20minutos

Cosas que no deberías decir mientras te disculpas

Como seres humanos que somos, podemos percibir perfectamente la diferencia entre una disculpa sincera y una disculpa barata.

meneame
Compartir

No todas las personas tienen la misma labia, o simplemente el don de la palabra. Pero cuando hablamos de una disculpa, y sobre todo con las personas que verdaderamente te importan, es esencial ser muy cuidadoso si de verdad estás arrepentido por lo que sea que hayas hecho. “Lo siento, pero…” es el indicativo de que en realidad no lo sientes de verdad, o si lo sientes de verdad pero sientes la necesidad de decirlo, te estás dirigiendo en el mal camino para ser perdonado.

Existen ciertas cosas a evitar a la hora de disculparte con una persona en cualquier tipo de situación. Por ejemplo: “Siento que pienses así.” Esta frase empieza con una palabra de disculpa, pero no es un disculpa real. No relata realmente que hayas hecho algo malo contra un ser querido, o contra cualquier persona. No muestra ningún tipo de malestar ni de remordimiento hacia tu comportamiento, ni mucho menos muestra empatía hacia los sentimientos de la otra persona. Al contrario, da la sensación de que estás culpando a la otra persona por tener un pensamiento demasiado emocional hacia algo. Por ello, si de verdad estás arrepentido por algo, evita esta frase a toda costa.

También debes evitar disculparte pero a la vez culpar a la otra persona de tu reacción. “No hubiera dicho eso, si tú no hubieras hecho lo otro.” Estás responsabilizando a la otra persona de tus propios actos, cuando estos son tuyos y de nadie más. Puede que verdaderamente pienses que esto es así, pero no lo es. Cada persona decide cual es el siguiente paso, por tanto el paso que elijas es tu responsabilidad y la de nadie más. Una disculpa sincera viene dada por el reconocimiento del dolor que hemos causado a otra persona con nuestros actos o nuestros comportamientos.

Tampoco puedes echarle la culpa al estrés, el cansancio o el hambre. Esta situación la hemos vivido todas las personas infinidad de veces, en ambos lados de la ecuación. Es cierto que estas situaciones nos hacen más irritables, pero si te vas a disculpar con alguien, al menos promete que la próxima vez pensarás en todo lo que te importa esa persona antes de dejar que todo lo anterior saque la peor versión de ti mismo.

Con todo esto en mente, podrás entregar una disculpa sincera a tus seres queridos, o simplemente a tus colegas de trabajo. Si quieres saber más sobre este tema, quizás te interese este artículo de Forbes.