El hashtag #BoycottTampax ha sido tendencia este martes en Twitter Estados Unidos después de que la empresa de productos menstruales hiciera una broma sobre estar «dentro» de sus usuarias, con algunos acusando a la marca de «sexualizar» a quienes tienen la menstruación, y otros expresando su enfado con la empresa por usar pronombres neutros de género en su post.

Tampax tuiteó el lunes: «Estás en sus DMs. Nosotras estamos en ellos. No somos lo mismo».

La empresa siguió el post con «se negó a que twitter se cerrara antes de compartir este tuit».

Más de 8.000 tuits habían sido enviados usando el hashtag, dijo Twitter, mientras se situaba entre los trending topics del país.

Gizmodo publicó un artículo en el que criticaba a la empresa por el post diciendo: «Sexualiza los cuerpos de las personas que menstrúan –la mayoría empieza a los doce años, pero algunas tienen la regla cuando tienen tan sólo ocho– y hace una broma dirigida a los hombres a costa de ellas».

Algunos usuarios criticaron a la empresa por no referirse directamente a las mujeres en su post mediante el uso de pronombres inclusivos de género, y otros se burlaron de la empresa por ser inclusiva en una publicación ofensiva.

Otros usuarios afirmaron que quienes consideraron que la publicación era misógina o contraria a las mujeres son TERFS –feministas radicales excluyentes– o quienes expresan su transfobia con el pretexto de apoyar a las mujeres.

FORBES se ha puesto en contacto con Proctor & Gamble, la empresa matriz de Tampax, para pedirle un comentario.

#BoycottTampax

El hashtag #BoycottTampax surge cuando más empresas han sido atacadas por utilizar un lenguaje inclusivo o alinearse con portavoces trans.

El mes pasado, la tienda de cosméticos Ulta Beauty presentó al popular creador de TikTok, Dylan Mulvaney, que es trans, en su podcast. El hashtag #BoycottUlta fue tendencia en respuesta. Sin embargo, no está claro si las llamadas tuvieron algún impacto en las ventas de Ulta.

Por su parte, la firma de belleza Estée Lauder también se ha enfrentado a llamadas para boicotear a la marca después de que presentara a un empleado trans en una campaña.