Kim Kardashian ha aprobado el «Baby Bar», un examen de práctica para abogados en formación en California, en el cuarto intento, según anunció en su cuenta de Twitter. En los últimos dos años lo había presentado ya tres veces (una de ellas fue televisada en su programa Keeping Up With The Kardashians, en el que se mostraban sus jornadas de 12 horas de estudio).

«No ha sido fácil ni nadie me lo ha regalado«, ha asegurado la empresaria, quien ha querido agradecer a la abogada y comentarista de CNN Van Jones, que fue quien la convenció de estudiar derecho; y a sus mentoras, las abogadas Jessica Jackson y Erin Hane.

Kardashian también ha querido recordar a su padre, Robert Kardashian (1944-2003), que fue uno de los abogados que formó parte del equipo de la defensa de O.J. Simpson en el juicio por el asesinato a su mujer. Según Kardashian, su padre ha sido «mejor compañero de estudio», aunque señaló que era alguien que se burlaba de las personas que no pasaban el examen en el primer intento.

El conocido como «Baby Bar» o Examen de Estudiantes de Derecho de Primer Año (FYLSX, por sus siglas en inglés) es una prueba de un día a la que se deben presentar todos aquellos estudiantes de derecho en California que no asistan a una escuela de derecho acreditada por el Colegio de Abogados de Estados Unidos (ABA, por sus siglas en inglés) o el Comité de Examinadores de Abogados de California para poder seguir adelante con sus estudios.

Entre ellos se encuentran los que realizan sus estudios en un programa de doctorado en jurisprudencia en una escuela registrada pero no acreditada por el Colegio de Abogados del Estado; quienes se forman a través de un programa de estudios en un despacho de abogacía; y aquellos sin dos años de trabajo universitario que asistan a un Comité de Examinadores de Abogados o una facultad de derecho acreditada por la ABA deben presentarse después de completar su primer año de estudios de derecho.

Kardashian optó por renunciar al programa tradicional de doctorado en jurisprudencia, el título típico de derecho, a favor de un aprendizaje en un bufete de abogados en San Francisco y tuvo que aprobarlo para continuar sus estudios.

Kardashian comenzó sus estudios en 2019. Según dijo a la revista Vogue, se sintió inspirada para ejercer la abogacía cuando visitó la Casa Blanca en 2020 para discutir la reforma de la justicia penal después de presionar con éxito para obtener el indulto de Alice Marie Johnson, quien cumplió casi 20 años en prisión por una condena no violenta por drogas. «Sentí que el sistema podría ser muy diferente, y quería luchar para arreglarlo, y si supiera más, podría hacer más«, aseguró.