20minutos

Hacer negocios en un avión privado supersónico

¿Se imagina cerrar un negocio sobrepasando la velocidad del sonido? Es la nueva apuesta del sector de los jets privados, que ha encontrado un filón en los vuelos supersónicos. ¿El reto? Que la velocidad no mine la fiabilidad y el confort de los pasajeros y que el precio no sea estratosférico. Bajo el lema “los líderes viajan primero” Flexjet busca dar un nuevo significado a la aviación de negocios.

meneame
Compartir

Flexjet, especializado en ofrecer a sus clientes acceso a la flota de jets privados más lujosa del mundo, ha encargado un pedido de 20 aviones AS2 de Aerion, que de acuerdo con las previsiones de la compañía estarán disponibles para los pasajeros en 2023. La promesa de Flexjet es cambiar radicalmente los vuelos de negocios, posibilitando que viajar de Londres a Nueva York para una reunión sea algo tan rutinario como comprar el pan, bajo el eslogan “cuando pasas menos tiempo en el aire puedes pasar más tiempo en los lugares que realmente importan”.

El presidente de Flexjet, Kenn Ricci, ha asegurado en un comunicado que “a lo largo de su historia Flexjet ha estado a la vanguardia de la tecnología de la aviación. Hoy nos sentimos orgullosos de estar al frente de la próxima revolución en jets comerciales y viajes supersónicos. Estamos encantados de ser el primer comprador de una flota de Aerion AS2 y poder ofrecer a nuestros clientes vuelos supersónicos e intercontinentales”.

El jet de negocios Aerion AS2 es un 67% más veloz que la velocidad de crucero máxima de los jets tradicionales. Con una capacidad para 8 o 12 pasajeros, el AS2 tiene un alcance de 4.750 millas náuticas a velocidad supersónica, y podría recorrer la distancia de Singapur a San Francisco en apenas seis horas o cruzar el Atlántico en tres.