En lugar de lidiar contra las multitudes de personas que en el Black Friday hacen sus compras navideñas este año, Dan, un analista de datos de 46 años en Buffalo, Nueva York, no sale de su sótano. Todo el año ha estado recibiendo cosas gratis de Amazon, adquiridas por un bot que maneja desde su ordenador y las deja diariamente en su entrada. Es una mezcla de merchandising aleatorio: aspiradoras inalámbricas, drones, máquinas de hacer granizado, flotadores de piscina con forma de sirena, guirnaldas de luces que funcionan con energía solar, fundas de almohadas de satén, camas para perros, fundas para móviles con estampado de vacas, adornos navideños, pastillas de colágeno, suéteres de cuello alto y mantas con estampados de leyendas: «La mejor madre del mundo».

“Hay de todo. Lo que sea”, dijo Dan, quien comenzó a experimentar con bots durante los primeros días de la pandemia para poder tener en sus manos una PlayStation 5. Ahora usa los llamados freebie bots o ‘bots gratuitos’ para recoger automáticamente cosas que están en la lista gratis en Amazon, a veces por accidente.

Esto es un reflejo de nuestros tiempos. Los compradores expertos en tecnología recurren cada vez más a los ‘bots gratuitos’, cuya popularidad ha aumentado en el último año. Estos expertos exploran Internet en busca de productos que los minoristas enumeran de forma gratuita o con grandes descuentos. A veces, un minorista ofrece accidentalmente un código de descuento del 100% de descuento.

Los minoristas han aumentado significativamente sus descuentos en los últimos meses en un esfuerzo por deshacerse del exceso de inventario, ofreciendo grandes rebajas en los ‘favoritos de la era de la pandemia’, como ropa de casa, artículos para el hogar y productos electrónicos. Algunas marcas, particularmente aquellas que venden en Amazon y pagan una tarifa por el almacenamiento en los almacenes de la compañía, han decidido que tiene más sentido financiero simplemente regalar inventario.

“Están regalando los productos aún con pérdidas que implica porque en realidad no tienen otra opción”, explicó William Rogers, de 24 años, un desarrollador de software que creó un ‘bot gratuito’, llamado Nova, este verano para ayudar a los compradores a aprovechar esta nueva tendencia.

Las tarifas de Nova: 50 dólares por adelantado y 25 dólares cada mes. Los usuarios pueden establecer sus propios parámetros. La gran mayoría opta por recibir solo artículos que son verdaderamente gratuitos. Algunos optan por recibir productos rebajados en un 80%, con los que pueden acceder, por ejemplo, con un monto máximo de 10 dólares.

“Con la llegada de la temporada navideña, creo que un gran punto y atractivo de venta es que obtienes obsequios”, dijo Noah Hirschfield, de 22 años, ingeniero de software en Nova. Muchos usuarios informaron haber recibido drones y aspiradoras inalámbricas gratis. Casi 900 chalecos salvavidas para perros llegaron a las puertas de los usuarios. 

Por otra parte, Rogers recibió recientemente algunas luces navideñas que le dio a sus amigos mientras colocaban las decoraciones decembrinas, además, también recibió algunos atuendos que son perfectos para el perro bulldog francés de su hermana.

Se espera que el uso de ‘bots gratuitos’ aumente durante las ventas del Black Friday, asegura Cyril Noel-Tagoe, investigador de seguridad de la compañía de ciberseguridad Netacea. Algunos se darán la vuelta y tratarán de revender los artículos por un poco más de lo que en realidad valen, explicó.

“Los usuarios nunca están muy seguros de los productos que obtendrán, solo saben que los obtendrán baratos”, dijo.

En el sótano de Dan, en Buffalo, hay un montón de productos que se convertirán en regalos para su familia y amigos, como coches a control remoto, bloques de construcción y tarjetas electrónicas para sus sobrinos. Un gorro de invierno con cascos incorporados le sirvió como un autoregalo de Navidad anticipado que ya lució afuera, en la primera gran nevada del año.

Dan tampoco cree poder regalar los 30 chalecos salvavidas para perros que ha acumulado, por lo que piensa pasar por un centro acuático para perros cercano a su casa y ver si puede cambiarlos por tiempo de natación para su perro, un pastor belga malinois. .

No se atreverá a darle ninguna de las joyas, ropa o zapatos a su esposa, le dijo a FORBES entre risas. «Ella ya lo sabe».