El negocio de la música electrónica: cifras y desigualdad

Lo que parecía algo para gente joven, algo sin más importancia, se ha convertido en un negocio que mueve millones de dólares en el mundo.

meneame
Compartir

La música electrónica está en todas partes, es como una plaga. Pero este no es el primer año ni mucho menos, ha tomado relevancia en la última década. Nada más y nada menos que un lustro, lleva Calvin Harris, el dj, modelo, productor y cantante escocés, liderando la lista de los mejores pagados en el sector, la Electronic Cash Kings. Sus ingresos de este año ascienden a 48,5 millones de dólares. Además es uno de los productores de features más exitosos del planeta, su hit más reciente es “Feels,” junto a Pharell Williams, Big Sean y Katy Perry.

El destronado dj holandés Tiësto, quién ocupó el top durante tres años consecutivos, continúa batiendo a todos los dj’s que tienen la mitad de edad que él. Con un segundo puesto en el ranking, más que merecido, el holandés pincha 134 veces al año con unas ganancias de 39 millones de dólares, seguido muy de cerca por las nuevas estrellas de la música electrónica, The Chainsmokers, que en un año han obtenido nada más y nada menos que 38 millones de dólares.

El problema es que este ranking revela una gran falta de diversidad, dentro del top ten no hay ni una mujer, y todos los dj’s son de EEUU o del norte de Europa. La única diversidad que se aprecia es en las edades de los dj’s. El más mayor es David Guetta, que a sus 49 años sigue siendo uno de los reyes de la electrónica, ocupando el número 7 y con unos ingresos de 25 millones de dólares. Lo gracioso es que podría ser el padre de Martin Garrix, que acaba de cumplir los 21, edad para poder beber legalmente en EEUU.

Aunque la Electronic Cash Kings no es del todo precisa, ya que puedes ganar mucho más dinero siendo Dj y no entrar en la lista. Muchos de los Dj’s más conocidos como Afrojack, Deadmau5, Dj Snake y Dmitri Vegas y Like Mike, por ejemplo, no están en esa lista.