20minutos

Marco Dal Lago: “Arrancar una start up te roba hasta el último ápice de tu energía”

El cofundador y CEO de CLARA Swisstech y ganador de varios premios europeos al emprendimiento nos acerca las claves y los grandes retos para comenzar un negocio

meneame
Compartir

Desde Forbes España también levantamos la mirada hacia los jóvenes emprendedores de nuestro alrededor. Europa acoge una generación de jóvenes mentes brillantes que arrancan negocios sin perder de vista el impacto que generan en la sociedad.

Marco Dal Lago (Luino, Italia, 1990) es el confundador y CEO de CLARA Swisstech, una start-up que nació en 2015 con el objetivo de producir prendas de ropa con visibilidad especial para ciclistas y runners. Las piezas que se han diseñado hasta la fecha están provistas de un sistema inalámbrico de señalización con luces LED, que permite informar a otros usuarios de la vía de sus intenciones de detenerse, girar a la derecha o a la izquierda. El sistema que implementa CLARA pretende ser una solución para reducir las altas cifras de accidentados o muertos en condiciones de baja luminosidad urbana. Bajo el lema “fusionando moda y tecnología”, su iniciativa ha sido ganadora de varios premios al emprendimiento como el Grand Pro Möbius Suisse 2016 o Le Prix du Jeune Entrepreneur de 2016, además de ser una de las start ups apoyadas por la prestigiosa Mass Challenge UK.

Tu definición de emprendimiento:

Detrás de cada punto en el proceso de emprender hay un mundo, y ser un emprendedor quiere decir que tienes la curiosidad y el método para resolver cada asunto de la mejor forma posible. Para mí, un emprendedor es alguien que siempre busca aprender cosas nuevas de cualquier materia y es curioso. Es alguien siempre positivo y optimista, porque ser negativo ni siquiera está en su cabeza. Un emprendedor nunca se queja, sino que sonríe ante las docenas de quejas que recibe a diario. Pero lo más importante que un emprendedor puede hacer es respetar a los demás y atraer el talento. Un emprendedor es capaz de conseguir todo esto sin dinero, es increíble.

¿Cuándo decidiste convertirte en un emprendedor?

Es la gente quien te convierte en emprendedor, no tú mismo. Así sucedió en mi caso. Decidí hacer todo lo posible cuando uno de mis primeros cofundadores me dijo: “bueno, Marco, te seguiré pase lo que pase, toma cualquier decisión y yo confiaré en ti”. Esto te da la energía, la certeza de que alguien te sigue en esto. No es por dinero, no teníamos nada. Simplemente otra gente comparte tu ética, tu visión, tu forma de ver el mundo. Lo que siempre he dicho es que todos esos chicos brillantes que he conocido, iban a acabar la universidad y a encontrar un buen trabajo en una multinacional. Pero si los juntábamos a todos para construir algo, la aventura sería maravillosa. Siempre haré esto, intentar unir a personas inteligentes y entusiastas para hacer magia. Y no me refiero a genios matemáticos, sino a gente con suficiente cultura y moral como para tomar siempre las mejores decisiones, no solo para nosotros, sino para toda la sociedad.

¿Por qué construir una start up para la producción de prendas visibles para ciclistas y corredores? ¿De dónde surgió esa idea?

La mayoría de los accidentes de ciclistas y peatones ocurren en situaciones de oscuridad y cerca de intersecciones urbanas. Queríamos dar visibilidad a los ciclistas y corredores dentro de la visión horizontal de los conductores de coches, y para conseguir eso teníamos que hacerles visibles de espaldas.

Además, nuestra start up trata de fusionar moda italiana con tecnología suiza. Vimos un gran potencial en los últimos años en cuanto al mercado de la tecnología que se puede vestir, que está en su punto álgido. Queríamos ser los pioneros.

Forbes España ha publicado un artículo que revela que de cada 100 multimillonarios del planeta, 77 han estudiado en la universidad y 22 de ellos han estudiado alguna ingeniería. ¿Por qué crees que los ingenieros son los mejores a la hora de crear negocios multimillonarios?

Creo que con la ingeniería estudiamos el método más que el sujeto. Tenemos las herramientas necesarias para lidiar con problemas. Si no sé algo, dame libros y un poco de tiempo, y encontraré una solución. Otras veces simplemente cogemos un poco de celo para pegar lo roto.

¿Quiénes son tus modelos de emprendimiento?

Si tuviera que hablar de los emprendedores que me inspiran, tendría que mirar hacia el siglo XVI y el Renacimiento, y pensar en todas esas preciosas obras de arte que tenemos ahora. Familias como los Medici crearon un círculo virtuoso a través de la inversión en personas brillantes como Leonardo da Vinci, Michelangelo, y Michelozzo, por citar solo a unos pocos. Estos son mis referentes. No me interesa el dinero, solo me interesa lo que convierte mi vida en útil y plena: la cultura y el aprendizaje me enriquecen y son el motor de lo que me inspira. A la gente que me rodea le mueven estas cosas también, nunca el dinero ni el poder.

En tu opinión, ¿cuáles son las cualidades más importantes para ser un CEO exitoso?

Aprender cada día para tomar decisiones de la mejor forma posible. Rodearte de gente positiva y excelente. Ser eficiente y no intentar desperdiciar demasiado tiempo. Tener miedo pero lanzarte cada vez. Ser ambicioso pero no olvidarte de que los valores éticos son la base: puedes hacer mucho dinero especulando de muchas maneras, pero ¿qué valor tangible estarías creando para el mundo?

Si pudieras volver a 2015, cuando tu aventura como emprendedor comenzó, ¿qué harías mejor?

He aprendido muchísimas cosas, pero la principal es que arrancar una compañía te roba hasta el último ápice de tu energía. Cuando empezamos pensaba que íbamos a pegar un pelotazo en el mercado casi de inmediato. No tenía ni idea de la complejidad de acabar un proyecto y lanzarlo al mercado. Así que probablemente nos emocionamos demasiado y demasiado pronto. La próxima vez probablemente sería más conservador. Por otro lado, no tenía una red, así que si no hubiera estado así de emocionado, probablemente no habría llegado a este nivel.

¿Cuántas horas del día requiere lanzar una start up como la tuya?

Los días en los que trabajo 18 horas son frecuentes, pero hay otros en los que soy menos eficiente y estoy más estresado. A veces tengo que hacerlo porque tengo que responder y coordinar a demasiada gente. Pero creo firmemente que descansar es muy importante, así que intento irme a dormir pronto cuando puedo. A veces me levanto a las 4,30 de la mañana, ya que las primeras horas de la mañana son las que te permiten trabajar mucho sin nadie alrededor. Y si alguien está esperando algo, ¡eres el primero en dejarlo hecho!

¿Cuáles son las previsiones y objetivos para este 2018?

¡Convetir a CLARA en un gran negocio! En los próximos días, regalaremos algunos chalecos CLARA, ¡así que los usuarios que se registren en nuestra web tendrán la oportunidad de conseguir uno!