Todavía queda un año para que entre en vigor la reforma del Régimen Especial de Trabajadores Autónomos (RETA) que el Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones está negociando con los diferentes agentes sociales y que supondría la implantación de un sistema de cotización por ingresos reales. Sin embargo, no hace falta esperar al nuevo sistema: el 2022 también trae novedades para los bolsillos de los autónomos. Y no son precisamente buenas noticias.

Los Presupuestos Generales del Estado 2022 aprobados a finales de diciembre contemplan una subida tanto de las bases mínimas y máximas de cotización como de los tipos de cotización (ese porcentaje que se aplica sobre la base para calcular la cantidad a ingresar en la Seguridad Social y que ha pasado del 30,3% al 30,6% tras la subida del Salario Mínimo Interprofesional en septiembre). A grandes rasgos, estos cambios significan que, desde el pasado uno de enero, las cuotas que tienen que pagar los trabajadores autónomos a la seguridad social se han elevado entre 5 y 21 euros al mes.

Concretamente,  los cerca de 1,8 millones de trabajadores que cotizan por la base mínima –que ha pasado a ser de 960,60 euros mensuales frente a los 944,40 euros del año pasado– deben pagar 294 euros al mes en lugar de los 288 que abonaban desde finales del año pasado. Esto significa un aumento de 5,95 euros al mes y una subida total de 59,4 euros al año, según los cálculos de la Federación Nacional de Asociaciones de Trabajadores Autónomos (ATA).

Por su parte, aquellos autónomos que estén acogidos a la base máxima actual de 4.139,4 euros y que antes era de 4.070,10 euros, pagarán 21,2 euros más de cuota mensual respecto al cierre del año pasado. Así, su cuota sube de los 1.245,45 euros hasta los 1.266,66 euros. ¿En total? Cerca de 254,52 euros anuales más que en 2021. 

De estas subidas, con las que el Gobierno pretende aumentar la recaudación de las arcas públicas en 173 millones de euros, tampoco se salvan los autónomos societarios. Su cuota mínima (sobre una nueva base de 1.234,86 euros) se elevará hasta los 377,87 euros mensuales, lo que supone 76,2 euros más al año que en 2021.

Viejos conocidos

En 2022 se mantiene la cuota mensual reducida a la Seguridad Social, también llamada “tarifa plana”. Esta medida, que podría desaparecer con la nueva reforma, permite que los trabajadores que se dan de alta por primera vez como autónomos comiencen con un pago mensual a la Seguridad Social de 60 euros durante los primeros 12 meses.