20minutos

Las 4 reglas de oro del Networking

Incluso si no estás buscando activamente un empleo, hacer networking es enriquecedor. De hecho, el mejor momento para construir una red es cuando ya tienes un trabajo fijo. Aquí hay cuatro prácticas que todo el mundo debería incluir en su rutina para crecer y consolidar su red de contactos:

meneame
Compartir


Habla con todas las personas con las que trabajes durante 10 minutos. Mucha gente piensa que fuera de sus empresas está el salto a ganar diferentes conexiones, pero el núcleo de tu alrededor puede ser muy poderoso. Piensa que estas personas son de las que te rodeas todos los días y que fortalecer estas relaciones pueden ayudarte a ascender en tu empleo actual, además de aprender más sobre la industria en general. Busca compartir un café o el almuerzo con los empleados que estén por encima de ti. La mayoría de la gente va a acceder, sobre todo si saben que no estás en el momento de pedirles que hagan algo por ti. Solo quieres hablar, para conocerlos y obtener consejos útiles para el futuro.

Causa una buena impresión, incluso frente al enemigo. Ampliar tu red de contactos debe ser una constante en tu vida. Piensa siempre en la impresión que dejas a los demás, independientemente de lo bien que te caigan.

Busca contactos que no tengan nada que ver con tu trabajo. Otra forma de ampliar tu red es conocer a gente que comparta intereses personales. Es muy bueno hablar con nuevas personas de asuntos que no sean de negocios y así comprender lo que se valora fuera de una oficina. Esto profundizará esa relación y hará que sea más fácil acceder a ellas cuando se necesite dar un giro profesional.

Devuelve el favor. Cuando se trata de construir una red no hay que ser egoístas. Es fundamental que te asegures de lo que haces por lo demás y dedícale tiempo a contestar a las solicitudes de los demás.