¿Por qué tu falta de motivación no es siempre el problema?

Según creencias populares, la llave para el éxito son las ganas y la energía que, en teoría, no deberían de apagarse cuando buscamos alcanzar una meta. Esto no es del todo cierto, ya que normalmente las metas no son objetivos fáciles, y es normal sentirse desalentado o alicaído en ocasiones.

meneame
Compartir

¿Qué tendremos que hacer cuando nuestra motivación se encuentre en sus horas más bajas?

A menudo, cuando se tratan de metas relacionadas con finanzas, lo que falla no es tu motivación, sino la falta de un plan claro que te indique cómo hacerlo. Normalmente confundimos la falta de motivación en este campo con la incertidumbre de que no sabemos qué hacer. Por eso, antes de creer que el problema es tu actitud, intenta encontrar la fórmula para alcanzar tu victoria, posiblemente cuando hayas conseguido ésta la motivación ya no sea ningún hándicap.

¿Cómo sobrevivir a las etapas iniciales?

En primer lugar infórmate, una gran cantidad de errores que cometemos al comienzo es debido a la falta de información; rodéate de gente que hace algo similar a lo tuyo; considera el costo de no hacer nada, que en ocasiones eleva al de cometer un error en etapas tempranas e intenta lidiar con la pereza ya que muchas cosas que tendrás que hacer no van a ser divertidas. He ahí tu compromiso.

En resumen, lo que necesitas es una buena comprensión de lo que hay que hacer, lo que le traerá resultados predecibles –y buenos- y una buena estrategia que te ayudará a sobrevivir al aprendizaje inicial y las etapas de prueba.