20minutos

De empresario a empresario: 3 consejos para lidiar con el estrés

Los empresarios tienen que equilibrar las necesidades de su estrategia de negocio con las personales y esto puede llevarles a sentirse abrumados en algunas ocasiones. El CEO y cofundador de BodeTree, Chris Myers, ha escrito en Forbes USA tres consejos para evitar ese estrés que supone tener una empresa y, además, una familia, ya que es esposo y tiene un hijo de 4 años... Te los contamos a continuación.

meneame
Compartir


Céntrate en el presente

Cuando las cosas empiecen a acumularse, no te asustes. Para un momento y sé consciente del momento en el que te encuentras. La ansiedad y el estrés en los empresarios suele deberse a pensar demasiado en el futuro. Centrarse en el presente puede darte un respiro en cuanto a esos pensamientos y preocupaciones que te causan ansiedad.
Un reciente artículo en Harvard Business Review señala que tan sólo se necesitan seis segundos de meditación consciente para sentirse mejor. Tranquilizar la mente y alejarse de los “¿y si..?” ayuda a centrarse mejor en el presente y a hacer frente a las tareas pendientes con eficacia.

Escoge tus prioridades

No importa el talento o la motivación, es imposible hacerlo todo a la vez y tienes que dejar de insistir en ello. La mejor manera de salir de una situación abrumadora es escoger tus prioridades y centrarte en ellas. Priorizar es difícil para muchos empresarios, porque todo parece importante a simple vista, pero no es así. Siempre es posible priorizar, sólo hay que centrarse un poco para hacerlo.
Nuestra preocupaciones en la vida se dividen entre bolas de cristal y de caucho. Las primeras se rompen al caer y se corresponden con cuestiones como las relaciones personales o la salud; las segundas rebotan y el trabajo es una de ellas. El trabajo puede esperar, tu salud y tu familia no, no las dejes caer. La clave es saber de qué material es la bola que encierra cada una de tus preocupaciones. Definir claramente las prioridades ayuda a manejarse mejor hasta en la más estresante de las situaciones.

Aceptar la imperfección

La perfección es una meta inalcanzable, y cualquiera que piense lo contrario vive engañado. Es mucho mejor reconocer que vivimos en un mundo imperfecto y que a veces lo mejor es lo suficientemente bueno. Esto se aplica tanto a la vida laboral como a la personal. A veces, es mejor dejar las tareas domésticas para jugar con tu hijo o renunciar al control total sobre un proyecto y delegar.
Aprender a aceptar la imperfección te permite seguir hacia delante y no frustrarte y eso es precisamente lo que hay que hacer cuando te sientes abrumado. Todo el mundo se siente sobrepasado de vez en cuando, pero estas situaciones no tienen por qué conducirte a la ansiedad o a un estrés excesivo. Y con este paso y los tres anteriores, debería bastante para controlar tu estrés, sino, debes preocuparte y vigilar que no se convierta en un problema de ansiedad más serio.