20minutos

Actitud o inteligencia, ¿qué es más importante?

Es una creencia muy extendida aquella de que las personas que tienen la suerte de ser mentes privilegiadas lo tienen todo para triunfar y los demás, a su lado, están a la altura del betún. Sin embargo, una reciente investigación de la Universidad de Stanford, comandada por la psicóloga Carol Dweck echa por tierra esa afirmación.

meneame
Compartir


La investigación realizada en la Universidad de Stanford bajo las directrices de la psicóloga Carol Dweck ha revelado que la clave del éxito de las personas no reside en tener un alto cociente intelectual, sino en la actitud que éstas tienen frente a la vida.

Para entender mejor la conclusión de la investigación es necesario poner la vista sobre la clasificación que la psicóloga hace de las personas según su actitud. Dweck divide a los individuos en dos categorías: mentalidad fija y mentalidad de crecimiento.

Las personas que tienen una mentalidad fija, creen que son tal cual son y que eso no lo pueden cambiar, por tanto se estancan frente a los retos o cualquier propuesta que parezca ser más de lo que creen que pueden abarcar. Cuando se enfrentan a un desafío, por mínimo que sea, se agobian demasiado.

Sin embargo, las personas con una mentalidad de crecimiento, están convencidas de que todo en ellos es susceptible de mejorar con un poco de esfuerzo. De esta forma, estas personas suelen tener una mayor proactividad frente a los retos dando igual su coeficiente intelectual. Para ellos, cada desafío es una oportunidad de aprender.

Tener la cualidad de poseer una gran inteligencia cuando se tiene una mentalidad fija, sirve de poco, puesto que para triunfar en la vida es clave saber manejarse en retos, reveses y otras situaciones difíciles y, para ello, la actitud es clave. De ahí que las personas con una mentalidad de crecimiento y superación tengan, a menudo, más éxito.

Según Carol Dweck, para tener éxito en la vida, saber manejar el fracaso lo es todo y describe el enfoque de las personas con mentalidad de crecimiento como si etiquetaran sus miserias diciendo: “esto no funcionó y soy un solucionador de problemas así que voy a intentar algo más“.

Por último, recuerda que tengas el tipo de mentalidad que tengas, fija o de crecimiento, siempre estás a tiempo de mejorar. Para hacerlo, Travis Bradberry, colaborador de Forbes USA y autor del libro ‘Emotional Intelligence 2.0‘, tiene algunos consejos como: dejar a un lado la impotencia, poner pasión a lo que haces, pasar a la acción en vez de quedarte parado ante lo que te abruma o asusta y esforzarte por superarte a ti mismo.