20minutos

Cómo crear una mala impresión en tu primer día como jefe

Los comienzos no son fáciles. Por ello, evita cometer estos tres errores de los nuevos jefes si deseas que tus primeros días ocupando un cargo de responsabilidad sean un éxito en lugar de un desastre.

Compartir

El primero de estos posibles errores es llegar tarde. El primer día es importante la puntualidad, ya que muestran la importancia que le das al cumplimiento de los horarios establecidos. Los empleados prestan mucha atención a los hábitos de gestión de tiempo de su jefe, por lo que es recomendable mostrar a tu nuevo equipo que la rapidez y la puntualidad son valores importantes desde el minuto uno.

El segundo de estos errores es participar en la difusión de rumores, ya sean relacionados con la vida laboral o personal de compañeros y empleados. Participar en la propagación de chismes te puede marca que como un mal jefe. Los rumores en el lugar de trabajo pueden tener consecuencias negativas incluyendo: pérdida de confianza, disminución de la productividad, daños a la reputación propia y la de otros compañeros de trabajo, además de la pérdida de buenos empleados debido a un ambiente laboral deficiente.

Proponer ideas de mejora es positivo, pero lo mejor es esperar a llevar unos días como jefe para hacerlas públicas. Tus empleados percibirán estas propuestas con mejores ojos si esperas a conocer las herramientas, los métodos de trabajo, la cultura empresarial del departamento y conocer el panorama general del equipo.

De lo contrario, tu personal puede sentirse atemorizado con los cambios sin apenas haber establecido contacto con el jefe. Lo más adecuado durante los primeros días como jefe es escuchar y observar.

En este primer día no tengas miedo de pedir ayuda. Preguntar no te hará parecer más vulnerable ni te restará autoridad. El comienzo de una hermosa relación.