20minutos

¿Miedo a volar y ganas de viajar? Estos trucos harán mucho más fácil su vuelo

Los aviones están diseñados para soportar mucha más fuerza que aquella a la que le someten las turbulencias de un trayecto agitado, y nunca en la historia de la aviación han sido este tipo de contratiempos los que han comprometido la seguridad de un avión. Sin embargo, ver una nave de toneladas sacudirse y dar bandazos a través del aire puede poner incluso a los viajeros más experimentados al filo de sus nervios. Así que si usted es un viajerio nervioso de serie, estos embistes pueden ser su peor pesadilla. El capitán Ron Nielsen, del programa Fearless Flight, compartió un simple truco con The Today Show que puede ayudarte a apartar tu mente de lo que podría parecer tu trágico destino inminente en cielos difíciles: escribir tu nombre con tu mano no dominante.

meneame
Compartir

Según el capitán Nielsen, escribir tu nombre con tu mano no dominante distrae tu cerebro y puede ayudarte a mantener la calma durante los vuelos turbulentos. Esto logra dos cosas: le hace concentrarse en una tarea inusual en lugar de la turbulencia, y ejecuta la función motora en el lado opuesto de tu cerebro al que sueles utilizar, “interrumpiendo el pensamiento”. Junto a este sencillo truco, he aquí algunos de los más populares, recomendados por psicólogos y terapeutas familiarizados con el miedo a volar.

Antes de su viaje lea o vea un curso o una lección de vuelo – un poco de conocimiento y experiencia puede hacer mucho para prepararle para lo real y hacerle sentir más seguro de sí mismo.

Use su imaginación para verse a sí mismo llegando al aeropuerto, pasando el embarque, despegando y volando. Observe que su ansiedad se eleva, se estabiliza, se desploma y finalmente desaparece. Cuanto más practique esto antes de ir, menos estimulado se sentirá su cerebro cuando lo haga de verdad.

Comparta sus preocupaciones con quienes están cerca de usted – si sus amigos y familiares son conscientes de sus miedos, no sólo serán más solidarios, sino que le harán sentir más a gusto. Compartir preocupaciones con quienes están cerca y sentirse entendido promoverá la liberación de serotonina y combatir el miedo.