Disponibilidad inmediata a céntimos por minuto

Thomas Beermann, ceo de car2go Europa, confía en continuar con la expansión de la compañía hacia otras ciudades europeas, americanas y asiáticas para lograr una posición de liderazgo en el mercado de los coches de alquiler compartidos.

meneame
Compartir

Car2go cumple su segundo aniversario en España. Este revolucionario medio de transporte ha alcanzado su popularidad entre los jóvenes y no tan jóvenes de la capital española, pero también fuera de nuestras fronteras. Países como Estados Unidos, Alemania, Canadá o China también disfrutan de este servicio de alquiler de coches que permite disponer de un vehículo cuando se necesita para un trayecto corto e inmediato o para disfrutarlo todo el día. La idea original fue desarrollada en 2007 por el departamento de Innovación Empresarial de Daimler, empresa alemana dedicada a la industria del automóvil, cuyas principales marcas son Maybach, Mercedes-Benz y Smart, aunque el proyecto piloto no se puso en marcha hasta marzo de 2009. En la actualidad, este servicio se encuentra en 26 ciudades, ocho países y tres continentes. Pero, car2go quiere continuar con su conquista y no le quita ojo a otras metrópolis europeas y norteamericanas, además de tener en mente el continente asiático, donde se estrenaron hace algo más de un año en la ciudad china de Chongqing.

Thomas Beerman es CEO de la compañía en Europa.

La compañía eligió Madrid para expandirse al mercado español porque “tiene todos los ingredientes para introducir Car2go en España”, asegura Thomas Beermann, CEO de car2go Europa. “Madrid tiene una de las penetraciones más altas de smartphone y descarga de aplicaciones en Europa. Además, los ciudadanos de la capital española están abiertos a probar nuevos servicios. La ciudad tiene un sistema de movilidad muy fuerte. Este servicio de coche compartido complementa las formas de movilidad ya existentes en la ciudad, así que los ciudadanos pueden elegir entre diferentes tipos de transporte para llegar a su destino, lo que puede ser más sostenible que usar el vehículo privado”.

Beermann subraya que “Madrid apoya el uso del vehículo eléctrico”. La flota de car2go, compuestAa por 500 vehículos, con la que cuenta la capital es “100% eléctrica”, para lo que la compañía ha comenzado un proyecto piloto en el campo del carsharing flexible al desarrollar ella misma un sistema de carga rápida para los vehículos en la que el equipo de car2go se encarga de cargarlos. Ámsterdam y Sttutgart también tienen una flota completamente eléctrica, con 500 y 350 coches, respectivamente. Uno de los requisitos fundamentales que tiene que cumplir la ciudad para poder gestionar vehículos de este tipo es que cuente con “una infraestructura de carga muy distribuida con cargadores semi-rápidos”. No obstante, en ciudades de Norteamérica (Vancouver o Austin) la flota es mixta, es decir, conviven coches eléctricos junto a coches de gasolina.

La compañía, que tiene en total 13.840 vehículos, de los cuales unos 1.350 son vehículos eléctricos Smart fortwo electric drive, en un primer momento contaba con vehículos biplaza, ahora también dispone de coches con cabida para cuatro o cinco personas. “La introducción de vehículos de cuatro o cinco plazas ha supuesto un hito para car2go. Los coches permiten nuevas posibilidades de uso. Esto ha hecho que car2go sea atractivo para nuevos grupos de personas. Nuestros clientes han aceptado muy bien la presencia de vehículos más grandes en nuestra oferta”.

Además, la capital española es una de las que cuenta con un mayor número de usuarios. “Berlín (Alemania) es la ciudad más grande con 185.000 miembros de car2go. Otras ciudades exitosas son Hamburgo (Alemania), con 155.000 miembros, Madrid, con 154.000, o Roma (Italia), con 141.000”, explica el ejecutivo. “La capital española es un escaparate impresionante y excepcional en la historia de car2go. En menos de un año y medio tiene más de 150.000 miembros y es la ciudad de más rápido crecimiento en Europa. En comparación a otras ciudades exitosas que tardaron entre tres y cinco años en alcanzar la misma cantidad de miembros”. Por ello, la compañía aspira a continuar trabajando para ofrecer a su cada vez mayor base de usuarios el mejor servicio posible en Madrid, asegura Beermann.

Sin embargo, esta repercusión no ha llegado a calar por igual en todas las metrópolis, ya que en ciudades como Lyon (Francia) o Londres (Inglaterra) car2go dejó de prestar sus servicios. El CEO de la filial de Daimler explica que, aunque car2go tuvo una rápida expansión entre los años 2012 y 2014, en algunas ciudades la realidad ha demostrado que la adquisición de clientes, medida en número de clientes registrados y en el uso real por vehículo y día, se ha mantenido de forma constante por debajo de las expectativas de la compañía, por lo que no se alcanzó el plan de negocio ni los objetivos estratégicos aprobados. “En ocasiones, el carsharing flexible no tiene la misma repercusión en el mix de movilidad de una ciudad determinada que la que tiene en otras ciudades. Obviamente, el modelo de negocio no ha sido adoptado por sus habitantes. Por ello, desde una perspectiva de negocio, para car2go no es viable continuar operando en esas ciudades. Car2go seguirá, no obstante, considerando esos mercados en el futuro”.

En cuanto a la competencia, car2go considera que todas las compañías del sector están aportando nuevos medios de transporte en las ciudades. “Somos empresas que estamos integrando nuevos servicios de movilidad en las ciudades. Es normal que nuevos competidores lancen sus servicios en un área de desarrollo tan rápida. car2go confía en ampliar su posición de liderazgo”.