20minutos

Moda para un estilo de vida sostenible

Brava Fabrics apuesta por la filosofía social y medioambiental responsable a lo largo de toda la cadena de producción.

Compartir

Cuidar el medio ambiente, fabricar productos sostenibles, reciclar… Las empresas tienen cada vez más en mente la importancia de cuidar el planeta, y muchas de ellas posicionan la sostenibilidad como su principal pilar.

Es el caso de Brava Fabrics, una marca de moda sostenible con un claro enfoque hacia el diseño fundada por Ramón Barbero e Iván Monells en Barcelona en 2015.

La creatividad e inconformismo de ambos emprendedores les ha llevado a hacer las cosas de una forma distinta. Por eso, cada prenda de Brava Fabrics es única y está cargada de autenticidad. Pero por encima del carácter cosmopolita y transgresor que caracterizan sus creaciones, destaca su filosofía de fabricación.

ADN sostenible

Todos los materiales y procesos de elaboración de Brava Fabrics siguen una filosofía social y medioambiental responsable a lo largo de toda la cadena de producción y sus proveedores se ubican en su totalidad en la Península Ibérica. Además, y siendo consecuentes con sus valores de cercanía y autenticidad, la firma apuesta firmemente por el comercio justo y la utilización de materiales orgánicos en sus prendas.

Acorde a la filosofía de responsabilidad social y medioambiental que está en el ADN de Brava Fabrics desde su nacimiento, 2019 es un año que marca un antes y después también en su trayectoria: ahora todas sus prendas se fabrican con materiales 100% orgánicos o reciclados. A su vez, la firma ha eliminado por completo los plásticos de todos sus embalajes sustituyéndolos por cartón reciclable o, en algunos casos, plástico reciclado y biodegradable.

“La última producción no GOTS (orgánico) la realizamos en octubre 2018. Sin embargo tenemos aún en torno a un 50% de tejido y prendas de stocks acumulados anteriores. Esto se debe principalmente a que muchos diseños se siguen vendiendo bien y no los descatalogamos, además no creemos en la moda efímera, así que procuramos mantener todo el stock en el mercado. La idea es que a partir de 2020 todo el remanente no orgánico vaya por un canal diferente a precio diferente y solo vendamos orgánico a full price. Ese es mi objetivo y estamos haciendo todo lo posible. Por otro lado, los botones usados a partir de la colección SS20 son de corozo, 100% naturales. Los que usamos hasta 2019 no son sostenibles”, matiza Ramón Barbero, Co-ceo y fundador de Brava Fabrics.

De los ‘markets’ a las tiendas propias

Brava Fabrics empezó a comercializar sus productos como una tienda online con presencia física solo en markets y tiendas pop-up, obteniendo resultados muy exitosos. En los primeros ocho meses de actividad, superó las 5.000 prendas vendidas y, en 2016, Facebook distinguió a la marca como caso de éxito en comunicación online. Desde su fundación, la firma ha vendido más de 70.000 prendas y ha experimentado un crecimiento anual del 140%.

Actualmente, Brava Fabrics tiene tres tiendas propias, dos en Barcelona y una en Madrid, pero su expansión continua. “Queremos abrir un punto de venta más en 2020 y cuatro en 2021, todos en las ciudades donde tenemos más penetración en Europa”, explica Barbero. Además, la firma está presente en más de 100 puntos de venta multimarca físicos, principalmente en España, y cuenta con agentes comerciales a nivel nacional e internacional en país como Bélgica, Reino Unido, Italia, Finlandia y Suecia.

Las tiendas Brava representan una filosofía de vida basada en el disfrute de las cosas pequeñas y de las vivencias únicas, en el interés y la inquietud por la cultura urbana. Las prendas de Brava son para gente que se preocupa y que comparte unos valores de respeto al medio ambiente, que cree que vestir ropa de calidad no significa renunciar a sus principios. Brava Fabrics no se define solamente como una marca de moda sino, más bien, como una marca de estilo de vida: Moda, diseño y complementos para un estilo de vida sostenible.