Pablo Isla, presidente de Inditex. (Foto: Inditex)
Pablo Isla, presidente de Inditex. (Foto: Inditex)

El presidente de Inditex, Pablo Isla, cobrará 23 millones de euros por su salida del grupo textil fundado por Amancio Ortega, que se materializará el próximo uno de abril, cuando Marta Ortega asumirá la presidencia de la compañía, en la que Óscar García Maceiras ocupa ya el puesto de consejero delegado desde el pasado mes de noviembre, fecha en la que se anunciaron los cambios en la cúpula.

De esta cantidad, 19,74 millones de euros corresponden a la contraprestación de su obligación de no competencia post-contractual, en el caso de que la novación del contrato sea aprobada por la junta general de accionistas, recoge Europa Press.

A esta cantidad se suman otros 3,25 millones de euros en concepto de indemnización por terminación de la relación contractual, un importe bruto equivalente a una anualidad de su retribución fija establecida para el año en curso. Esta cantidad se abonará en el plazo de los quince días siguientes a la fecha de extinción de su contrato, es decir, entre el 1 y el 15 de abril de este año.

Contrato «desfasado»

La Comisión de Retribuciones de Inditex analizó las condiciones del contrato de Isla y llegó a la conclusión de que tanto la actual compensación como el ámbito de la obligación de no competencia acordados al incorporarse a la compañía en 2005, invariados desde entonces, se encuentran «desfasados».

En concreto, a través de su contrato, Isla se comprometía a no realizar actividades concurrentes con las de Inditex o cualquier otra empresa del grupo durante un plazo de dos años, a contar desde la extinción de su relación contractual.

«Un análisis en profundidad de las actuales condiciones del sector permiten concluir que las condiciones del mismo deben actualizarse teniendo en cuenta muy especialmente la transformación del negocio retail en el sector de la moda, particularmente en lo que se refiere a la irrupción de la actividad online, la aplicación de la tecnología a la relación con los clientes, así como la incorporación de una nueva tipología de competidores como son los denominados market places y la experiencia adquirida por Isla en este sector, que puede resultar extremadamente valiosa y atractiva para cualquier empresa competidora», según el informe anual de retribuciones que la firma gallega ha remitido este miércoles a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) recogido por la agencia de noticias.

El presidente de Inditex percibió una retribución total de 12,44 millones de euros en el último ejercicio al frente de la compañía, de los que 9,98 millones de euros fueron como retribución en metálico y 2,45 millones de euros como instrumentos financieros consolidados.

«No me voy a retirar, evidentemente»

En la rueda de prensa de resultados, Isla ha asegurado que no se va a retirar tras su salida el próximo uno de abril de Inditex, aunque no ha concretado sus planes futuro.

«No me voy a retirar, evidentemente, por ahora no puede decir mucho más», ha afirmado Isla, quien ha presentado por última vez en la sede de Arteixo los resultados anuales de la compañía.

Junto al consejero delegado, el todavía presidente de Inditex ha afirmado que, hasta el final, sigue centrado en la transición en la cúpula directiva, con su asistencia este miércoles al último consejo de administración de la compañía.

«Han sido meses muy bonitos y muy intensos en los que ha habido mucha compenetración», ha afirmado Isla, quien ha asegurado tener mucha confianza en la nueva etapa que inicia la compañía, «llena de futuro».

Tras afirmar que hoy es un día «muy especial» para él, Isla ha recordado que es la decimoséptima vez que presenta los resultados de la compañía tras el proceso de transición en la cúpula directiva en el que ha estado inmerso desde que se anunció el pasado mes de noviembre.

Asimismo, se ha referido a la nueva presidenta de la compañía, Marta Ortega, indicado que esta «conoce la empresa perfectamente» tras quince años en la misma, y tiene «muchísimo criterio».

Además, ha subrayado que el consejero delegado es un ejecutivo «impresionante», al tiempo que ha resaltado que los resultados de 2021 ponen de manifiesto la «fortaleza» de la empresa y la calidad de los equipos.

«Yo lo que diría es máxima confianza en el futuro de la compañía con Marta Ortega como presidenta y con Óscar García Maceiras como consejero delegado, con el comité de dirección y con todo el resto de equipos de la compañía en todos los países del mundo», ha subrayado Isla.

«Isla deja el listón bastante alto»

En su intervención, García Maceiras ha señalado «tener el listón bastante alto» tras la marcha de Isla y ha afirmado estar «enormemente satisfecho y orgulloso» con lo que supone ocupar el cargo de consejero delegado de la compañía.

«Es un día muy importante en mi carrera profesional de la mano de Pablo, sin él no es posible entender el pasado y el futuro de la compañía», ha afirmado.

«Inditex es a día de hoy global, digital, integrada y sostenible», ha afirmado el directivo, subrayando que la estrategia de la compañía seguirá centrándose en su modelo de negocio, la innovación y la sostenibilidad, con inversiones en localizaciones únicas y comprometidos con los clientes y con los accionistas, con una política de dividendos «atractiva, predecible y creciente».

«Inditex es un modelo de negocio a pleno rendimiento con un enorme potencial de crecimiento de cara al futuro«, ha afirmado García Maceiras. «Nuestro ADN implica humildad, pero también una enorme ambición», ha añadido el consejero delegado, quien ha apostado por el crecimiento orgánico de la compañía.