Por qué nunca debes asociarte con alguien que es como tú

Comenzar su propio negocio es difícil. Si bien esto puede parecer obvio, la verdadera lucha del empresario queda a menudo nublada por las historias de éxito de celebridades como Elon Musk o Mark Zuckerberg. Pero aunque hacen que parezca fácil, la vida de un empresario es una montaña rusa de fracasos, éxitos, contratiempos y celebraciones. Hacerlo solo es casi imposible, y cualquiera que le diga lo contrario está equivocado.

meneame
Compartir

Iniciar su negocio con un socio es la única manera de hacerlo con cierta seguridad y el respaldo para no rendirse cuando las cosas se complican. Especialmente al principio, cuando hay tanto que hacer. Desde un punto de vista muy práctico, el empresario en solitario apenas tiene tiempo suficiente en el día para hacer frente a todo lo que necesita hacerse, mucho menos mantenerse sano y tener un horario de sueño decente. Con un compañero, esas luchas y responsabilidades se comparten, lo que significa que no sólo se puede hacer más trabajo, sino que además el trabajo es a menudo de una calidad superior, ya que un poco más de tiempo y energía pueden emplearse en tareas individuales.

La primera cosa que hay que saber es que si es la persona más inteligente de la habitación, está en la habitación equivocada. Rodearse de gente en la que pueda confiar es cómo se consigue el éxito, especialmente cuando esas personas tienen puntos fuertes diferentes a los suyos. Si decide asociarse con alguien que nunca lo desafía, su negocio no crecerá de la manera que desea. Usted necesita ambos lados de la moneda no sólo para tomar decisiones efectivas, sino para traer nuevas ideas a la mesa que usted no pudo haber pensado por su cuenta.

Al final del día, a veces es genial tener a alguien con quien compartir una bebida después de un duro día, o celebrarlo después de una gran victoria. Comenzar su propio negocio es una montaña rusa, y a nadie le gusta montar en una montaña rusa solo. Tener a esa segunda persona para compartir el estrés, la emoción, la decepción y la felicidad del camino es tan importante como tener un segundo par de manos puestas en su negocio.

Conseguir un socio es la decisión correcta, no porque usted no esté lo suficientemente implicado o apasionado para manejar el negocio por su cuenta, sino porque su empresa va a sufrir en el largo plazo si se convence de que puede hacerlo todo. La combinación de ayuda práctica, experiencia variada y apoyo emocional hacen que comenzar un negocio con un socio sea la decisión más importante que puede tomar para su recién estrenada empresa.