20minutos

¿Qué tienen en común Bill Gates, Steve Jobs o Amancio Ortega?

Sí, los tres son (o eran) multimillonarios empresarios reconocidos en todo el mundo. Pero no sólo eso, también hay algo que los une pero que nadie diría que pudiese ser así. Y es que antes no hacía falta tener estudios para llegar a lo más alto (cosa que ahora, al menos en nuestro país, es más complicada).

meneame
Compartir


Amancio Ortega, por empezar por el “producto de la tierra”, tiene el imperio textil más importante del mundo. Pero él no nació siendo rico, ninguno de los tres… Empezó a trabajar con sólo 13 años, dejando atrás el colegio, en una pequeña tienda de ropa en A Coruña, donde se dedicaba a coser las prendas que vendían. Ahora es uno de los milmillonarios de nuestra lista sin carrera universitaria.

Como tampoco la tiene Bill Gates, que aunque sí comenzó una carrera en la prestigiosa universidad de Harvard, no la terminó. Creía firmemente que para hacer lo que él quería hacer, para innovar, para crear, no hacía falta tener ningún título universitario. Y dejar la carrera es precisamente lo que le permitió tener el tiempo y el empuje suficiente para crear Microsoft, una de las empresas más importantes de nuestro tiempo y que le convierte en la persona más rica del mundo.

¿Y Steve Jobs? ¿Quién no conoce la mítica leyenda de la empresa en su garaje? Tiene otro punto en común con Bill Gates aparte de su grandísima fortuna, y es que dejó la universidad al poco tiempo de empezarla. No creía tampoco que fuese necesario tener un título bajo el brazo para ser exitoso. Así que decidió reinventar el mundo de los ordenadores tal y como se conocía hasta el momento en su pequeño garaje, donde dieron los primeros pasos él y otros dos amigos.