6 Razones por las que siempre tenemos hambre

Acabas de comer un plato enorme y nutritivo, y te has sentado a ver la televisión, pero aún sientes la necesidad de comer algo dulce o salado.

meneame
Compartir

Deberíamos sentirnos llenos, pero nuestros antojos sacan lo mejor de nosotros, y es entonces cuando la tableta de chocolate que estaba escondida en el cajón desaparece. Como ya comentamos anteriormente, la alimentación y la productividad están relacionadas, así que debemos cuidar nuestra alimentación.

Existen muchas razones por las cuales podemos sentir hambre justo después de comer. Estas razones van desde altos niveles de estrés a la falta de sueño, y es importante identificar las razones para mantener nuestros niveles de salud y de felicidad.

Estas son las razones por las cuales siempre tenemos hambre, a grandes rasgos:

Necesitas comida

Obviamente, la necesidad física es la principal razón de todas. Los niveles de glucosa en la sangre comienzan a descender y nuestra hambre aumenta.

Para discernir entre el hambre física, y otros tipos de hambre, cuestiónate lo siguiente:

“Si tuviera hambre de verdad, iría a la nevera y comería más verduras que han sobrado de la cena”

Si no lo haces, es que probablemente no tengas hambre.

Te sientes aburrido, triste o solo

Las razones emocionales juegan un gran papel en nuestros hábitos alimenticios. Si tenemos ganas de dulce en los momentos en los que no tenemos mucha hambre, significa que buscamos la dulzura en nuestra vida, necesitamos alegría.

Algunas personas siguen comiendo después de la cena, diciéndose a sí mismos que tienen hambre, pero en realidad están combatiendo con algún problema emocional.

Estás estresado

El estrés es una de las principales causas por las cuales continuamos comiendo constantemente. Las hormonas generadas por el estrés producen adrenalina y cortisona. La adrenalina generada por estas hormonas nos genera hambre.

A tu comida le falta color, variedad o sabor

Solemos comer con los ojos, así que si estás acostumbrando a la comida rápida, la falta de variedad en tu alimentación va a crear una sensación de “falso hambre” constante que te va a hacer creer que siempre tienes hambre. Lo único que tienes que hacer es variar tu alimentación y descubrirás que no es así.

No estás durmiendo lo suficiente

El sueño tiene un impacto enorme en el apetito. El hambre suele relacionarse con la búsqueda de energía, por eso la falta de sueño es una de las causas más comunes por las cuales podemos sentir hambre.

Simplemente has creado un hábito

La última razón es que simplemente comes por repetición. Has creado una rutina en las cual has normalizado este hecho, por lo tanto ya no parece algo raro o poco común.

Comer en exceso nos causa muchos problemas, así que si os sentís identificados con estas razones, haced algo por combatirlas.