20minutos

5 fallos (imperdonables) de una web

Todos nos hemos sentido irritados alguna vez (incluso más de las que nos gustaría) por entrar en una página web que tiene demasiados fallos que nos incomodan o, simplemente, nos imposibilitan su vista. Si estás pensando en crear tu propia web, ya sea personal o de empresa, observa estos cinco fallos tan comunes para no cometerlos jamás.

meneame
Compartir


1. Música de fondo
¿Algo más incómodo y poco elegante que la música de fondo en una web? Aparece de repente, sin avisar y nos da unos sustos “de campeonato”. Da igual qué tipo de música sea, aunque te parezca la más elegante, clásica y bonita del mundo: la música en una web es total y absolutamente innecesaria (además distrae al usuario de lo que quieres que vea).

2. Falta de información importante
Muchas veces buscamos en una web cual es el horario de la empresa, el contacto directo con el encargado o con un departamento concreto, y ¿qué pasa? No aparece por ninguna parte. Asegúrate de que aparezca toda la información relevante de tu empresa para no perder ningún contacto o cliente. Fallos como esos pueden costarte caro.

3. Sin adaptación a distintos formatos
Ahora que muchísimas personas se conectan a Internet a través de sus smartphones y tabletas, ¿por qué sigue habiendo webs que no tienen adaptado su contenido a estos formatos tan utilizados? Debes tener siempre tu página adaptada a los distintos dispositivos, para que no sea incómoda o directamente imposible de leer para un potencial cliente.

4. Fotografías de baja calidad
Si vas a añadir fotos en tu web (de tu empresa, de eventos, de productos…) procura que sean de una calidad alta y realizadas con cierto gusto y esmero. Lo mejor para las fotografías de una web es que hayan sido realizadas por un fotógrafo profesional o al menos que estén muy bien hechas, si no la imagen que darás será poco cuidada.

5. Demasiada información junta
Es otro de los grandes fallos de las webs: tener demasiada información en una sola pantalla. Demasiados links, vídeos y fotos juntos hacen que el usuario se sienta aturdido y que en última instancia cierre la ventana de tu web porque no encuentra a “primer golpe de vista” lo que quiere.