La presidenta del Banco Central Europeo (BCE), Christine Lagarde.

El Banco Central Europeo (BCE) culmina este jueves su reunión de política monetaria en la que se espera que debata sobre la forma idónea de reducir el volumen de sus compras de activos ante la previsión de una mejora de sus proyecciones macroeconómicas, que también se publicarán hoy. Cuando fialice, se prevé que anuncie una reducción en su ritmo de compras, aunque no será un freno total.

En su última reunión, celebrada en julio, el BCE incorporó los cambios realizados en su estrategia de política monetaria y aseguró que mantendría los tipos de interés incluso aunque los precios superaran su objetivo del 2%, al considerar que dichos incrementos pueden ser puntuales.

Con respecto a su programa de compra de activos contra la pandemia (PEPP), el BCE tiene previsto seguir con los estímulos hasta agotar el plazo del mismo, en marzo de 2022. La ‘potencia de fuego’ total del programa es de 1,85 billones de euros. Además, el BCE sigue realizando compras netas de activos bajo su programa estándar (APP) a un ritmo mensual de 20.000 millones de manera indefinida.

La revisión de ritmo de compras coincidirá en esta reunión con la publicación de las nuevas proyecciones macroeconómicas de la entidad. Hace dos semanas, el vicepresidente del BCE, Luis de Guindos, adelantó una posible mejora de las perspectivas debido a que los indicadores adelantados eran positivos.