20minutos

La verdad sobre los estereotipos entre hermanos

El mayor es el más inteligente, el pequeño lo tiene todo más fácil, y el del medio es dejado de lado.

meneame
Compartir
parecidos hermanos

Todos hemos escuchado estos estereotipos cientos de veces, pero ¿son verdad o no?

Según Michael Grose, autor de libros sobre educación para los hijos, estos estereotipos son ciertos: “Existe un orden de posición al nacer, y personalidades asociadas a este orden, las cuales pueden ayudar a explicar las diferencias entre los niños.”

Entre el mayor y el mediano suelen existir muchas similitudes. Al hijo único se le considera como un hijo mayor que nunca ha sido destronado. Vale, destronado puede sonar muy fuerte cuando nos referimos a un hermano o una hermana, pero tiene todo el sentido del mundo. Cuando tus padres dejan de centrar toda su atención en ti y la tienes que compartir con tu hermano o hermana, no te lo tomas bien, y de ahí vienen las rivalidades con tus hermanos.

Los padres se van relajando cuando tienen más hijos. Con el primero aprenden casi todo lo que necesitan. Pero normalmente esto es lo que sucede según la posición en la que nazcas:

Los hijos que nacen primero tienen muchos privilegios. Es una buena posición pero siempre se espera algo importante de ellos. Por ello, no suelen tomar grandes riesgos en la vida, a pesar de que les gusta conseguir muchas cosas, lo harán bien pero sin arriesgarse.

Los segundos son más flexibles ya que van siguiendo los pasos de su hermano o hermana mayor, y por ello es probable que abandonen el nido antes que sus hermanos. Suelen tener más amigos que sus hermanos mayores.

Los hijos pequeños suelen llevar un camino totalmente diferente al del resto de su familia, buscan el éxito pero basándose en sus propios gustos y convicciones, no quieren la vida hecha.

Este carácter viene dado por haber sufrido el “abuso de poder” de los hermanos mayores durante la infancia, con el paso de los años el carácter se endurece.