¿Cómo terminará la brutal guerra de Rusia en Ucrania? ¿Será interminable, como otros conflictos que arden durante décadas? La respuesta a estas preguntas, junto con muchas otras, depende de cuánto tiempo permanezca Vladimir Putin en el poder. Cuanto antes se vaya, antes terminará esta guerra y podrá comenzar la reconstitución de una Europa estable.

Ya sea que esta guerra termine o arda, los principales perdedores son Ucrania y Rusia. Las ciudades ucranianas están siendo golpeadas porque esa es la forma rusa de hacer la guerra. Stingers y Javelins no pueden detener los bombardeos y ataques con misiles indiscriminados; tampoco una zona de exclusión aérea. El número de refugiados ucranianos crecerá. Ya es aproximadamente la mitad de la población afgana que huyó a Pakistán durante la anterior campaña militar mal concebida de Moscú para someter a otro país. Una repatriación significativa solo puede ocurrir una vez que finaliza el combate principal y comienza la reconstrucción. La reconstrucción económica será dolorosamente lenta.

El segundo mayor perdedor en esta guerra es, de nuevo, Rusia, que ha empujado a Siria y Corea del Norte a un lado para convertirse en el estado paria más grande del mundo. Los ucranianos están cobrando un alto precio a los combatientes rusos. Las sanciones económicas harán mucho daño. La inversión extranjera no volverá pronto. Putin ha perdido y unido a Europa. Los europeos avanzarán con el tiempo estableciendo alternativas al petróleo y el gas natural rusos para calentar hogares, impulsar la industria y alimentar sus automóviles.

A menos que esta guerra termine con una paz duradera, lo que parece difícil de concebir mientras Putin permanezca en el poder, las pérdidas rusas aumentarán a medida que regresan a casa, como eventualmente sucederá. Putin, en efecto, ayudó a rearmar a Ucrania con el equipo militar que sus fuerzas terrestres dejarán atrás. La moral de las tropas rusas y el ejército ruso tendrán que ser reconstruidos, nuevamente. El Estado Mayor ruso ya no recibe el beneficio de la duda para la planificación militar profesional. Se han expuesto deficiencias flagrantes.

Todas las debilidades estructurales de Rusia (la gran desigualdad de ingresos y la corrupción política, la asfixia de la cultura, el arte y las noticias, los grandes excesos de una economía construida sobre industrias extractivas y la reverencia al gobierno de un solo hombre) han crecido durante las dos décadas del gobierno de Putin. Han sido magnificados aún más por esta guerra.

Esta guerra terminará mal para Putin, incluso si retiene el poder después de esta debacle. Putin y las otras caras de esta guerra agresiva bien pueden estar sujetos en ausencia a procedimientos en los tribunales de crímenes de guerra en La Haya. Los juguetes de los acaparadores de riqueza rusos, incluido el presunto yate palaciego de Putin, tendrán que mantenerse alejados de los países donde podría aplicarse la extradición o la incautación.

Si arruinar el ejército ruso no es motivo suficiente para que Putin se vaya, entonces está el aislamiento político de Rusia y su recuperación económica. Ambos podrían cambiar mucho más rápidamente si Putin se va. Si se queda, seguirá siendo un lastre para la recuperación de Rusia y una amenaza persistente para la seguridad europea.

La pregunta de cómo termina esta guerra es mucho más fácil de responder si se va Putin. Cuanto más tiempo se quede, más tiempo es probable que continúe. Más crímenes de guerra. Más muertes y refugiados. Más manzanas de la ciudad reducidas a escombros. Y más castigo para el ejército ruso, así como para la posición internacional de Rusia y la economía de Rusia.

Una forma de que Putin se vaya es como lo hizo su predecesor, Boris Yeltsin: empacar sus maletas y retirarse a una dacha bien equipada, protegido de represalias. O su palacio en el Mar Negro. Pero no está nada claro quién tiene la valentía de plantearle esta estrategia de salida a Putin. Tampoco está claro si Putin tiene la capacidad de reconocer la pérdida, revertir el rumbo y buscar retirarse del lío que ha creado.

La forma tradicional de hacerlo sería mediante un voto de censura por parte de los agentes del poder del Kremlin. Así fue como Nikita Khrushchev fue despedido después de que el Politburó se cansó de su errático estilo de liderazgo, rematado con su temeraria decisión de colocar misiles en Cuba. El problema obvio con este escenario es que no hay intermediarios de poder evidentes alrededor de Putin; solo hay hombres que sí.

Luego está el precedente de la muerte repentina o extraña del líder. Josef Stalin podría haber muerto de una hemorragia masiva, o su muerte podría haber recibido ayuda humana. Sin duda, Putin es muy consciente de este escenario y está fuertemente inclinado a evitarlo.

¿Dónde nos deja esto? No en un lugar reconfortante. Es tan claro como el día que Ucrania, Rusia y el mundo estarían mejor si Putin abandona el escenario, y cuanto antes, mejor. No está nada claro cómo sucede esto.