20minutos

El nuevo disco de Taylor Swift apunta a ser el más vendido del 2017

Puede gustarte más o menos, pero la verdad es que “Reputation” es todo un éxito en las listas

meneame
Compartir

Los discos que vienen cargados de polémica suelen ser aquellos que alcanzan el número 1, aunque claro, a Taylor Swift no le hace falta la polémica porque es una de las princesas del pop por excelencia. Pero es cierto que “Reputation” venía con muchas expectativas. Con su adelanto “Look What You Made Me Do”, comprobamos que su disco vendría cargado de pullas venenosas para todos sus detractores.

Por eso, lo que ha hecho Taylor es nada más y nada menos que vender discos como ella sabe hacerlo. La cantante lanzó su álbum el pasado viernes, y los números de ventas se dispararon como la espuma. No se estima aún el número total de ventas pero según Variety, Reputation tiene todas las papeletas para convertirse en el disco más vendido del 2017.

Según los informes de Billboard, Taylor vendió 700,000 copias en el día del lanzamiento, y ese número ascendió hasta los 925,000 el pasado domingo. Se especula que el número total de discos vendidos para el final de esta semana de un millón y medio, lo que supondría el éxito más grande de la artista hasta el momento, en lo que al tiempo se refiere.

Taylor Swift ha seguido otro tipo de estrategias de venta en Estados Unidos. Utilizó las preventas en Walmart y Target, ofreciendo contenido exclusivo dentro de los álbumes.

Si la artista vende 1 millón de discos hasta el viernes, habrá roto su propio record ya que habrá conseguido 4 álbumes consecutivos que alcanzan esa cifra en su primera semana de nacimiento, según la empresa de datos Nielsen Music. El único disco que se acerca a esa cifra es de su amigo Ed Sheeran, y se trata de Divide que alcanzó más de 900,000 copias.

Taylor Swift ha resurgido de sus cenizas después de tomarse un año de descanso de los focos, los escenarios y de la vida en general. Vuelve con fuerza y con un disco lleno de dardos venenosos hacia Kim Kardashian y Kanye West, Calvin Harris, Katy Perry y todos sus enemigos.