20minutos

Maxi Bonelli: “Vivir del ‘trading’ es posible”

Con tan solo 26 años, y tras una trayectoria de éxito, Maxi Bonelli está al frente de Spain Option, el mayor trading center online.

Compartir
Maxi Bonelli

Perseguir los sueños puede traer consecuencias maravillosas. Y si no que se lo pregunten a Maxi Bonelli, quien desde niño tenía claro lo que quería ser de mayor: “Me gustaba generar capital con juegos de generar recursos”. A sus 26 años, este joven empresario español lo ha conseguido ‘casi’ todo, y decimos ‘casi’ porque para este chico “nunca es suficiente” a la hora de seguir emprendiendo.

Hace algo más de cuatro años fundó en Málaga su último proyecto: Spain Option, un gran trading center online que imparte formación para aprender a operar en mercado de valores con un método propio del mismo nombre, que ya se ha convertido en una de las claves del éxito de este joven empresario. Esta plataforma le reporta grandes éxitos, y así lo refleja su histórico de facturación de más de 25 millones de euros en pocos años.

Maxi Bonelli comenzó su trayectoria hace una década con proyectos de marketing online, e-commerce y webs comerciales; y aterrizó en el trading por afición, lo que le permitió descubrir su pasión por la interpretación de los mercados de futuros y el análisis de las grandes compañías. “Lo que más se vende es el dinero”, asegura el joven empresario, así que enfocó su último proyecto en esa línea y constituyó Spain Option.

“Vivir del trading no es fácil, pero es posible”, reconoce Bonelli, quién insiste en que no hay que olvidar que “se puede perder dinero en los primeros momentos”. Por ello, el psicotrading es fundamental en este proceso. “Personalmente, a lo largo de estos ocho años como trader, he aprendido de mis errores. El método que he desarrollado tiene en cuenta toda esa experiencia y adapta el proceso a todos los públicos para que todo el mundo lo pueda entender y aprenda a operar. Tiene un gran porcentaje de aciertos (80%) frente a las pérdidas, que son inevitables en este sector”.  Además, asegura que “el trading no es una ciencia exacta, pero se aprende a disfrutarlo y permite vivir de él con la formación adecuada. Para mí ya es un modo de vida”.