Vladimir Putin, presidente de Rusia. (Foto: Kremlin Press Service / Handout / Anadolu Agency / Getty Images)

Cuando Vladimir Putin lanzó una invasión de Ucrania hace dos meses, los observadores occidentales se horrorizaron ante lo que parecía ser un resurgimiento del expansionismo ruso (a menudo denominado revanchismo).

Ocho semanas después, el panorama parece diferente. Los planes de Moscú para una ocupación rápida se han derrumbado, para ser sustituidos por una guerra de desgaste que empieza a parecerse a un atolladero.

Los que pensábamos que Putin sería demasiado inteligente para emprender una campaña de este tipo estábamos obviamente equivocados, aunque nuestras predicciones sobre lo que saldría mal se han validado en gran medida.

Así que tal vez ha llegado el momento de una reevaluación más amplia de la situación actual de la Rusia de Putin, y de considerar la posibilidad de que, en lugar de estar resurgiendo, se encuentre en un estado avanzado de decadencia, el tipo de decadencia que hace que sus líderes arremetan de la forma en que Lenin predijo que lo haría el capitalismo en su agonía.

En otras palabras, la campaña de Ucrania puede señalar el último suspiro de la era Putin, a medida que la realidad se acerca a las pretensiones de un dictador aislado.

Si dejamos de ver a Rusia como un competidor «cercano» y miramos de cerca las condiciones allí, lo que se ve es un país débil y corrupto que no tiene ninguna pretensión real de ser una superpotencia más allá del arsenal nuclear heredado de su pasado soviético.

He aquí cinco señales de que lo que podemos estar presenciando no es un nuevo capítulo en el reinado de Putin, sino el último.

El rendimiento militar ruso ha sido abismalmente malo. Todas las facetas de la actuación militar de Rusia en Ucrania han desmentido la noción de que es un rival cercano a Estados Unidos. Sus tropas están mal entrenadas y carecen de iniciativa. Su inteligencia es defectuosa. Su equipamiento es frágil y está mal mantenido. Sus líderes militares carecen de la agilidad necesaria para adaptarse a las condiciones cambiantes.

Parece que la corrupción que impregna la sociedad rusa ha infectado a sus militares, provocando la erosión de los estándares y la moral. Este tipo de decadencia es habitual en los estados autoritarios en los que se valora la lealtad por encima de la iniciativa y se desalienta cualquier tipo de disensión. Fomenta una cultura de mediocridad entre los combatientes.

La economía rusa tenía problemas incluso antes de las sanciones. La economía rusa funcionó bien durante los primeros años del gobierno de Putin, mientras se recuperaba del colapso de la Unión Soviética. En los últimos tiempos, se ha tambaleado mucho. Desde que Putin reasumió la presidencia en 2012, su tasa de crecimiento anual ha sido de sólo un 1,35% de media, por lo que el país sigue firmemente anclado en las filas de las naciones de ingresos medios.

Las exportaciones del país se concentran en gran medida en los combustibles fósiles, en un momento en el que el mundo está cambiando a las energías renovables. A pesar de los esfuerzos por fomentar una industria tecnológica autóctona, Rusia no es competitiva en tecnología avanzada fuera del sector aeroespacial, y debe importar muchos artículos, como los microchips. El PIB per cápita del país sólo ocupa el puesto 55 del mundo en paridad de poder adquisitivo y es probable que disminuya a medida que las sanciones económicas hagan mella.

Rusia tiene una de las peores tendencias demográficas del mundo industrializado. Si el PIB per cápita de Rusia es inferior, su esperanza de vida es mucho peor. El World Factbook de la CIA la sitúa en el puesto 156 de 226 países, con una media de 72,4 años (justo por debajo de Moldavia). La mayoría de los países industrializados, incluido Estados Unidos, tienen una media de longevidad de entre 80 y 100 años.

La población rusa está disminuyendo en parte debido a una tasa de fertilidad de 1,8 hijos por mujer, muy por debajo del nivel de 2,1 necesario para estabilizar la población. Aunque muchos países europeos tienen tasas de fertilidad más bajas, suelen estar más desarrollados que Rusia. Al igual que Estados Unidos, Rusia se ha beneficiado de la inmigración para mantener sus niveles de población, pero esto ha disminuido debido a la falta de oportunidades económicas.

La generación más joven de Rusia está alienada y cada vez más inclinada a emigrar. Vladimir Putin es un hombre del pasado. Al parecer, no utiliza Internet ni posee un teléfono inteligente. Como es de esperar, esto le aleja de los elementos más jóvenes de la población rusa, que dependen en gran medida de las redes sociales. Los jóvenes han participado de forma desproporcionada en las protestas contra la guerra de Ucrania, y el Estado se dedica activamente a intentar reprimir la disensión entre los jóvenes.

La guerra en Ucrania ha aumentado enormemente el ritmo al que los rusos abandonan su país. La agencia de noticias alemana DW informa de que cientos de miles de rusos han emigrado desde que comenzó la guerra, constituyendo «el mayor éxodo desde la Revolución de Octubre». Los emigrantes suelen provenir del mundo académico, de la tecnología y de otros campos del conocimiento, lo que significa que el éxodo en curso supone una importante fuga de cerebros. Muchos son jóvenes.

La variopinta colección de estados clientes de Rusia es un lastre para los recursos del gobierno. El enfoque de Moscú sobre su seguridad es similar al colonialismo. Sostiene una colección de Estados clientes que se clasifican en dos categorías: dictaduras adyacentes que formaron parte de la Unión Soviética y regímenes autoritarios más distantes, como Cuba y Siria. Todas estas relaciones le cuestan dinero a Rusia, sobre todo en lo que se refiere a apuntalar a sus tambaleantes líderes.

Por ejemplo, poco antes de la invasión de Ucrania, Moscú envió tropas a Kazajistán para ayudar al dictador local a reprimir las manifestaciones populares. Kazajstán tiene niveles épicos de corrupción y un largo historial de elecciones injustas. Lo mismo ocurre con Bielorrusia, que Rusia debe reforzar periódicamente para mantener al presidente Alexander Lukashenko en el poder. Sean cuales sean los beneficios en materia de seguridad de estas relaciones, contribuyen poco o nada a la economía de Rusia.

Estos lazos se parecen poco a las alianzas como la OTAN, donde la participación es voluntaria y los líderes son elegidos democráticamente. Son emblemáticos de la debilidad que impregna todos los aspectos del Estado ruso.

La noción de que Rusia es un país cercano a Estados Unidos en cualquier aspecto, salvo la posesión de un considerable arsenal nuclear, parece tener poca base en la realidad. Incluso sin los constantes rumores sobre el deterioro de la salud de Putin, es difícil creer que el tambaleante edificio que preside vaya a durar mucho más.

Lanzar una guerra en Ucrania ciertamente no va a ayudar.