Para algunos, el éxito en el trabajo parece difícil de alcanzar. Pero no tiene por qué ser así. La investigación de VitalSmarts confirma que podemos dejar de anhelar el éxito y empezar a crearlo. Según un estudio realizado a más de 1.800 empleados, el factor más importante que conduce al éxito profesional no es la suerte, el talento natural o incluso la toma de decisiones, sino los hábitos. Los comportamientos cotidianos triunfan sobre todo lo demás cuando se trata de influir en el logro. De hecho, los encuestados atribuyen casi el 46% de su éxito en el trabajo a tener los hábitos adecuados. Lo más sorprendente es que muchas de las rutinas que la gente atribuye a su éxito son increíblemente sencillas.

Así que en lugar de asumir que no eres tan talentoso como tus colegas, puedes empezar a tomar medidas. Si te has comprometido a tener más éxito en el trabajo, estos cinco hábitos te llevarán por el buen camino.

Eliminar las distracciones

Tanto si trabajas desde casa como en una oficina, es fácil distraerse. Si aprendes a eliminar las interrupciones, podrás completar tus tareas con más atención y en menos tiempo. Una técnica de productividad, a veces llamada eating the frog (comerse la rana), consiste en identificar una tarea crucial del día y hacerla primero. El correo electrónico es otra distracción notoria. Tener el mail abierto todo el día es como si alguien le llamara por teléfono cada dos minutos o tuviera un cartero en la puerta cada cinco minutos. En lugar de eso, revisa tu correo electrónico en momentos determinados durante la jornada, incluso prográmalo en tu calendario.

Establecer límites saludables

Uno de los hábitos más impactantes para lograr un trabajo profundo es bloquear tiempo en tu calendario. Ese enfoque le facilitará cambiar de marcha y concentrarse en el proyecto en cuestión. Otra forma de establecer límites saludables en el trabajo es aprender a decir que no. Empieza por elegir algunas situaciones fáciles y de bajo riesgo para practicar el no. Por ejemplo, di que no cuando la camarera te ofrezca el postre o al vendedor ambulante que te ofrece algo para comprar. Entra en una habitación a solas y di no en voz alta varias veces. Parece una locura, pero ayuda a desarrollar el músculo del «no».

Tener aliados

Establecer relaciones también puede ayudarte a tener más éxito en el trabajo. Conozca al equipo directivo y a personas de otros departamentos. Busca mentores que puedan ofrecerte nuevas perspectivas. Saber que tienes a alguien de tu lado puede reforzar tu resistencia y aumentar la confianza. Los aliados dentro de la organización pueden aconsejar y actuar como valiosas cajas de resonancia. Además, cuando llegue el momento de recomendar a personas para un ascenso, serás un candidato más viable.

Perfeccionar la capacidad de escucha

Escuchar es una habilidad de comunicación fundamental que a menudo se pasa por alto en el lugar de trabajo. En un estudio realizado en 2020 por Emtrain, uno de cada diez empleados afirma que no confía en que sus jefes le escuchen si presenta una queja. Como resultado, los empleados no se sienten apoyados, lo que repercute en su productividad y rendimiento. Además, el 31% de los encuestados afirma que sus líderes carecen de empatía y no muestran interés por sus subordinados directos. Para tener más éxito en el trabajo, practique la escucha activa. Una forma de hacerlo es prestar atención al lenguaje corporal y a otras señales no verbales. Este enfoque no sólo establece la confianza, sino que también da un buen ejemplo y te ayuda a tomar mejores decisiones.

Registrar y comunicar logros

Cuando miras tu currículum y tu perfil de LinkedIn, ¿parece una lista de tareas de trabajo? En lugar de ello, registre y comunique sus logros de forma continua. Para tener más éxito en el trabajo, céntrate en resultados cuantificables para destacar. Algunos ejemplos podrían ser:

Número de personas que has contratado o dirigido
Número de unidades vendidas
Número de clientes atendidos
Porcentajes de mejora de los procesos
Cómo se clasifica en el rendimiento
Aumento de la cuota de mercado
Cantidad de dinero que ha ahorrado
Presupuestos monetarios que ha gestionado
Premios que ha ganado

Incluso si no puedes ser tan preciso, considera la posibilidad de utilizar descriptores menos específicos como «mejor» o «más alto» para ilustrar tus logros.

Tanto si trabajas en una gran empresa como en una pequeña startup, los buenos hábitos de trabajo te ayudan a destacar entre la multitud. Intenta desarrollar uno o dos de ellos primero y comprueba cómo va. Además, no olvides recompensarte a lo largo del camino. Con constancia y una sólida ética de trabajo, podrás avanzar profesionalmente mucho más rápido.