20minutos

Las claves del éxito de “Narcos”

Quién le iba a decir a Netflix, que una producción en español arrasaría en Estados Unidos.

meneame
Compartir

Narcos es una locura, lo tiene todo: Violencia, amor, historia y dinero. Pero lo que realmente ha cautivado a los espectadores es que gran parte de lo que vemos en nuestras pantallas sucedió de verdad. Eso es bastante para que la cabeza nos dé vueltas. ¿Cómo es posible?

Lo más chocante, es que Narcos triunfa entre todas las nacionalidades del mundo. No es tan extraño que lo haga en Estados Unidos, donde el castellano es el segundo idioma más hablado tras el inglés, pero es gracioso ver cómo los alemanes intentan pronunciar “marica”, entre otras muchas bellas palabras que nos deja el show. Las dos primeras temporadas del show se centraron en la figura de Pablo Escobar, en su ascenso y su caída.

La última temporada debutó el 1 de septiembre, y solo unos días después se anunció la renovación de la cuarta temporada. Narcos es una apuesta segura de Netflix, han conseguido cautivar al público de todo el mundo mostrando imágenes reales, contando una historia que sucedió y que tuvo muchísima repercusión en su momento, pero que como todo, parece que hemos olvidado con el paso del tiempo.

En este artículo no hay spoilers, no nos gustan esas cosas. Pero cualquiera que haya visto Narcos sabe que el Agente Peña, al que da vida Pedro Pascal, es el principal motor de la serie. No le ha hecho falta mucho más que una actitud desafiante y unas gafas de sol para conseguir meternos a todos en su bolsillo. Puede que echásemos de menos a Murphy en el primer capítulo, pero Peña consigue que se nos olvide a los cinco minutos.

Esta última temporada ha contado con actores españoles como Miguel Ángel Silvestre y Javier Cámara. Este primero, no es nuevo para el público internacional y precisamente fue gracias a Netflix y a la serie Sense8, que le catapultó al éxito. De Javier Cámara no necesitamos ni hablar, es una eminencia y su papel en The Young Pope junto a Jude Law, también le abrió hueco en el panorama internacional.

Narcos es una droga, y su mezcla entre un grupo brillante de actores, una fotografía espectacular y una buena promoción, va a seguir asegurando su éxito en los años venideros.