en innovación y aumenta su catálogo de servicios, en un paso que muchos señalan como el primero en un plan de transformación que le permita subirse al carro de la modernidad.