20minutos

Cómo lo hice: ECOALF

Cómo lo hizo Javier Goyeneche, fundador y presidente de ECOALF.

meneame
Compartir
Javier Goyeneche, fundador y presidente de ECOALF.

“El nombre de ECOALF viene de las iniciales de mi hijo Alfredo”, nos descubre Javier Goyeneche, fundador y presidente de esta marca de moda sostenible con prendas hechas a partir de materiales reciclados. “ECOALF representa los tejidos de las nuevas generaciones”.

El primer proyecto empresarial de Javier Goyeneche se remonta a 1992. Hijo de Alfredo Goyeneche, presidente del Comité Olímpico Español entre 1998 y 2002, Javier vio en el verano de Cobi la oportunidad de hacer negocio a través de los pines. Fundó Locopins, aventura que mantuvo activa hasta que se desvaneció la fiebre por las chapas y alfileres. Licenciado en Empresariales por la European Business School (EBS) y máster de postgrado en International Marketing Strategies en la Northwestern University Chicago (Kellog), de insaciable espíritu aventurero, poco después pondría en marcha Fun&Basics, marca de complementos que se convirtió en todo un fenómeno por la ecuación diseños tan atrevidos como atractivos y precios asequibles. En su momento de mayor apogeo Fun&Basics contaba con 19 tiendas propias en España y Portugal, 24 franquicias en España, México y Canadá, once corners en El Corte Inglés y tres outlets. Los planes pasaban por seguir con la expansion, tanto nacional como internacional. Pero entonces llegó la crisis y el descenso del consumo. Fun&Basics acabó cerrando en 2011 (aunque posteriormente recuperaría la marca el empresario José Flores). “El camino está lleno de piedras”, sostiene recordando sus anteriores proyectos fallidos. “Para volver a intentarlo y seguir adelante, se necesita mucha energía, resistencia y creer verdaderamente en el proyecto”.

Sostenibilidad e innovación

“Me veo como un emprendedor intentando crear una compañía que haga las cosas de forma diferente. Una marca con energía que lucha por unos valores en los que realmente cree”. Incansable, vendedor, comercial, encantador, visionario… Estos son solo algunos de los adjetivos que se han utilzado para describir a Javier Goyeneche, energía incontinente que, pese a las fallidas experiencias anteriores, o tal vez gracias a ellas, en 2012, a penas unos meses después de la desaparición de Fun&Basics, puso en marcha un nuevo proyecto, esta vez el definitivo.“La idea de ECOALF surge a raíz del nacimiento de  mi primer hijo”, recuerda. “Quería contribuir a dejar un mundo mejor a mis hijos. Leía cómo estamos agotando los recursos naturales del planeta y pensaba que debía hacer algo. Me pareció que el reciclaje podía ser una solución para no seguir utilizando estos recursos de una forma tan indiscriminada. Para ello tenía que ser capaz de crear una nueva generación de prendas de moda recicladas con la misma calidad y propiedades técnicas que los mejores productos no reciclados. De esa forma demostraría que no hay que seguir cavando cada vez más profundo para sacar petróleo sino que podía transformar lo que otros llaman basura en materia prima”. Javier Goyeneche tuvo muy claro desde el primer momento que ECOALF debía guiarse por dos principios irrenunciables: sostenibilidad e innovación, los que él entiende como los valores que propulsarán el futuro. “La sostenibilidad cada vez esta mas ligada con la pobreza, cambio climático, migración… Y la innovación es lo que nos va a permitir luchar contra esos problemas. Todo lo que invirtamos en innovación es poco”.

Arremangándose

Para Javier Goyeneche la mayor dificultad de la aventura fue que cuando salió a mercado: los tejidos similares que existían solo estaban reciclados en un tanto por ciento muy pequeño y eran de muy mala calidad, por lo que se vio en la obligación de empezar a crear alianzas para desarrollar una nueva generación de tejidos 100% reciclados con aspecto y texturas de tejidos sofisticados de moda. “Hemos desarrollado más de 260 tejidos reciclados nuevos de supercalidad. Nuestro concepto es diferente al más utilizado en la industria de la que ECOALF es parte. Yo siempre digo que la mía es una compañía de story doing y no de story telling. Nosotros nos arremangamos. Detectamos que hay un problema de basura en el mar y nos ponemos manos a la obra. Empezamos convenciendo a cinco pescadores para que nos dejaran poner un contenedor en sus barcos para que metieran la basura que se les quedaba atrapada en las redes y hoy en dia colaboramos con más de 2.500 pescadores en 33 puertos de España. Hemos sacado 250 toneladas del fondo del mar que luego transformamos en hilo”.

Estos valores y procesos de reciclaje se han traducido en diseños limpios, urbanos, atemporales y contemporáneos. Asegura el fundador de la marca que en ECOALF no creen en el concepto de compro-tiro, compro-tiro. Los productos deben de durar y de ahí su diseño atemporal. “Queremos demostrar que existe la posibilidad de hacer las cosas de una manera diferente sin renunciar al diseño y la calidad. Para nosotros el verdadero lujo consiste en primer lugar en cuidar lo que realmente tiene valor y para ECOALF eso es nuestro planeta”.

Vocación internacional

“Lo ECO no es una moda”, se queja el empresario. “¡Y si seguimos pensando así acabaremos con nuestro planeta. Lo que hagamos en los próximos 10 años será fundamental para el futuro de las nuevas generaciones. Si alguien piensa que podemos seguir vertiendo 16 toneladas de basura por minuto en el océano sin que tenga consecuencias tiene un problema”. Sin embargo, no todo está perdido. Sostiene Javier Goyeneche que, afortunadamente, la moda sostenible está adquiriendo más notoriedad. Cada vez hay mas gente que quiere apoyar marcas que representan unos valores con los que se siente identificado. ECOALF es buen ejemplo de ello. “Siempre hemos tenido muy clara nuestra vocación internacional. Éramos conscientes que en Estados Unidos había una sensibilidad mayor hacia valores como la sostenibilidad y la innovación y por eso la marca nació en Nueva York. Ahora estamos presentes en los mejores retailers del mundo. Barneys, Bloomingdales y Scoop en Estados Unidos, Merci  en Paris, Isetan y United Arrows en Japón, Harvey Nichols de Londres, Lafayette en Pekín… Además, acabamos de inagurar nuestra tienda flagship en Berlín”.

El ideal de futuro de Javier Goyeneche pasa por hacer de ECOALF una marca de referencia en estilo de vida sostenible, no sólo en moda sino en general, ya que para él los valores de innovación y sostenibilidad son extrapolables a otros sectores. “Nos gusta pensar que, de alguna manera, estamos ayudando a concienciar y sensibilizar a la industria y consumidores. Cada día somos más los que estamos concienciados que tenemos que ser más responsables y cuidar mejor nuestro planeta”.