20minutos

Hazte rico ante de los treinta

¿Es posible hacerse rico a los 30 años? Sí, aunque no es lo común. Conseguir ser multimillonario a cualquier edad es un trabajo un poco complicado porque la mayoría de las veces depende de la suerte. Pero si además de tener un golpe de suerte, sigues al pie de la letra los siguientes consejos... es posible que llegues a la treintena cubierto de dinero.

meneame
Compartir

Ahorra lo máximo posible (al principio)

Una de las claves para conseguir hacerse multimillonario consiste en ser un ahorrador empedernido al comienzo. Si tienes cien euros en el banco, intenta que en un par de meses la cifra se duplique, se triplique y así sucesivamente.

No intentes aparentarlo

De nada sirve que te compres un reloj de lujo si en la cuenta del banco te quedas en números rojos. Lo mejor es ser conocido por tu forma de trabajar o invertir y no por el coche que llevas… aunque todo llegará.

Guarda para invertir, no guardes por guardar

En uno de los puntos anteriores te sugerimos que ahorres, que no seas derrochador. Pero ahorrar tiene que tener algún objetivo, en este caso, invertir el dinero en un nuevo negocio o en la buena idea de un conocido. El dinero escondido en muros y colchones no sirve para nada.

No te endeudes si no es para ganar dinero

No pidas créditos a bancos o familiares si no crees que con la inversión que vas a efectuar vas a ganar dinero a corto plazo. Es decir, no pidas un préstamos para comprar un coche; pide un préstamo para montar algún negocio.

Piensa siempre en positivo

Pensar en el poco dinero que tenemos en el banco, en que no vamos a llegar a final de mes o en todas las cosas que nos estamos perdiendo por no tener dinero solo te sirve para agobiarte. Piensa en positivo y crea soluciones.

Que otro millonario sea tu mentor

La mayoría de los nuevos ricos han tenido poco o ningún contacto con gente con dinero. Tener cerca a una persona que ya ha conseguido labrar su propio camino puede serte muy útil. Además, a la gente con ‘pasta’ les encanta contar sus batallitas. Escúchalos atentamente y retén toda la información posible.