20minutos

Los daños que provoca el Brexit en la industria del entretenimiento

Muchos de los talentos de la industria del entretenimiento británica están huyendo en busca de un nuevo lugar

meneame
Compartir

Es otra fuga de cerebros, por razones evitables, como todas ellas. El caso es que la migración del talento provoca un gran riesgo a la hora de crear talento, ya que las habilidades se recortan. Las industrias creativas contribuyeron, nada más y nada menos, que con un 5,3% de la economía total de Reino Unido en 2015.

La industria televisiva y cinematográfica británica se enfrenta a una fase cuanto menos catastrófica. Pérdida de talentos, de habilidades, se enfrentan a la amenaza de un corte en la libre circulación de contenidos entre Reino Unido y la Unión Europea, según la Federación de Industrias Creativas.

El Brexit está provocando que actores, directores y trabajadores de los diferentes niveles de producción, busquen nuevos destinos donde poder realizar su trabajo. Esto deja a Reino Unido con una recorte brutal y una falta de habilidades necesarias para continuar creciendo en estas industrias, según Global Talent.

Perder acceso al talento internacional solo va a conseguir dañar la habilidad británica para producir las películas, los libros y la televisión que definen a Reino Unido. Sin movimiento no hay libertad.

Las mayores producciones cinematográficas de Reino Unido, como Star Wars y la franquicia Bond podrían verse en cierta forma afectadas, así como todas las empresas audiovisuales europeas que operan en Reino Unido. Las industrias creativas contribuyen con un total de 87 millones de libras, según el gobierno británico. Por tanto, un 5,3% del total de la economía británica y comparable a las contribuciones de los sectores de la construcción y de la información.

El sector creativo, además, da empleo a unas 2 millones de personas, el 6% del total del empleo británico, según el Departamento Digital, Cultural, de Medios y Deportes.

La primera ministra Theresa May, ha dicho con anterioridad que el libre movimiento terminará cuando Reino Unido salga de la Unión Europea en Marzo de 2019. El gobierno deberá dejar claro cuánto antes el estado de los ciudadanos europeos que viven actualmente en Reino Unido, así como negociar el estado de las visas de negocios para trabajadores con proyectos en Reino Unido.