Las cifras del imperio Hugh Hefner

El magnate ha fallecido esta madrugada a los 91 años de edad, dejando huérfano un imperio emblemático con tantas luces como sombras

meneame
Compartir

9Las cifras del imperio Hugh Hefner

El magnate de la icónica revista Playboy, Hugh Hefner, ha fallecido esta madrugada a los 91 años. Y lo ha hecho rodeado de sus seres queridos, entre ellos su tercera esposa Crystal, de 31 años, y sus hijos Christie, Marston y Cooper.

Hef, como le conocían en su círculo próximo, ha pasado las últimas horas de su frenética existencia en su adorada mansión Playboy, de 2000 metros cuadrados y 29 habitaciones, icónico hogar de excesos, sexo y alcohol.

Su muerte ha sido anunciada por Playboy en su cuenta de Twitter, y en su página web, donde una gran foto del fundador junto a la frase: “La vida es demasiado corta para estar viviendo el sueño de otro” le rinden homenaje.
Siempre influyente y controvertido –estuvo también implicado en varios escándalos sexuales, como los de Bill Cosby- Hef deja ahora un imperio huérfano con tantas luces como sombras.

Sin embargo, su legado se encuentra lejos de estar en su mejor momento. En los setenta, Playboy se convirtió en una marca con gran popularidad mundial: vendía 7 millones de copias mensuales en todo el mundo, 23 clubes llevaban su nombre, resorts, hoteles, casinos, y hasta una empresa de limusinas. Maniquíes de todo el planeta aspiraban a poder llevar la icónica diadema de conejito, el merchandising era potente, y la empresa reunía a 5000 personas en total. De ellas, 1000 eran chicas vestidas con el conocido body negro satinado.

Mucho ruido y pocas nueces

En 1973, la revista tenía un beneficio de aproximadamente 20 millones de dólares. Pero la insostenible expansión que experimentó la empresa llevó a que en 1975 su capital se  desplomara a 2 millones. En realidad, lo único que parecía seguir produciendo beneficio era la revista. Todo el boato que envolvía a la marca ya no se correspondía con la realidad de un imperio en decadencia, aunque con mucho nombre.

La llegada de Internet tampoco ayudó. La revista Playboy quizá salió más perjudicada que otras cabeceras. Su rompedor atractivo desde su nacimiento consistía en los desnudos de populares féminas de las portadas: Playboy fletó el aterrizaje del sexo al papel, una revolución caliente para aquellos hombres norteamericanos de la guerra fría. Pronto, con Internet la pornografía ganó protagonismo en una plataforma que la colocaba al alcance de un clic, sin restricciones de tiempo o espacio, con inmediatez y, sobre todo, de forma gratuita. Playboy perdía sentido.

El final de la deadline

A comienzos de 2016, la gran mansión Playboy salió al mercado por 200 millones de dólares y con la condición de permitir a su dueño seguir trabajando y viviendo bajo sus paredes hasta su muerte. La deadline ya ha llegado.

Cuando en los próximos días Hef sea enterrado grandiosamente en el Cementerio Westwood Village Memorial Park de Los Ángeles, dejará vacía la icónica casa donde toda fantasía parecía posible. Hugh Hefner, que siempre cuidó tan bien las musas de las que se rodeaba, descansará para todos los siempres en un nicho junto a la eterna Marilyn Monroe.

Te contamos sus años gloriosos en imágenes.

Durante más de seis décadas, Hefner se sitúo como el líder icónico de la firma Playboy. Fundó la revista en 1953 a los 27 año edad y con unos 600 dólares de su propio dinero en efectivo.

Atrás

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar