20minutos

Primero lidérate a ti mismo

Mike Erwin es un ex oficial del ejército de 13 años, Presidente del Proyecto Positivity y coautor de Lead Yourself First: Inspiring Leadership Through Solitude. El tiene claro lo que es exactamente dirigirte y la importancia que tiene en tu vida profesional y personal.

meneame
Compartir


Priorízate a ti mismo
Al igual que tu cuerpo necesita descansar después de un entrenamiento de gimnasio pesado, también lo necesita tu cerebro, por lo que la programación de espacio en blanco es tan importante. La soledad te permite renovarte; te da tiempo para pensar en el pensamiento. Eso puede sonar redundante, pero estoy dispuesto a apostar que muchas de las ideas personales que ha tenido han llegado cuando estabas lejos de un proyecto o una tarea. En otras palabras, cuando uno se aleja del problema por un momento, tu mente tiene tiempo para ver desde una perspectiva macro en lugar de la una visión a nivel micro. Comienzas a ver el rompecabezas más grande y qué piezas deben encajar.

La soledad, explicada en el libro de Mike, es “un estado mental subjetivo, en el cual la mente, aislada de la entrada de otras mentes, trabaja a través de un problema por sí misma”. Puede suceder durante largos períodos de tiempo si eres escritor o por el tiempo que se necesita. Puede incluso suceder en la ducha mientras que te separas de tus cinco cabritos por apenas 10 minutos. No es que no ames a tus hijos, es que tener tu propio tiempo te permite recuperar y renovar.

La soledad crea claridad y la claridad crea significado.

Sólo escucha
Uno de los retos de la soledad es escuchar, o sea, escuchar realmente al yo. Puedes escuchar lo que tu cuerpo te dice durante el día (“me duele la espalda”) o lo que su mente grita durante una reunión (“¿Alguien por favor toma una decisión ?!”), pero la pregunta es, ¿qué haces acerca de ¿eso? ¿Te diriges a las situaciones que estimulan estas respuestas y tratas de “arreglarlas”, o, simplemente te olvidas de ellas, hasta la próxima vez que sucedan?

Escúchate a ti mismo. Escucha tu mente, escucha tu cuerpo y haz algo al respecto si no te gusta lo que escuchas. Si te cansas de estar sentado todo el día (seguro que sí) levántate y vete a dar un paseo por la oficina. Si estás harto de las interrupciones de la oficina, programa el tiempo para ti mismo donde nadie le molestará. Escúchate a ti mismo para dirigirte.

Superalo
Uno de los conceptos erróneos sobre la soledad es que hacer tiempo para ti mismo es egoísta; que hay cosas que hacer, personas que dependen de ti y si no cumples con tus responsabilidades, entonces lo estás dejando caer. Esto es lo que yo llamo esconderme de la verdad. Sin embargo, la realidad es la siguiente: si el trabajo se detiene porque no estás allí, ¿qué dice eso de ti como líder? ¿Qué has hecho para definir el éxito? ¿Desarrollar futuros líderes? ¿Confiar en los demás para lograr el trabajo? Algo que le digo a mis clientes de coaching es que si no están dispuestos a apartarse del problema, entonces son parte de ese problema.

Aprovecha la tutoría
Ya sea un entrenador o un mentor, nadie puede pensar en todas las alternativas por su cuenta. Todo el mundo necesita tener la perspectiva desafiada porque ahí es donde el crecimiento se produce. Después de todo, no puedes resolver un problema con el mismo pensamiento que instigó ese problema en primer lugar. Los mentores pueden ayudarte a guiarte cuando estás en una encrucijada y compartir contigo lo que funcionó y lo que no cuando estaban en una situación similar, lo que te permite llegar a una conclusión por su cuenta. También hay una distinción clave que debes hacerte al tomar decisiones. ¿Utilizas el aporte de otras personas para tomar decisiones, o escuchas tus aportes para llegar a conclusiones por tu cuenta? Otra vez, escucha tu propia intención.