• Loading stock data...
Sound&Pixel

Cómo las marcas locales pueden impulsar el crecimiento de una ciudad

Las autoridades municipales de todo el mundo están gastando tiempo y dinero en estrategias para atraer a los turistas y el talento a nivel mundial. Pero los recién llegados no encuentran mucho, solo cadenas de tiendas y marcas mundiales en las que gastar su dinero, con poco espacio para la economía local.

meneame
Compartir

Encontrar productos de fabricación local, no es tan fácil. En junio de este año, el Financial Times escribió que las empresas británicas estaban siendo expulsadas de las calles principales de Londres y, por primera vez desde principios del siglo XIX, las marcas globales superaron en número a los minoristas británicos en Regent Street. En la ciudad de Nueva York, el número de cadenas de tiendas sigue aumentando, hasta más del 2,5% el año pasado. Como las marcas internacionales se mueven en las zonas urbanas y las empresas locales tienen dificultades para competir, ¿se hace cada vez más difícil diferenciar Beijing de Nueva York? ¿Están perdiendo las ciudades su identidad cultural única a raíz de la globalización?

Afortunadamente, mientras que las cadenas básicas de fabricación y de valor se han extendido por todo el mundo para ciertas industrias, Michael Porter, profesor de Harvard Business School, sostiene que la globalización ha hecho que la localización sea más importante, no menos. En lo que él llama la “paradoja de la ubicación”, explica que los grupos de la industria se han acelerado y están más centrados. El gurú urbano Richard Florida está de acuerdo y apunta a la tendencia de que las actividades económicas de alto nivel como la innovación, el diseño, las finanzas y los medios de comunicación se reúnan en lugares específicos: “La actividad económica y la innovación se han extendido a más lugares alrededor del mundo”. Ahora, más que nunca, las ciudades deben seguir especializándose en las industrias.

Las pequeñas y medianas empresas representan el 99% de las empresas y la creación de 85% de los nuevos puestos de trabajo en la Unión Europea en los últimos cinco años. Está claro que nuestra atención debe enfocarse hacia cómo podemos proteger a las empresas locales y ayudar a fomentar el desarrollo económico urbano. Mientras que lugares como San Francisco han desarrollado una amplia legislación contra las cadenas de tiendas, tales leyes siguen siendo controvertidas en los Estados Unidos y son percibidas como una violación de los principios de libre mercado. Pero si las fuerzas económicas desplazan tiendas familiares de barrio, ¿cómo podemos usar los elementos de un mundo globalizado para apoyar el crecimiento local?

De hecho, a veces no es fácil saber de dónde es una marca, el lugar dónde se diseñó y lugar dónde se fabricó. Con darle la vuelta a tu iPhone podrás leer: “Diseñado por Apple en California. Montado en China”. Pero de acuerdo con un informe elaborado por FutureBrand, “ahora, dónde y cómo se ha hecho un producto importa más, ya que puede calificar consideraciones clave -como la seguridad, la calidad y los estándares ecológicos- en la mente del consumidor y en el punto de venta”.

De acuerdo con una encuesta realizada por la comunidad Global Shapers del Foro Económico Mundial, más del 75% dijo que apoyaban la compra de productos de fabricación local. Así como . Reconociendo lo importante que es el lugar de origen para los consumidores, las ciudades están tratando de aprovechar el poder de su ‘made in’ de la marca para ayudar a distinguir y comercializar productos de fabricación local.

En 2010, San Francisco hizo exactamente esto estableciendo ‘SFMade’, una corporación sin fines de lucro que apoyaba a su sector manufacturero local. En 2013, el ex alcalde de Nueva York Michael Bloomberg lanzó ‘We are made in NY’, una iniciativa para promover los sectores clave de la ciudad, como el digital y el teatro. La idea tuvo éxito, y al año siguiente la Cámara de Comercio de Brooklyn lanzó la marca ‘Made in Brooklyn’. En todo el mundo, a través de alianzas o asociaciones empresariales públicas-privadas, las comunidades están viendo el valor en la promoción de la manufactura urbana para crear puestos de trabajo y apoyar el crecimiento. En diciembre de este año, un programa ‘Made in DC’ fue anunciado por Washington DC. Existen esquemas similares fuera de Estados Unidos, como ‘Fait à Montréal’ o ‘CPHMade’ de Copenhague.

Para los recién llegados a la ciudad y los turistas, estas iniciativas pueden promover el desarrollo sostenible, dejando claro a los consumidores qué es lo que están comprando y manteniendo el dinero en la economía local. Los fabricantes locales se benefician de la asociación con la marca de la ciudad (por ejemplo, con la comercialización libre), mientras que la reputación de la ciudad como un líder de clase mundial en una industria determinada recibe un impulso. Comprueba si tu ciudad tiene su propio “made in” y apoya a su comunidad local.