20minutos

Los beneficios de la alimentación orgánica

La industria de alimentos orgánicos es un negocio en auge, y con la venta de Whole a Amazon, se espera que crezca aún más en el futuro cercano. Mientras que algunos consumidores compran alimentos orgánicos porque creen que es mejor para el medio ambiente, aún más lo hacen por razones relacionadas con la salud, según una encuesta de 2016. ¿Cuáles son, exactamente, los beneficios para la salud de comer orgánico? Eso depende de a quién preguntes y de los estudios que consultes. Pero si usted decide comprar alimentos orgánicos, aquí hay algunas razones respaldadas por la ciencia que es probable que le convenzan:

meneame
Compartir

Menos plaguicidas y metales pesados

Las frutas, los vehículos y los granos etiquetados como orgánicos se cultivan sin el uso de la mayoría de los pesticidas sintéticos o de los fertilizantes artificiales. Si bien estas sustancias químicas se han considerado seguras en las cantidades utilizadas para la agricultura convencional, los expertos en salud todavía advierten sobre los posibles daños de la exposición repetida. Por ejemplo, el herbicida Roundup se ha clasificado como un “posible carcinógeno humano”, y el insecticida clorpirifos se ha asociado con retrasos en el desarrollo de los lactantes. Los estudios también han sugerido que los residuos de plaguicidas pueden contribuir a la prevalencia de TDAH; también se han relacionado con la reducción de la calidad del esperma en los hombres.

Un metanálisis de 2014 en el British Journal of Nutrition encontró que los cultivos cultivados orgánicamente no sólo eran menos propensos a contener niveles detectables de plaguicidas, sino que debido a las diferencias en las técnicas de fertilización, también tenían un 48% menos probabilidades de probar positivo para el cadmio, un Tóxico metal pesado que se acumula en el hígado y los riñones.

Más grasas saludables

Cuando se trata de carne y leche, los productos orgánicos pueden tener un 50% más de ácidos grasos omega-3, un tipo de grasa sana no saturada, que los productos producidos convencionalmente, según un estudio de 2016 en el British Journal of Nutrition. La leche orgánica probada en el estudio también tenía menos grasa saturada que la no orgánica.
Estas diferencias pueden provenir de la forma en que se cría el ganado orgánico, con una dieta alimentada con pasto y más tiempo al aire libre, dicen los autores del estudio. Creen que el cambio de productos convencionales a orgánicos aumentaría la ingesta de omega-3 de los consumidores sin aumentar las calorías globales o la grasa saturada.

Sin antibióticos ni hormonas sintéticas

El ganado convencional puede ser alimentado con antibióticos para proteger contra las enfermedades, lo que facilita a los agricultores criar animales en condiciones de hacinamiento o insalubres. La FDA limitó el uso de ciertos antibióticos para el ganado a principios de este año, pero aún existen lagunas en la legislación. Y con la excepción de las aves de corral, los animales convencionalmente elevados también pueden ser inyectados con hormonas de crecimiento sintéticas, por lo que ganar peso más rápido o producir más leche.

Sin embargo, rastros de estas sustancias pueden llegar a los consumidores, dice Rolf Halden, profesor y director del Centro de Biodesign para la Seguridad Ambiental de la Universidad Estatal de Arizona. Se cree que los residuos de fármacos contribuyen a una amplia resistencia a los antibióticos, dice, y los alimentos orgánicos -que se producen sin antibióticos- “son intrínsecamente más seguros a este respecto”. La carne orgánica y los productos lácteos tampoco pueden contener hormonas sintéticas, Riesgo de cáncer.

Más antioxidantes, en algunos casos

En un reciente estudio de seis años en el Journal of Agricultural and Food Chemistry, los investigadores encontraron que las cebollas orgánicas tenían un contenido de antioxidantes un 20% más alto que las cebollas cultivadas convencionalmente. También teorizaron que los análisis previos -muchos de los cuales no encontraron diferencias en los niveles de antioxidantes convencionales versus orgánicos- pueden haber sido frustrados por períodos de estudio demasiado cortos y variables de confusión como el clima.
La investigación fue “bien hecho”, dice Guy Crosby, profesor adjunto asociado de Nutrición en la Escuela de Harvard Chan de Salud Pública. Pero él señala que este estudio específico “toma sólo un aspecto de los fitoquímicos y demuestra que pueden ser mejorados bajo condiciones orgánicas”. La cuestión de si los alimentos orgánicos son realmente más nutritivos es todavía discutible, añade. “Si los investigadores eligieran medir una vitamina o un mineral diferente, podrían haber encontrado un resultado diferente”.