20minutos

Lo primero que deberías hacer cuando sientes que no eres feliz

Todos tenemos o hemos tenido momentos en los que sin razón aparente nos sentimos decaídos, nos invade una profunda tristeza sin que podamos hacer nada.

meneame
Compartir
mujer, llorando, blanco y negro

La buena noticia es que siempre existe un camino.

Sentir diversos tipos de sentimientos es algo positivo, pero cuando nos visita la tristeza cambiamos de opinión. Sentir que no somos felices es una de las peores sensaciones que podemos experimentar. Cuando nos sentimos infelices, la reacción de la mayoría de las personas es empujar esos pensamientos de nuestra cabeza y pasar a algo más positivo.

Pero según Mo Gadwat, el Jefe de Negocios de Google, deberíamos hacer precisamente lo contrario. Necesitamos enfrentarnos a esos sentimientos de la forma en la que aparecen, según Gadwat. En su libro “Solve for Happy”, cuenta como en 2001, a pesar del gran éxito que había adquirido, se dio cuenta de que era completamente infeliz. Se enfrentó a ello como cualquier ingeniero lo hubiera hecho: examinó las causas y aplicó la lógica. Tiempo después, tras incontables horas de investigación, descubrió la ecuación para mantener una felicidad plena.

bebe, llorando, santa Claus

Cuando algo provoca tu infelicidad, visítalo,” o al menos fue la opinión de Gadwat en un workshop en Nueva York, según Shana Lebowitz reportera de Business Insider. Lo comparó con pensar en qué has comido cuando te empieza a doler el estómago, pero claro está que es más fácil reconocer un malestar físico que un malestar psicológico, al menos su causa.

Pero para Gadwat lo importante es que reconozcamos esa infelicidad y sobre todo, que no la apartemos. Aún cuando no sepamos cómo arreglarlo, es fundamentar pararse y decir: “Vale, no estoy bien.”

Para algunos esto sonará incómodo, no es nuestra zona de confort y eso nos asusta mucho. Querer ser feliz todo el tiempo no es realista, y no debería serlo. Nadie te obliga, ni podemos saber si en realidad Mo Gadwat está siempre feliz, pero no podemos negar que tenemos que pararnos a pensar en las causas que nos están provocando esa infelicidad, y si es posible tenemos que cortarlas de raíz.