Hacer predicciones es una actividad muy arriesgada. No obstante, las predicciones para 2021 sí llegaron. Y yo las calificaría con un notable.

Las predicciones para 2022 están aquí y ponerles una nota B+ me parece apropiado porque el modelo de The Tipping Point, de Malcom Gladwell (libro que explica cómo surgen las epidemias, las modas, etc., y de donde se han basado para hacer estas listas) ha funcionado antes.

Es fácil acertar en las cosas obvias de nuestras vidas. Por ejemplo, sabemos que el caos en la cadena de suministro va a continuar en 2023 porque no ha cambiado en 2022. En una encuesta que hice en LinkedIn, la gente predijo que los problemas de la cadena de suministro continuarían hasta 2023 y más allá, y eso fue a principios de 2022 (65%). Nada ha cambiado realmente.

La inflación también ha sido un resultado fácil de predecir debido a una combinación de demanda ‘sobrecalentada’ en una serie de mercados, situaciones globales (incluyendo una guerra en Ucrania) y la continuación de un mercado laboral extremadamente caliente que está rompiendo la teoría económica tradicional de la curva de Philips.

Otra obviedad. El mundo es cada vez más cálido. Eso no siempre significa que llueva menos, pero sí que se producen grandes cambios en los patrones meteorológicos, como los monzones y los cambios estacionales abruptos. Puede que no parezca un cambio sustancial, pero el planeta es muy sensible a estos cambios y se comportará de forma diferente (monzones, tornados, sequías prolongadas, etc.). Aún no hemos medido las consecuencias, pero sabemos que llegarán.

El Blockchain está aquí para quedarse, las cripto son una implosión de codicia a corto plazo, como la manía de los tulipanes (Tulipomanía) de mediados del siglo XVI. Ahora no comerciamos con bulbos de tulipán tan frecuentemente, pero la manía realmente desencadenó el mercado de futuros y, efectivamente, el movimiento del mercado de valores que impulsó el capitalismo.

Las cripto y su versatilidad son una señal de cómo la dinámica del mercado va a cambiar para incluir fracciones de datos (no sólo NFTs) como mercados en sí mismos. Dentro de diez años la idea de Blockchain estará en todo lo que hagamos. Sin embargo, no es el fin de las criptomonedas, sino un futuro diferente de la tecnología básica que las sustenta.

Hablemos de la covid solo una vez, porque debemos hacerlo. La pandemia ocurrió, y podemos aprender mucho de eso, o no. No podemos ni debemos seguir echándole la culpa de los problemas o conflictos venideros de 2023 en concreto.

Sí, podemos aprender de ello, la crisis sanitaria fue un puñetazo en el (pon aquí la parte del cuerpo que desee). Personalmente, creo que ya hay suficiente agotamiento por analizarlo; así que haré todo lo posible por dejar el tema covid fuera de muchas de las predicciones atípicas de 2023, me lo agradecerás en 2024.

Las predicciones para 2023 giran en torno a los cambios subyacentes que estamos viendo en la sociedad, el gobierno, la tecnología, los modelos de negocio, la geopolítica y el planeta, y menos en torno a algunas de las piezas superficiales que podrían ser, en realidad, más ruido que verdaderas señales.

Por cada predicción de esta lista había otras diez, de hecho tal vez 442 que podría haber hecho. Esa es la predicción extra 24. Así que allá vamos:

1.- La globalización sin fricciones ve una revisión de su libro de jugadas en el territorio de la 4ª vuelta.

Perdón por la horrible analogía con la NFL, pero nadie en su sano juicio piensa que el comercio globalizado y de libre mercado sea saludable en estos momentos. En 2023 está claro que hay que navegar por las nuevas reglas del comercio, y se basará en las interacciones de cinco variables. Trazar estos puntos de ruta va a ser muy difícil.

1.- ¿Dispone una empresa o región de un producto o capacidad muy diferenciados y difíciles de replicar (por ejemplo, TSMC)?

2.- ¿Existen estándares regionales o de mercado que impliquen que las empresas tendrán que invertir más que antes para entrar en ellos (mercados energéticos europeos)?

3.- ¿Las regiones insisten solo en la producción local (típicamente Brasil y China y cada vez más India)?

4.- ¿La geopolítica está cambiando el perfil de riesgo de poder trabajar con algo y en algún lugar, por ejemplo, la adquisición fallida de Nvidia y ARM en el Reino Unido (por parte de una empresa estadounidense)?

Incluso las interacciones de mercado más tradicionales se verán amenazadas en 2023 a medida que descubramos las nuevas formas y reglas del capitalismo global. En 2023, la idea de que la globalización sin fricción esté en el protocolo de conmoción cerebral se vuelve realidad. Las empresas necesitan invertir de manera muy diferente (nuevos parámetros de inversión sensibles) para prosperar en este nuevo mundo, ya que no es el mismo juego que antes. La covid nos ha hecho más enfocados en una perspectiva interna (casa, comunidad, país) y menos enfocados en el panorama global.

2.- Elon Musk hace que las redes sociales sean saludables al ser el símbolo de su potencial locura.

Es tan extrovertido como cabría esperar. Es parte de su personalidad y el motor que nos ha hecho volver al espacio (comercialmente), el advenimiento de una gran revolución de los vehículos eléctricos y ahora ha tenido que comprar y gestionar Twitter. Sus locuras pondrán de manifiesto hasta qué punto cada uno de nosotros debe seguir su propio camino hacia la verdad en las redes sociales. Mentiras y odio aparte, la plataforma tiene un poder inmensamente positivo. Piensa en lo que esto podría significar para la idea de gobierno corporativo en 2023. ¿Aterrador o emocionante?

3.- Los planes de regreso a la oficina se truncan al darnos cuenta que está en juego un ecosistema económico y ambiental más grande.

Durante dos años y medio la mayoría hemos trabajado desde casa. Ha cambiado nuestra forma de pensar sobre la oficina, la idea de trabajar en espacios colaborativos e incluso del trabajo. El BTO (back to the office) sigue siendo un tema espinoso, pero ha desencadenado ideas totalmente innovadoras como cerrar la oficina durante periodos de tiempo para ahorrar costes energéticos.

No hay más que mirar a PWC en el Reino Unido, que cierra la oficina durante dos semanas en diciembre. De hecho, la pandemia abrió todo un nuevo debate en áreas de pensamiento antiguo que nunca antes se habría producido. Piensa en esto. El viernes es uno de los días en que menos trabajadores acuden a las empresas. Imaginemos que a finales de 2023 las empresas cierran la oficina el viernes y ahorran energía hasta el lunes. Eso podría reducir tres días la factura energética, incluido el fin de semana. También hemos visto amplios experimentos con la idea de semanas laborales de cuatro días en Gran Bretaña. Adivina qué, no hubo pérdida de productividad.

En 2023, el debate sobre la vuelta a la oficina cambia radicalmente con una nueva lógica (la energía), nuevas ideas como los viernes en casa y una semana de cuatro días ideal. Prepárate para una revolución en la forma de concebir el trabajo. Piensa en el trabajo de forma muy diferente en 2023, no solo dentro o fuera de la oficina. La covid ha sacudido las tradiciones mismas de los desplazamientos diarios al trabajo de formas que aún no hemos calculado del todo. Ahora es un objeto en movimiento, por lo que las empresas tienen que moverse hacia donde es probable que esté y estar preparadas para adaptarse e invertir mucho para aprender.

4.- 2023 es el año de la indigestión de nubes, y duele.

¿La nube puede provocar indigestión? Obviamente no, pero los costes de la infraestructura en la nube llegan a ser alarmantemente altos a menos que las empresas hagan las cosas de forma diferente. Es muy caro levantar y sustituir el hardware y la tradición, a menos que se hagan las cosas de forma radicalmente distinta. McKinsey cree que hay un riesgo de 1 TR de dólares si se hace bien. Eso supone el 5% de toda la economía estadounidense. En 2023 habrá suficientes empresas que se indigesten con estos costes como para que tengan que entender realmente por qué están pasando tanto a la nube. La transformación impulsada por la adopción de la nube y no solo la migración de cargas de trabajo será la discusión correcta para C-Suite en 2023. El hardware aún gana si todo lo que deseas es rendimiento de precio.

Las nubes pueden transformar realmente tu negocio si lo haces de la forma correcta en 2023. 2023 marca el final del modelo de cambio y elevación para el éxito de la nube. Las nubes necesitan añadir mucho más para seguir creciendo en importancia.

Todos aceleramos masivamente la migración a las nubes durante los tiempos de covid. Zoom es el mejor ejemplo, pero piensa en la cantidad de su infraestructura de TI que también se destinó allí. La pandemia empujó tanto y tan rápido a la nube que ahora debemos centrarnos en cómo la nube puede mejorar el trabajo o la vida. Ese es el debate para 2023.

5.- La especulación está aquí para quedarse hasta que nosotros, la gente, la detengamos.

Sí, los costes de los contenedores de transporte han bajado de 20.000 a 10.000 dólares, la mitad, al igual que el coste de la madera, en más de dos tercios. ¿Has visto una reducción en su lista de la compra semanal? La respuesta es un no rotundo. Con una inflación del siete coma siete por ciento, hay algo más que realmente está impulsando esto. Los precios de la gasolina siguen una línea de tendencia típica y desigual. Los costes laborales han subido un 15% (o un 7,5% neto con la inflación). Sabemos que el coste medio de los vehículos nuevos ha subido un 10% o más por cuestiones obvias relacionadas con la cadena de suministro.

La sensación es que las empresas y las industrias están obteniendo beneficios, lo que mantiene las presiones inflacionistas para todos nosotros. En algún momento de 2023, cuando la inflación se ralentice, será interesante ver quién empieza a utilizar descuentos en los precios para aumentar su cuota de mercado. Los consumidores verán estas pautas y empezarán a comparar precios, por lo que habrá guerras de precios a finales de 2023. Ya estamos observando una ralentización de las tasas de inflación medidas a mediados de diciembre. ¿Cuándo se reducirá también su factura semanal de alimentos?

En 2023 vivirás muchos momentos en los que te preguntarás: «¿por qué esto sigue siendo tan caro?». La especulación o el miedo a ella también cambiarán las preferencias de marca, así que no te aproveches de una posición de poder de fijación de precios durante demasiado tiempo. La covid nos ha hecho sensibles a la disponibilidad (ahora y todo lo que se envía ahora mismo).

6.- La ‘autosalud’ preventiva supera al sistema de atención monolítico gracias a la tecnología inteligente. Y todo comienza en tu muñeca.

Si usas un Apple Watch, entonces eres uno de los 100 millones que los tenían en 2020 y de los 30 millones sólo en 2021. Dar la hora es mucho más barato que un Apple Watch, lo vital es gestionar la vida a través del reloj. Hay mucho más que relojes Apple. Basta con mirar la muñeca de un amigo, un colega y contar cuántas veces ves un dispositivo de medición digital en ella. Escribí sobre esto en The Digital Helix en 2017: Tus datos personales de vacunación contra la covid-19, ahora en tu muñeca, y cómo puedes medir las métricas clave de tu cuerpo para el seguimiento del ciclo femenino, el sueño y mucho más.

En 2023, la muñeca se convierte en la forma número uno en la que gestionamos nuestra atención médica de forma preventiva. Es un momento vital para nosotros en el que vivimos, medimos, ajustamos y aprendemos y todo está en nuestra muñeca como norma.

En 2023 es más que probable que tu médico mire los datos de tu muñeca más que tu historial médico si algo va mal. La medicina a distancia se convertirá en la norma gracias a la crisis sanitara, que introducirá niveles de control remoto e interacciones con la profesión médica nunca vistos hasta ahora. Empezará con el dispositivo en la muñeca.

7.- En 2023 los EV (vehículos eléctricos) son más viables para los consumidores que para el Gobierno.

A menudo se argumenta que la legislación gubernamental va por detrás del mercado, basta con mirar a Microsoft y las investigaciones del DOJ de los años 90 o las tensiones actuales con los datos personales o las plataformas de medios sociales. Bueno para la industria automotriz y el mandato del gobierno de 2035 y cero unidades de combustión interna, ese es el último ejemplo. Y los consumidores estadounidenses están muy, muy por delante de los gobiernos estadounidenses.

De hecho, para 2025, más de la mitad de los consumidores estadounidenses considerarán un EV para su próximo automóvil. En 2023, el gobierno de EE. UU. necesita acelerar enormemente la infraestructura para que el mandato de 2035 se entregue diez años antes de lo previsto. Se conectarán muchas más estaciones de recarga. Mucha más educación sobre por qué EV es la mejor solución, etc. Prepárate para ver primero un EV en cada anuncio de la Superbowl y, con suerte, en los programas gubernamentales que coincidan. Esto no debería ir tan lento, así que escríbele a tus Senadores

2023 es el año en que el Gobierno de EE.UU. (al menos) se da cuenta de que ha apuntado demasiado bajo en su visión de la transición al VE. Y es una pena. Puede que la covid haya reducido todas nuestras tendencias de conducción, pero también puede que nos haya dado una pausa para pensar en cuál debería ser el futuro de la conducción, en lugar de limitarnos a continuar con el pasado.

Puede que la pandemia sea lo mejor que le haya pasado al futuro de la industria automovilística.

8.- Las economías colectivas de la Unión Europea están en serias dificultades, y tenemos que preguntarnos si el sueño está más herido de lo que pensábamos. (Ucrania, Reino Unido).

El tamaño no basta necesariamente para protegerse de los embates de una tormenta económica. La población de la UE es mayor que la de EE.UU., pero ningún economista predice que se recupere tan rápido como EE.UU. de los problemas económicos a los que nos enfrentamos ahora. Ahora pregúntale a los economistas si al Reino Unido le va a ir mejor que a la UE y la respuesta singular de cualquier economista es no.

Algo va profundamente mal en la UE, y algo va terriblemente mal en el Reino Unido ahora mismo. No hace falta ser un economista profesional para darse cuenta de ello. Tasas de crecimiento mínimas, profundos desafíos inflacionistas, la amenaza constante de huelgas laborales, gobiernos radicales y desastrosos «tipos de cambio» (buenos si eres estadounidense). La UE prometió ser un mercado único en el que la mano de obra, el capital y los productos circulasen con la misma fluidez que en EE.UU., con sólo 75 millones de personas más, impregnado de una historia cultural y una innovación increíblemente ricas. No está cumpliendo bien esta promesa porque es sumamente difícil crear un mercado sin fricciones con lenguas, principios culturales e historias empresariales diferentes.

En 2023, la Unión Europea está gravemente herida desde el punto de vista económico, no sólo por la guerra de Ucrania, sino por su incapacidad continua para utilizar su escala para impulsar el dominio del mercado. El Reino Unido se convierte en una economía perjudicada porque es pequeña y está aislada de otros mercados. La ausencia de fricciones y el tamaño importan. En el Reino Unido retrasó la magnitud de las consecuencias económicas negativas del Brexit. Golpeará al Reino Unido con extrema dureza en 2023.

9.- La diversidad y la inclusión pueden sacar a tu empresa de una recesión económica si se aplican correctamente.

Solía ser un tema muy delicado, porque la falta de él representaba, en el mejor de los casos, un sesgo subconsciente en acción, o en el peor, un desprecio flagrante por el poder económico inherente de la diversidad y la inclusión. Sin embargo, 2023 es, o tiene que ser, un gran año para el impulso, ya que es la norma en toda la organización. Los consejos de administración de las empresas son terriblemente poco diversos y muy poco inclusivos. Entrevisté a una destacada defensora del nuevo modelo de consejo (Colette LaForce) en FORBES. Yo la escucharía si te tomas en serio esta necesidad de diversidad. Vivimos en un mundo increíblemente diverso, basta con mirar a su alrededor. Tu fuerza de trabajo, tus ideas y tu modelo de negocio deben verse iguales o mejores. Piensa en una simple pieza de matemáticas de McKinsey.

“Nuestro análisis de 2019 encuentra que las empresas en el cuartil superior de diversidad de género en los equipos ejecutivos tenían un 25 por ciento más de probabilidades de experimentar una rentabilidad superior al promedio que las empresas similares en el cuarto cuartil. Esto es un aumento del 21 por ciento en 2017 y el 15 por ciento en 2014”.

En un periodo de lento crecimiento económico y presiones sobre los beneficios, el índice D&I puede ser tu arma estratégica número uno si te la tomas en serio a todos los niveles, consejo, dirección, departamentos. No sólo en las personas, sino con ideas, percepciones y perspectivas. En un mundo centrado en el software, esto importará más que nunca, ya que todos somos iguales en cuanto a oportunidades.

2023 será el año en que los ganadores en D&I serán mucho más comunes que infrecuentes. Buscar sus historias en 2023 debería ser más fácil ya que contratamos a distancia. Tu aspecto y tu identidad no deberían ser un factor determinante. La covid nos ha abierto los ojos a lo que deberíamos hacer cuando contratamos.

10.- La siguiente fase de las empresas de IA es con el arte y no con ‘Go’. La IA generativa es el punto de inflexión en 2023.

La promesa de la IA ya existía antes de que Asimov escribiera sobre ella. Se ha visto intrínsecamente como un sustituto del pensamiento humano y de cálculos, simulaciones y acciones complejas, como jugar al ajedrez o al ‘Go’. Ya está aquí, pero ha tardado mucho más de lo que se pensaba, y eso está bien. En las encuestas que he realizado en LinkedIn se reconoce claramente que la era de la inteligencia artificial se nos viene encima como norma cotidiana a menos de tres años (48%). Sin embargo, puede que todos hayamos pasado por alto la clave. La IA visual va a vencer claramente a la IA puramente numérica.

Imagina obras de arte creadas por programas de IA. Echa un vistazo. Ya se han subastado obras de arte de este tipo en Christies (60.000.000 dólares). La IA visual es increíblemente compleja, basta con echar un vistazo a la industria automovilística y al uso de sensores en los coches. La IA generativa nos llevará de una idea interesante (no bien comprendida) a una inspiradora en la que podremos ver el poder creativo de la IA ante nuestros ojos.

2023 será el año en el que la IA generativa hará que la IA sea real para todos nosotros, podremos tocarla, verla e incluso ver cómo se crea. Es muy posible que los bloqueos de la covid nos hayan animado a ver el potencial de la IA de una forma más humana y expresiva. ¿Habría tenido lugar esta época regenerativa de la IA sin él?

11.- Los productos de Tesla fallan, como pasó con IBM. Comienzan a sufrir debido a la gran cantidad de ofertas de vehículos eléctricos de los competidores y las nuevas empresas con su «podemos hacerlo mejor».

Elon no es el centro de estas predicciones para 2023, pero vuelve a aparecer aquí. Soy propietario de un Tesla, pero tengo pasión por viajar por la gran cantidad de nuevos vehículos eléctricos de compañías como Riviana, Ford y su E Mustang, el Porsche Taycan, etc. El Tesla sigue siendo el vehículo eléctrico más vendido con más del 60 %. Seis marcas conforman el siguiente 15 %. El juego está ahora en marcha. Al igual que en el negocio de las PC, donde IBM tenía una participación del 60%, la llegada de Compaq, Dell, etc., cambió rápidamente el dominio de la participación de mercado en tres años.

Para fines de 2023, creo que ya no solo consideraremos a Tesla, sino que también consideraremos otros dos o tres modelos centrados en vehículos eléctricos. Esto ejercerá presión sobre Tesla para que pase el modelo de «adopción temprana» para proteger su dominio accionario. La historia ha demostrado que será mucho más difícil para el líder mantener la participación y el volumen en la próxima generación de autos.

En 2023, predigo que Tesla publicará anuncios competitivos contra otros autos y proveedores de vehículos eléctricos por primera vez. Creo firmemente que los desafíos de la covid con la conducción a la oficina, el aumento de la densidad de software y hardware de los vehículos (haciendo hincapié también en el lado de la oferta) han acelerado el compromiso de las principales empresas automotrices con esta nueva idea generacional. Esto aceleró absolutamente el panorama competitivo contra Tesla.

12.- El metaverso sigue siendo la conocida amante de la que nadie quiere hablar.

¿A alguien le gusta Mark Zuckerberg? La respuesta positiva a esa encuesta instantánea será excepcionalmente baja. Rebautizar Facebook como Meta parece un ejercicio de empaque para proteger a la empresa de la mala reputación que tiene Zuckerberg, pero es más que eso.

Meta es la idea de dos universos que chocan e interactúan. Puede que naciera con Second Life en 2003 (al igual que Facebook no fue una idea original de Zuckerberg). No ha avanzado mucho en casi veinte años, así que ¿por qué 2023 va a ser diferente? Las inversiones de Meta en el Metaverso han sido impresionantes, de miles de millones al año.

La falta de despegue ha sido la falta de aplicaciones impactantes que junten los mundos físico y virtual en valor agregado práctico y/o entretenido. Hemos probado los juegos con resultados mixtos. En 2023, veremos aplicaciones basadas en negocios en gemelos digitales porque la mayoría de las veces estamos fuera de la oficina y necesitamos simular cómo funcionarán la tecnología y los entornos. Gracias a la pandemia por esto. A medida que avanzamos hacia máquinas más inteligentes, necesitamos ver cómo funcionarán (no los humanos) en este nuevo mundo. Estas son las aplicaciones geniales de las que todos experimentaremos los resultados (experiencias de construcción simuladas, máquinas, automóviles, etc.) o seremos parte de ellas.

En 2023 todos podremos ver pequeños puntos de luz sobre por qué el Metaverso es una realidad. Pero aún no es una realidad en prime time. La covid nos ha vuelto hiperadictos a las redes sociales. Puede que Meta haya asumido erróneamente que el nivel de adicción a las redes sociales durante el confinamiento era una rampa de acceso rápido al Metaverso.

13.- De alguna manera agradecemos a Kanye West que nos enseñara que las celebridades son tan peligrosas como las criptomonedas.

No se encuentra bien y se le ha recetado medicación para ayudarle. Pero nuestra constante atención a su exagerada autopromoción nos dice más sobre el extraño equilibrio entre la celebridad y la marca. Los profesionales del marketing van a alejarse cada vez más de estos valores atípicos, ya que los inconvenientes son más rápidos y peores que la larga cola de la bondad. Los deportistas y las celebridades también lo entienden y la idea de que puedes separar tus perspectivas personales de tu posición comercial se vuelve algo insostenible.

Que se lo pregunten también a JK Rowling. En un mundo en el que los periodos de atención son cada vez menores y en el que existe una fascinación por el poder de conmoción de las celebridades, reconocemos que ciertos tipos de celebridades y apoyos de celebridades no son apropiados. En 2023 esto se verá amplificado por una extraña tensión entre nuestro deseo inherente de observar e incluso comentar a los famosos (personas y marcas) y una respuesta cada vez más quirúrgica cuando esa búsqueda de la fama se estrella y se quema. Si no que se lo pregunten a Adidas y Kayne.

Esperemos que 2023 sea el año en que los responsables de marketing y los directores de marketing reflexionen mucho más sobre la forma en que utilizan y alimentan las marcas de famosos y sobre lo que podría costarles si todo sale mal, increíblemente rápido. Vivimos en un mundo obsesionado con las celebridades, mientras que antes eran 15 minutos de fama para la élite, ahora son 15 segundos de fama para cualquiera que esté dispuesto a hacer lo impensable.

14.- La tecnología industrial supera a la tecnología de consumo como factor de cambio en la economía mundial.

PwC calcula que el setenta por ciento del crecimiento del PIB entre 2020 y 2030 procederá de la economía de las máquinas (IA, the edge, máquinas inteligentes que aprenden y se ajustan). Para 2025, el ochenta y cinco por ciento de las personas que trabajen en la industria manufacturera tendrán un co-bot como compañero de trabajo.

Esto significa que si tu empresa va a aumentar sus ingresos en los próximos diez años, más le vale que se centre en la tecnología inteligente. Nada sustituirá a esto como motor de crecimiento. Piensa en la automoción con vehículos eléctricos, el reparto autónomo, las redes 5G, las cirugías asistidas por micro-robótica, los cocineros de restaurantes automatizados, las redes de energía alimentadas por turbinas eólicas, los drones semiautónomos, los trenes de camiones con un solo conductor que suben y bajan por la M4 en el Reino Unido, incluso los sistemas de calefacción, ventilación y aire acondicionado de edificios autorreparables y los robots asesinos (es una broma). La lista es interminable porque cada vez vemos más posibilidades de que las máquinas mejoren y cambien la propia naturaleza del trabajo y los productos o servicios mediante la aplicación de datos en tiempo real.

En 2023, si no has incluído una revisión tecnológica inteligente de las posibilidades, estarás ignorando el motor que impulsará el 70% del PIB mundial en 2030. Se calcula que en Estados Unidos habrá 7.000 millones de dólares en 2030. Sistemas autónomos que hacen más trabajo sin que los humanos estén en riesgo (infección) o sean necesarios (escasez de mano de obra).

15.- Los ‘Boomers’ ya se acabaron, OK.

Los ‘Boomers’ hemos terminado. Sí, seguimos vivos, pero ahora estamos jubilados en su mayoría. Alcanzamos el punto de inflexión de la dominación en 2020 y ha sido un rápido descenso desde entonces. La Generación X, los Millennials y la Generación Y son el presente y el futuro de muchas de las decisiones más importantes que se toman para la sociedad, cómo trabajamos, pensamos sobre el planeta, nuestra política, alimentación, modelos financieros, deportes, entretenimiento, etc.

En 2023 los políticos inteligentes, los vendedores y las organizaciones benéficas se dirigen a los grupos sociales más jóvenes posibles para dirigirlos y moldearlos durante los próximos diez años. Los ‘Boomers’ han hecho su trabajo aquí con críticas mixtas, obviamente. Es hora de retirarse con elegancia en 2023 y dejar que las generaciones más jóvenes tomen el relevo. Son digitales primero, la diversidad es la norma. Una mano de obra numerosa y mayoritariamente joven ha experimentado una realidad laboral radicalmente distinta a medida que el mundo cambiaba a su alrededor. Sus expectativas sobre cómo habrá que comprar edificios, qué aspecto tiene un gran servicio y cómo viven un estilo de vida casi fluido (alquiler o suscripciones) va a cambiar el mundo que nos rodea. La covid fue un acelerador vibrante de todo esto.

16.- La seguridad cibernética se convierte en la prioridad de nivel uno para la suite C que se merece.

La ciberseguridad no es una preocupación nueva. Este año va a ser muy diferente, porque estamos en medio de una tormenta perfecta. Cada vez se presta más atención a los datos o a los modelos de negocio digitales en los que los datos y su protección en movimiento son esenciales para la supervivencia, por no hablar del éxito.

Desde los historiales de los hospitales hasta los vehículos autónomos y los dispositivos periféricos. La capacidad de proteger esos datos mientras funcionan va a ser esencial. Vivimos en un entorno cada vez más amenazado por los ataques a infraestructuras clave como los sistemas eléctricos. No hay más que ver los casos recientes en el noroeste de Estados Unidos. Ya no se trata de anomalías. Por último, el panorama mundial es probablemente más aterrador de lo que ha sido en mucho tiempo, desde Ucrania a Corea del Norte. En la defensa de Estados Unidos se entremezclan cada vez más las inversiones tradicionales en equipos y la ciberdefensa.

En 2023, todos los directores ejecutivos preguntarán y exigirán constantemente respuestas sobre sus superficies de amenazas (físicas, digitales), no solo de forma planificada, sino cada vez que se informe una historia. Prepárate para tener esto como un determinante clave del éxito de una estrategia de nube, tu estrategia de transformación digital e incluso cómo puedes contratar y retener a los miembros del equipo de alto rendimiento. La pandemia nos hizo vivir nuestras vidas en línea. Nuestra sensibilidad a las amenazas en ese mundo virtual creció rápidamente. Nuestras vidas en línea son más vulnerables que nunca. Entonces, la pregunta más importante que debe hacerse aquí es: ¿Cuánto valen tus datos?

17.- Las mujeres crecen y cambian la industria: Del escenario al estudio, y del autobús de la gira al servicio de venta de entradas.

Pregunta a cualquier persona de cualquier edad o condición social cuál es su canción favorita de Taylor Swift. Te reto a que encuentres a alguien que no tenga una. Ese es el signo definitivo de influencia y zeitgeist. Sin embargo, las artistas femeninas apenas representan uno de cada cuatro artistas. Las mujeres son menos del tres por ciento de los productores y apenas una de cada ocho compositoras.

Esto es intrínsecamente ilógico (como la industria cinematográfica), y tiene que cambiar. ¿Por qué 2023 va a ser diferente gracias a Taylor Swift? Ella está redefiniendo la forma en que la industria gana dinero (giras masivamente sobrecontratadas, dominio instantáneo de las descargas, sólo superada por los Beatles en términos de dominio de las listas de una sola vez), un increíble nivel de producción en un corto período, incluso durante la pandemia.

En 2023 reconocemos que, para equilibrar correctamente la industria, las artistas se convierten en expertas de múltiples capas (colaboración, regrabaciones, giras por carretera, nuevos álbumes). La industria musical ve el cambio en relámpagos como Swift, Beyonce, Rihanna, banco en 1995 la gira «Lilith Fair» hizo mucho de lo mismo también.

Btw: Mi canción favorita de Swift es Anti Hero.

2023 es el año en que esto se convierte en algo más que una conversación abstracta. Trabajar desde casa aumentó nuestro aprecio (en todos los grupos de edad) por artistas como Taylor Swift y cambió nuestro tono cuando se trataba de medios de entretenimiento. Revitalizó el vinilo, casi acabó con Hollywood, permitió que las Kardashian llegaran a lo más alto de la telerrealidad y nos ayudó a darnos cuenta de que Richard Serra tenía razón cuando decía que somos el producto de la televisión y no al revés.

18.- En Deportes: ESPN, el contenido de OCHO finalmente se convierte en la corriente principal y ofrece todos los deportes exóticos posibles.

Pickleball es uno de los juegos exóticos que más estamos viendo. A medida que todos salimos de los efectos de una pandemia con covid y las ideas creativas que todos tuvimos que implementar para hacer ejercicio (tenis de mesa, clases de video, caminar), algunas de estas actividades continuarán y crecerán. Esa es la esencia de Pickleball (bajo costo, fácil de hacer, pequeños grupos de personas) y un mayor enfoque en la participación activa. Escucha a los campeones de EE. UU. hablando de esto aquí.

A medida que nos alejamos de las ideas de normalidad anteriores a la pandemia, sería una tontería suponer que la forma en que participamos en el deporte no cambiará también.

En 2023 veremos cómo lo que antes eran deportes exóticos se convierten en ideas de ejercicio muy aceptadas. La covid fue un momento para hacer más ejercicio desde casa. Aunque es evidente que la empresa Peloton malinterpretó los cambios a largo plazo, es muy posible que la pandemia haya abierto nuevas vías de ejercicio y deporte que antes no se habrían producido con tanta magnitud.

19.- En una repetición de la guerra de Crimea de 1853, el clima se convierte en una táctica de guerra y fuerza la mano de Occidente.

La visita del presidente ucraniano a Estados Unidos en Navidad se ha comparado con la de Winston Churchill el 22 de diciembre de 1941. Todas las guerras y conflictos son increíblemente dolorosos de ver y además están llenos de simbolismo. La pérdida de vidas sin sentido y la destrucción de infraestructuras sociales deberían servir de lección para no repetirlas.

Lo que empezó a principios de 2022 y se ha prolongado durante un verano y un otoño suaves está a punto de redefinirse por el clima del invierno. A mediados del siglo XIX, los británicos y el entonces Imperio Ruso se enzarzaron en una terrible guerra de trincheras cargada de barro en invierno. Todo (literalmente) se congelaba. A medida que nos adentramos en el nuevo año, el mismo temor ronda nuestras mentes. Mientras que la tecnología está definiendo actualmente los actos de reequilibrio en la guerra, los drones en particular, las brutales condiciones invernales también van a redefinir la naturaleza del conflicto, siendo los ataques a infraestructuras energéticas de misión crítica uno de ellos y la privación generalizada de energía y calor para grandes porciones de la población ucraniana.

En 2023 Occidente tendrá que decidir cómo quiere proteger la democracia en Ucrania porque el invierno podría extenderse hasta abril y mayo de 2023. Si Occidente no da un paso al frente para ayudar a Ucrania, los constantes ataques con cohetes podrían paralizar el país. Hay un inmenso capital intelectual en Ucrania que necesita protección y cuidados. Escuche aquí mi podcast sobre la reconstrucción de Ucrania.

20.- Bienvenidos a los nuevos mercados laborales volátiles: A escala mundial, cada uno de nosotros necesita un agente deportivo muy astuto.

Scott Boras es un hombre odiado por los directores generales y propietarios de franquicias deportivas en Estados Unidos. Hay agentes similares en el fútbol europeo, como Jorge Mendes. Tienen algo en común. Aunque nos peleemos por la idea de que un deporte se llame fútbol o soccer. Ganan sumas de dinero increíblemente altas para sus atletas porque saben cuándo, dónde y cómo aprovechar mejor la oportunidad del mercado. (Mientras se escribía esto, Mendes consiguió un nuevo contrato de 75 millones de dólares anuales para Christiano Ronaldo, porque conocía el mercado).

Imagínate que cada uno de nosotros tuviera un Scot Boras o un Jose Mendes. Es una idea apasionante (por muchas razones), pero también representa la idea de los nuevos mercados laborales de que los empleados y los solicitantes de empleo tienen inmensamente más poder que nunca si saben aprovechar la oportunidad adecuada de la forma adecuada para obtener los mejores beneficios personales posibles. La pandemia, el trabajo a distancia, la creciente presión de las necesidades laborales que superan nuestra capacidad para automatizar tareas han convergido para crear todo un nuevo empoderamiento de la mano de obra.

En 2023, el imperativo de la cultura, la atención y una experiencia laboral conectada para retener, deleitar y atraer al capital humano se convierte en una norma, no en una excepción. Al igual que los atletas, las personas con talento y demanda tendrán más posibilidades que nunca de ver, oír y experimentar (LinkedIn) su valor potencial. Los grilletes de no poder probar el mercado habrán caído gracias a los puntos de inflexión de un mundo post-covid.

21.- Te conviertes en lo que comes. De verdad.

Dentro de poco, la diabetes tipo II será una de las tres principales causas de mortalidad en el mundo. Está en la misma liga que el cáncer y las cardiopatías. No es una enfermedad exclusiva del mundo occidental. La padecerán más ciudadanos en China e India que la población total de Estados Unidos, y multiplícalo por uno y medio.

Es una enfermedad dolorosa, omnipresente y bien comprendida, pero su incidencia y distribución y, francamente, su solución está en manos de cada uno de nosotros. La pandemia amplificó las preocupaciones alimentarias en Estados Unidos. El encarecimiento de los alimentos empeorará la situación. Es posible que el periodo haya acelerado la crisis alimentaria, pero el aumento de la riqueza en todo el mundo ha cambiado radicalmente la dieta hacia alimentos que alimentan la diabetes de tipo II (carne, lácteos, azúcares).

En Occidente, más del 20% de los mayores de 70 años padecen diabetes tipo II. A medida que envejecemos, esto se va a convertir un asesino oculto. En 2023 reconoceremos finalmente que necesitamos cambiar lo que ponemos en nuestros cuerpos o hay una alta probabilidad de que se reduzca nuestra esperanza de vida. Prepárate para ver toda una nueva serie de anuncios médicos en la televisión, revisión de las tasas de seguros de vida y la industria médica (tu médico) comprobar esto. En 2002 se gastaron 15.600 millones de dólares en sistemas de medición de la diabetes. Y la tasa de crecimiento anual es superior al 8%. Se trata de una industria en crecimiento por todas las razones equivocadas.

22.- China se queda quieta y callada, mientras el mundo empieza a desdeñarla tanto económica como culturalmente.

Simplemente no sabemos cómo funcionarán las relaciones económicas comerciales con China en 2023. Durante más de veinticinco años, el camino de China hacia un duopolio económico con Estados Unidos nunca estuvo en duda. Las tasas de crecimiento anuales eran asombrosas y transmitían constantemente una sensación de impulso imparable para China. Es muy posible que la pandemia haya frenado esa tendencia y haya hecho reflexionar al mundo sobre la necesidad colectiva de gestionar sus propias cadenas de suministro, capacidades de fabricación y dependencias, especialmente con nuestra creciente atención a los semiconductores como cerebros inteligentes de gran parte de lo que consumimos.

En China, la mayor economía automovilística del mundo, se están produciendo cantidades increíbles de innovación, pero podría impedirse que se extendiera por todo el planeta a menos que encontremos un intercambio comercial fluido y bidireccional.

2023 es un año fundamental para China, su economía, y las matizadas relaciones con las economías de todo el mundo van a ser objeto de constante vigilancia a todos los niveles. La UE y otras geografías se sentirán mucho más capacitadas para decir «podemos hacerlo aquí también, o en otro lugar». India puede ser el país que más se beneficie de este cambio, al igual que el medio oeste de EE.UU. Puedes obtener más información al respecto en mi conversación con JP Nauseef. El comercio debe ser bidireccional, porque así todos saldremos ganando.

23.- Los Dallas Cowboys por fin ganan la Super Bowl, ¡por fin!

Golpean fuerte, se mueven rápido y vuelan. Se parecen mucho a otras defensas de Dan Quinn que empezaron en Seattle. En una época en la que el ataque es la esencia de la NFL, una gran defensa que sea hiperagresiva es un placer de ver. He elegido esta última porque, al ir ligeramente en contra de la tendencia general, en este caso el enfoque ofensivo de la liga debería dar sus frutos.

Lo mismo nos ocurrirá a todos en 2023. Ir ligeramente en contra de las tendencias es lo que hará que tengamos éxito en un 2023 potencialmente volátil. No hacer nada o tratar de absorberlo todo hasta que pase 2023 no hará que tengas un buen año.

Para terminar:
La empresa Quantumrm publicó 422 predicciones para 2023. En estas veintitrés me he sentido insuficiente. Sin embargo, ilustra las enormes posibilidades que tiene el próximo año. En parte causadas por un gran cambio en los patrones económicos que nos rodean (de globalización, cambios generacionales).

En 2023 todo saltará por los aires, desde el hogar al trabajo, pasando por los viajes y mucho más. Las posibilidades son infinitas debido a todas estas fuerzas y a cómo podrían empezar a trabajar juntas. La idea de preguntarse permanentemente: ¿y si…? será la evolución normal de 2023.

Veamos qué nos deparan las ideas de 2023.