20minutos

¿Sabes cuántos milmillonarios no tienen título universitario?

Puede que los casos de Mark Zuckerberg y Bill Gates, probablemente los dos milmillonarios sin título universitario más famosos de todos los tiempos, te parezcan una rara excepción. Nada más lejos de la realidad: un número sorprendente de megaricos no necesitaron terminar la universidad para amasar sus espectaculares fortunas.

meneame
Compartir


Casi tres de cada diez de los milmillonarios – el 29,9% – que había en el mundo en 2015 jamás se graduaron en la universidad, de acuerdo con un estudio realizado por la compañía especializada Wealth-X . Eso significa que, del total de 2.473 milmillonarios que existían el año pasado, 739 carecen de título universitario. Pese a ser un porcentaje elevado, la cifra ha caído respecto al año 2014, cuando el 35% de los milmillonarios no tenían carrera.

Sin embargo, la gran mayoría de las grandes fortunas sí se graduaron, o incluso llegaron más lejos cursando estudios de postgrado. Concretamente el 22% de ellos realizó un máster, mientras el 13,1% cursó un MBA. El 9,5% realizó un doctorado, el 3,4% un Juris Doctor y el 0,7% un doctorado en Medicina.

Además, el mismo estudio ha determinado que hay ciertas universidades que son auténticas fábricas del milmillonarios. La número uno en este sentido es, por goleada, Harvard University, doblando en número de exalumnos milmillonarios a la siguiente en la clasificación, Standford University.

Steve Jobs estudió solo un semestre en el Reed College de Portland. Bill Gates, que hoy es el hombre más rico del mundo con una fortuna cercana a los 90.000 millones de dólares, abandonó su carrera en Harvard para dedicarse en cuerpo y alma a Microsoft. El cofundador y CEO de Facebook Mark Zuckerberg solo duró tres años en Harvard antes de dejarlo todo para crear la red social. Michael Dell, poseedor de una fortuna de 20.000 millones de dólares, se matriculó en la Universidad de Texas para estudiar medicina, pero pronto se dio cuenta de que lo suyo era la informática y creó la empresa Dell con una inversión de un millón de dólares. Larry Ellison, fundador de Oracle y poseedor de una fortuna de 51.600 millones de dólares, dejó dos veces la universidad por causas familiares hasta que decidió fundar la empresa que le ha catapultado al éxito. Richard Branson nunca creyó que fuese necesario ir a la universidad para ser rico, y dejó la secundaria a los 16 años para dedicarse a su pasión: los negocios; hoy el fundador del Grupo Virgin entre otras empresas posee una fortuna de 5.000 millones de dólares. El conocido diseñador Ralph Lauren, que ostenta una fortuna de 6.000 millones de dólares, se matriculó en el City College para estudiar economía pero nunca llegó a graduarse. Amancio Ortega, la segunda persona más rica del mundo, no necesitó terminar ni el colegio, que dejó a los trece años, para levantar el imperio Inditex.

Son solo algunos ejemplos de un fenómeno mucho más común de lo que creemos, que demuestra que la facultad no es el único camino para alcanzar el éxito profesional.