PREICO JURÍDICOS se ha convertido en el gran azote de financieras y bancos nacionales. El despacho es el reflejo de lo vivido por su fundador, Raúl Castañeda, para salir de la ruina y demandar a la financiera que le obligó a cerrar su empresa y le llevó a la ruina a través de la usura.

PREGUNTA. La suya es una historia de superación ¿Cómo crea PREICO JURÍDICOS?

RESPUESTA. Las circunstancias de la vida me llevaron a una situación económica límite y a vivir en un almacén junto a mi mujer y mi hija de seis años.

Durante aquellos meses intentaba vender los últimos productos en stock de mi empresa de colchones arruinada, ganar dinero y subsistir hasta encontrar a un abogado que aceptara mi caso y poder recuperar más de un millón de euros apropiados ilegalmente por parte de una financiera.

Un día, al visitar a una antigua clienta, me dijo que no compraba por caro. Mi respuesta fue que yo no recibía el dinero de los intereses, era la entidad prestamista y su réplica fue que se les tenía que denunciar por usureros.

Estas palabras me abrieron los ojos. Empecé a buscar todas las leyes relacionadas con la usura hasta dar con una de 1.908 (Ley Azcárate) que me dio a entender que legalmente se podría litigar y ganar contra estos gigantes financieros.

Nada más regresar al almacén donde me esperaba mi familia, les dije “mañana no vamos a ir a vender colchones, vamos a crear un despacho de abogados”. Así nació PREICO JURÍDICOS.

P. ¿Qué le lleva a pasar de buscar un abogado a crear su propio bufete?

R. Fue frustrante salir de varios despachos de abogados tras intentar que aceptaran mi caso sin antes tener que abonar un mínimo de 20.000 euros y firmar una hoja de encargo con la que abonaría además el 30% de la cuantía que recuperara más el 100% de las costas procesales.

Ahora con mi propio despacho de servicios jurídicos entiendo de manera rápida cuando una persona está desesperada y necesita que se haga justicia. Ahi es cuando iniciamos un protocolo de ayuda que tenemos activa desde nuestra Fundación.

P. ¿Qué falla para que estos casos se repitan?

R. El sistema falla y seguirá fallando porque toda la economía del país es una filfa.

La mejor respuesta es mi propio ejemplo de cuando tenía un buen coche, pero era financiado, vivía en una gran casa que pagaba de manera fraccionada, la ropa, viajes… Todo esto era una filfa de estilo de vida. Tanto que el día que me arruiné, todo lo que creía poseer, lo perdí en días.

Perdí incluso la autoestima, la misma que tengo hoy multiplicada por cien al ser dueño de todo lo que poseo, todo sin fraccionar o financiar. Hoy soy dueño de mí mismo.

El sistema no puede fallar contra la banca. Si todo se hiciese de forma legal y se permitiera litigar con garantías procesales, la banca debería devolver miles de millones a ciudadanos y empresas.

P. ¿Cuál es la misión y el papel de PREICO JURÍDICOS en este entorno?

R. PREICO JURÍDICOS empezó siendo el reflejo de mis pensamientos, orgullo, rabia ante las injusticias, perseverancia, autosuperación de mi propia ignorancia y motivación hacia los demás.

Al final llegó el día que tuve que dividir PREICO JURÍDICOS en despacho de servicios jurídicos con ánimo de lucro, una asociación para consumidores sin ánimo de lucro y una fundación para continuar ayudando a familias.

P. ¿Cuáles han sido las cifras de negocio?

R. Hasta ahora hemos facturado las cuotas para empezar los procedimientos, que están entre los cincuenta y los 150 euros para 55.000 clientes sin poder cobrar el resto de los honorarios porque las entidades usureras alargan el pago de las costas procesales, que rondan los 3.000 euros por cliente.

En 2022 ya hemos superado los 2,7 millones de euros facturados en 2021 y recientemente se ha rechazado una importante oferta de compra del despacho.

El objetivo es crecer y posicionar el despacho dentro del top 5 de España en menos de seis años.

P. Más allá del negocio existe una labor de acompañamiento. ¿Cómo la enfocan?

R. Identificamos a clientes con el ánimo muy bajo a fin de poder evitar situaciones irreversibles tal y como me sucedió hace tres años en un caso que me impactó y me hizo recordar los peores momentos de la ruina económica y personal.

El dinero y las deudas no deberían ser la causa de apagar la luz de una persona, deberían ser el reflejo y una reflexión del camino que ha llevado a esa situación y aprender de ello.

P. ¿Recomendaría a todo el mundo revisar sus préstamos o tarjetas y tomar medidas?

R. Tras una insaciable lucha, mi mensaje ha llegado a consumidores y a miles de abogados que han trasladado su atención a este tipo de procedimientos. 

Hoy hay tantos abogados tan comprometidos en hacer justicia en nuestro país, que siento felicidad en poder decir que quienes quieran revisar sus créditos, préstamos, tarjetas e hipotecas tienen opciones para hacerlo.