Entender lo que los consumidores quieren en cada momento para así poder responder sine die a sus necesidades y preferencias. Esta es la razón de ser de Coca-Cola y donde radica su éxito, y lo que hoy por hoy estos desean está claro: bebidas con menos azúcar, aunque sin tener que renunciar al sabor inconfundible de sus refrescos favoritos. De ahí que la compañía lleve años reformulando muchos de sus productos para reducir su cantidad de azúcar, que invierta en innovación para lanzar nuevas bebidas bajas en o sin azúcar/sin calorías, que ofrezca envases más pequeños para controlar su ingesta, un etiquetado con información nutricional clara y transparente, y un marketing que promueve entre los consumidores la elección de bebidas bajas en o sin calorías de sus marcas. Así es cómo lo ha hecho.

Menos azúcar, más opciones

El azúcar no es bueno para nadie… y, por eso, Coca-Cola respalda las recomendaciones de las principales autoridades sanitarias de limitar el consumo de azúcares añadidos a no más del 10% de la ingesta calórica diaria. La compañía de bebidas ha incorporado a su catálogo nuevas referencias, sabores o formatos, y, a día de hoy, de las 201 referencias de bebidas que Coca-Cola tiene en el mercado español, 135 corresponden a productos bajos en o sin azúcar/sin calorías, lo que supone más del 67% de su oferta de bebidas. En cuanto a formatos, Coca-Cola en España ofrece hasta 27 opciones de tamaños y formatos diferentes en sus envases para que el consumidor elija en función de sus necesidades, preferencias u ocasión.

De hecho, en 2021 las bebidas bajas en o sin calorías representaron el 64% del volumen de ventas en nuestro país. Y es que en España todas las marcas cuentan con una opción sin azúcares añadidos o sin calorías, y cabe destacar que, en los últimos siete años -desde 2015-, Coca-Cola ha reducido un 24,4% el total de azúcar que pone en el mercado español.

Bebidas nuevas y diferentes

Si bien Coca-Cola es conocida mundialmente por la icónica marca que le da nombre, en la actualidad es una compañía total de bebidas con más de 200 marcas en todo el planeta. Con la comercialización de productos nuevos y diferentes, brinda a los consumidores más opciones de disfrute, hidratación, rendimiento y nutrición. Desde 2010, Coca-Cola en España ha introducido 68 nuevas bebidas bajas en o sin calorías.

En 2021, de las 7 nuevas bebidas lanzadas al mercado español, cuatro de ellas han sido sin azúcares añadidos o sin calorías: tres bajo la marca Fanta, con sabores misteriosos; y otra con Royal Bliss, la Yuzu Zero azúcar.

Promoción de las bebidas bajas en o sin calorías

En línea con los esfuerzos para contribuir a la adopción de hábitos más saludables, la compañía utiliza la fuerza de su marketing para promover entre los consumidores la elección de bebidas bajas en o sin calorías de sus marcas. Prueba de ello es que en Europa el 90% de las acciones de marketing de la marca Coca-Cola muestran una opción de bebidas zero azúcar.

Marketing responsable

Su publicidad nunca ha estado dirigida a menores de 13 años, ni tampoco hace publicidad en medios en los que el 30% o más de la audiencia sean menores de 13 años. Además, Coca-Cola en España amplía este compromiso de autorregulación hasta los 15 años en medios digitales. Y es que la empresa tiene una política de marketing responsable propia que va más allá de la regulación en vigor. En lo que respecta a los centros educativos, la empresa tiene estrictas políticas para proteger los entornos escolares, por ello en Europa no se permite ninguna actividad de marketing o publicidad en colegios.

Decisiones de compra informadas

Su etiquetado, alineado con la legislación de la UE, es claro y transparente para que los consumidores tomen decisiones de compra informadas acerca de lo que beben. Este indica la información nutricional por 100 ml de bebida y por porción o unidad de consumo, así como su contribución porcentual a la ingesta de referencia, mostrando este indicador también en la parte delantera del envase de manera visible.

En definitiva, una clara hoja de ruta para contribuir a crear entornos alimentarios más saludables.