20minutos

Claves para combatir el agotamiento

En épocas de gran estrés tendemos a forzar nuestros cuerpos más de lo que deberíamos. Existen modos de combatir el agotamiento sin forzar nuestro organismo.

meneame
Compartir

Las personas más exitosas consiguen todas sus metas, pero a veces el precio para alcanzar todo lo que queremos es demasiado alto. No es raro ver que en cierto punto hemos agotado toda nuestra energía, nos hemos quedado sin gas. Está escrito en plural porque es una cosa que ocurre a muchas personas y con mucha frecuencia, y es algo con lo que es necesario luchar. No se cuenta con la misma energía cuando tienes 20 años que cuando tienes 40. Por ello, es necesario realizar algunos ajustes en nuestras rutinas para evitar crisis evitables.

El problema de no tomar el control y empezar a batallar contra el agotamiento es que existe un gran riesgo de caer en una crisis de ansiedad. Cuando estamos exhaustos, estamos mucho más irritables y la ira es la gran protagonista de nuestras vidas, sin venir a cuento la mayoría de las veces. Estas situaciones resultan alarmantes, pero si se detectan con rapidez, es posible combatirlas estableciendo una serie de límites en nuestra rutina:

Apártate de la tecnología

Puede que lo primero que hagas por la mañana es mirar los correos del trabajo, con cierta angustia. Según el contenido de dichos correos, puede que tu día empiece bien o que empiece de la peor forma posible. Este es el gran poder que le estás otorgando a una pantalla. Por ello, siendo consciente de esto, simplemente tienes que evitar las tecnologías antes del desayuno. Las redes sociales, los correos, etc, juegan un gran papel en relación a tu estrés, y puede que tú no seas consciente siquiera de ello. Cómprate una alarma de las antiguas para evitar mirar el teléfono en cuanto te despiertes.

Experimenta con tu tiempo

Lo primero que sacrificamos en épocas de estrés es el tiempo libre. Por ello, es necesario empezar a experimentar con bloques de tiempo. Puedes empezar a realizar las tareas más arduas durante las primeras horas del día. Con esto lograrás que el resto del día sea manejable. De la misma forma, planea las horas para contestar correos y realizar llamadas. Puede que hasta tengas tiempo para bloquear actividades relacionadas con tu bienestar, y deberías hacerlo.

Redefine tu concepto del éxito

El éxito es algo relativo, y es difícil que defina el día a día de cada persona. Tener un concepto poco realista del éxito sólo conseguirá dar paso a una gran decepción. Establece tus metas y ve cumpliéndolas una a una, pero no te dejes llevar por un falso concepto de lo que supone ser una persona de éxito.