20minutos

Apagar, suspender o hibernar ¿cómo es mejor dejar el ordenador?

Después de todo un día trabajando con el ordenador nos asalta una duda: ¿qué hacemos? Unos lo apagan, otros lo dejan suspendido y algunas le dan a hibernar pero, ¿con cuál nos quedamos? La respuesta es depende. Windows nos ofrece las tres formas nombradas anteriormente pero Mac las reduce a dos: reposo y apagado. ¿Cuál es la diferencia?

meneame
Compartir


Muchos portátiles tienen que estar encendidos gran parte del tiempo porque, por motivos laborales, se utilizan continuamente. Microsoft Windows es la compañía estadounidense líder en el mercado de software para ordenadores. Su cofundado, Bill Gates ha llegado convertirse en el hombre más rico del mundo.

Este sistema ofrece tres posibilidades a la hora de dejar de trabajar con el ordenador: apagar, suspender o hibernar. Muchas veces, nos olvidamos de nuestra herramienta de trabajo en cuanto terminamos nuestra labor y no dedicamos cinco minutos a pensar cómo dejarlo. Sin duda, apagarlo es la mejor opción cuando se van a pasar días sin utilizarlo. Aunque el reinicio será más lento, no consumirá mientras esté apagado.

En cambio, si terminas de usar el ordenador al finalizar el día y piensas continuar al día siguiente, la mejor opción es la de hibernación. Con este modo, el ahorro de energía es mayor. Es un método muy parecido al del apagado. ¿Cuándo utilizamos la suspensión? Microsoft lo compara con el modo pausa de un DVD. La reproducción se para pero está listo para continuar en cuanto se le da al PLAY. Con la suspensión ocurre lo mismo: se guarda el trabajo, se reduce el consumo y se inicia rápidamente. Es la mejor opción si hemos salido a comer y volvemos enseguida a trabajar.

Por su parte, el modelo OXS de Apple ofrece la opción de reposo y la de apagar. La empresa Apple, creada por Steve Jobs, recomienda utilizar el modo reposo para el día a día y apagarlo cuando no se vaya a utilizar durante un largo periodo. Eso sí, es importante apagar de vez en cuando el ordenador para que se actualicen los programas internos de mantenimiento.

Sobre todo, es importante saber escoger cada opción en el momento adecuado. Muchas veces, la vida de los portátiles es menor por el mal uso que les damos en nuestro día a día. El ahorro de energía así como las actualizaciones necesarias serán clave para que nuestro ordenador sea más efectivo.